Estufas que repartirá el PDA tienen un valor de mercado de $1 millón

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 08:55 PM 2016-07-20

Finalmente la Seremi de Medio Ambiente materializó acciones concretas para diversificar la matriz energética domiciliaria en Chillán y Chillán Viejo, luego de reconocer que solo reemplazando las estufas de combustión lenta, que equivale a cambiar “leña por leña”, no iba a llegar muy lejos en su empeño por descontaminar la ciudad.


En el corto plazo, y en el marco del Plan de Descontaminación en marcha, la entidad dependiente del Ministerio del Medio Ambiente instalará 140 calefactores a pellet Cadel, modelo Pretty, 28 calefactores a gas Ursus Trotter Ecowood-PT y 60 calefactores a parafina Toyotomi FF-70AQ.


Si bien mirado en el corto plazo se trata de una porción menor de estufas, se espera que en el futuro el recambio se acelere paulatinamente, de tal manera que de aquí a ocho años sean 20.000 los equipos que respondan a una nueva tecnología,  mucho más amigable.


Las ventajas de los equipos que ofrece ahora la Seremi son evidentes respecto de los anteriores que formaban parte del PDA, que eran a leña, pues emitirán menos cantidades de partículas a la atmósfera explicó ayer el seremi del ramo Richard Vargas,  al presentar los nuevos modelos en la Gobernación Provincial.


Mientras una salamandra de las antiguas, pero muy comunes aún en la ciudad envía al aire 100 kilos de material particulado en un año, y una de doble cámara entre 15 a 30 kilos, las presentadas ayer están muy por debajo de los 2,5 kilos año.


Son equipos que cumplen holgadamente la normativa ambiental, de tal manera que las emisiones estarían por debajo de los 0,5 kilogramos cada año, por lo cual tardarían más de 20 años en expulsar el nivel de sustancias nocivas que las que están en uso.


Richard Vargas comentó que las familias que quieran acceder a las nuevas tecnologías previamente deberían haber inscrito sus calefactores en la página web www.calefaccionsustentable.cl, o en dependencias de la Gobernación Provincial de Ñuble.


Vargas comentó que “el objetivo del Programa de Recambio de Calefactores es ofrecer alternativas a los interesados en reemplazar su calefactor a leña de uso residencial por un calefactor más eficiente y menos contaminante, y que en esta oportunidad corresponden a alternativas que combustionan a gas, pellet o parafina”.


La autoridad destacó además de los menores niveles de emisiones para cada equipo, el hecho que adicionalmente utilicen menos energía para generar calefacción en los hogares de las personas beneficiadas.


Lo que se busca en esta ocasión no es solo entregar estufas que generen una mejor combustión, sino que además permita climatizar mejor las viviendas, brindando nuevas experiencias de confort al interior de ellas.


Tres opciones
Las estufas a pellet que fueron presentadas y que forman parte del programa, debieran tener un gasto aproximado no superior a los $1.200 por día y permiten calefaccionar una casa de 100 metros cuadrados. Además se asegura el suministro de combustible, a diferencia de lo que pasó el año 2014, cuando hubo problemas en la oferta.


Las estufas a pellet que serán entregadas climatizan mejor, pues utilizan el principio de “convección forzada del calor” y no convección normal, a través de equipos que poseen ventiladores que expulsan el calor.


En el caso de las estufas a gas Ursus Trotter elegidas por la autoridad, se estima que al mes consumirían un galón de 45 kilos.


De los modelos presentados el que tendría el menor costo mensual sería el Toyotomi, que funciona con parafina y que es entregado con sello de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles junto a un contenedor de seguridad de 50 litros que es instalado fuera de la vivienda.


Vargas sostuvo que el costo de energía se puede medir en millones de BTU, y según las equivalencias registradas en tablas el valor del gas es el más caro de los otros sistemas. Pero los costos debieran reducirse en el futuro cuando mejore la oferta gasífera.


“Las energías se miden en millones de BTU, y hoy en día el precio del gas es más caro y por eso las familias usan leña. Pero el proyecto de gasificación de Penco-Lirquén efectivamente reducirá el gas de distribución desde nivel actual de 38 dólares el millón de BTU a 10 ó 13 dólares el millón de BTU.

Consideremos que la leña tiene un costo de 6,22 dólares el millón de BTU. Pero el gas ya se acerca a estos niveles pensando en combustibles más limpios”, destaca Vargas.


Proceso de postulación
Se supone que las personas que ya tenían inscritos sus calefactores y postulen a esta nueva fase de reemplazo de viejas estufas podrían ser seleccionados y obtener los modelos en septiembre probablemente. En esta etapa la inversión llega a los 270 millones de pesos.


La Seremi informó que tras la publicación en el sitio web www.calefaccionsustentable.cl de las bases de postulación al Programa de Recambio de Calefactores, el período de postulación al programa se extendiende hasta el martes 2 de agosto en la misma página web. En este caso no se mide el nivel social de la familia, sino que solamente la cantidad de material nocivo que se dejará de emitir a la atmósfera. Por ello las estufas más precarias inscritas asignan mayor puntaje a los postulantes y por lo tanto más opciones de ser elegidos.


Vargas agregó ayer que “a través de este plan perseguimos disminuir el material particulado en la ciudad de Chillán y al mismo tiempo brindar una alternativa de confort para las viviendas y familias, lo que se notará en la calidad del calor que emana en los hogares”.


Agregó la autoridad ambiental que este tipo de estufas no estarán sujetas, dada sus bajas emisiones, a ningún tipo de restricciones en los días en que se decreten Preemergencias o Emergencias, “dado que no van a haber humos visibles”.


Precisó que la entrega de estos aparatos es una muestra “para los ciudadanos de que este tipo de tecnología ambientalmente limpia está disponible en el mercado”.


Se trata de estufas de categoría superior, de tal manera que el costo de mercado de ellas bordean el millón de pesos aproximadamente. Pero quienes sean beneficiados pagarán no más de 120 mil pesos en caso de acceder a uno de los equipos.


Durante la presentación de las estufas llegaron decenas de personas para inscribirse. Entre ellas Juan Carlos Bustos, quien inscribirá un antiguo calefactor a leña.


“Creo que es una buena alternativa, pero estimo que se trata de muy pocos equipos para la cantidad de casas que hay en la ciudad (más de 40 mil) y las que son construidas cada año, por lo que estimo que deben ser más voluminosas las inversiones”, expresó.
 

Comentarios