“Nos estamos adelantando al aumento de la demanda”

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 10:00 PM 2016-07-19

Entre agosto y septiembre debiera concluir la construcción de la obra gruesa del nuevo edificio de la Clínica Chillán, una estructura de 3.200 metros cuadrados que se distribuye en cinco pisos más un subterráneo, junto a las actuales instalaciones, en calle Pedro Aguirre Cerda.


Así lo confirmó ayer el gerente general, Rodrigo Lemarie, quien se mostró satisfecho y optimista con el avance de las faenas y precisó que posterior al término de las obras, viene un proceso de tramitación de permisos y de equipamiento del inmueble, por lo que estima que durante el primer trimestre del próximo año debiera ser inaugurada la torre de diagnóstico.


Y si bien reconoció que en el inicio de la ejecución de proyecto, en mayo de 2015, se enfrentaron algunos contratiempos que retrasaron las obras, derivados del tipo de suelo sobre el cual se emplaza, así como algunas dificultades por la escasez de mano de obra en época de cosecha, Lemarie comentó que estos se salvaron adecuadamente, pues “una inversión de esta envergadura tiene sus holguras”.


Se trata de una inversión total que superará los $4.500 millones (incluyendo el equipamiento) y que permitirá a la clínica responder a la creciente demanda por atenciones de salud. “Con este proyecto queremos responder a ese incremento y anticiparnos al aumento de la demanda. Yo creo que este centro nos permitirá tener un horizonte de buen servicio unos cinco a seis años más”, manifestó el ejecutivo.


Mayor capacidad
De hecho, con la apertura de la nueva torre se trasladarán los 32 boxes de atención ambulatoria desde el segundo piso del actual edificio, al nuevo, y se incrementarán a 48, lo que equivale a un aumento del 50%, con nuevas especialidades. En el nuevo inmueble la atención estará distribuida en los pisos 2, 3 y 4, con mayores espacios y confort para los pacientes y sus familias.


Es así como se proyecta que en los dos primeros años se aumentará el número de atenciones anuales desde las 100 mil que se registran actualmente, a las 150 mil.


En materia de laboratorio también se incrementará la capacidad, se mejorará la gestión y se contará con espacios más amplios y cómodos, adelantó Lemarie, quien precisó que aumentará el número de módulos de toma de muestras y el de exámenes de glucosa.


El gerente de la Clínica Chillán adelantó que el laboratorio se trasladará al subterráneo de la nueva torre, junto al call center; en tanto, las áreas de toma de muestras y la sala de procedimientos estará todo centralizado en el primer nivel, lo que incluye las secciones de endoscopía, colonoscopía, curaciones, cardiología, otorrinolaringología y una sala de exámenes acústicos. Esto significará, en la práctica, un mejor servicio para los pacientes, comentó Lemarie.


Por otro lado, al liberarse una planta completa en la actual torre (segundo piso), donde hoy están los boxes de atención, que corresponde a mil metros cuadrados, se podrá aumentar el número de camas para hospitalización.


De esta forma, de las 43 camas que hoy existen, además de las seis en la UCI, se podrían adicionar otras 45, con lo que en total se llegaría a cerca del centenar.


Lo anterior permitirá liberar otra área que se ha visto enfrentada al crecimiento de la demanda, donde se observa un cuello de botella específicamente en hospitalización y pabellones de operaciones.


En tanto, al trasladarse la sala de procedimientos, se podrá habilitar un espacio como gimnasio para kinesiología.


Estacionamientos
Consultado por el futuro de los estacionamientos, Lemarie expuso que si bien la ejecución del proyecto restó espacio, adelantó que una vez concluidas las obras se generarán nuevos aparcaderos, los que se sumarán al estacionamiento ubicado frente a la clínica, que se mantendrá, por lo que estimó que no debieran originarse problemas de capacidad.

 

Comentarios