El morbo que condimenta el estreno del Rojo ante Curicó

Por: Rodrigo Oses Fotografía: dAgencia Uno 2016-07-18

“Nosotros como directorio tenemos una tremenda molestia con él y su cuerpo técnico. Más que un proyecto deportivo, vemos que hay un interés económico para su partida”.


Así declaraba el 27 de agosto del 2013 Luis Silva, otrora presidente de Curicó Unido, tras enterarse que Pablo Abraham, hasta ese día entrenador de los curicanos a los que llevó a la final de la Primer B ese primer semestre, renunciaba para irse al “archirrival”: Deportes Ñublense. De héroe a villano. 


El técnico argentino pasó entonces de ídolo a persona non grata para los torteros, que no podían creer que los dejara para dirigir en Primera   al “enemigo” deportivo desde 2004, cuando Ñublense le ganó el título de Tercera División a los curicanos. El domingo, solo si se levanta el paro, Abraham -nuevamente técnico del Rojo- chocará con su ex club en un reencuentro que condimenta de morbo el duelo en el que Ñublense debutará en la Primera B.


No será el único
En el último duelo que disputaron “torteros” y chillanejos en La Granja por el Torneo de la Primera B 2015, los de la Séptima Región golearon por 6-0 a Ñublense.


“Da vergüenza perder así”, confesó el otrora DT Fernando Díaz.


Pero quien lo pasó mal fue el zaguero argentino, Emiliano Pedreira, expulsado y luego detenido tras romper de una patada la puerta del camarín.


El “Flaco” tendrá su propia revancha el domingo en Chillán ante Curicó Unido. Viene de marcarle a Colo Colo y tiene una espina.


A Rubén Espinoza, gerente deportivo de Ñublense, no lo trataron bien en Curicó. Incluso, en medio de la “boleta”, se enfrascó en un áspero diálogo con un curicano que lo quiso sacar de un sector de la tribuna oficial. “¿Sabes quién soy yo?, le preguntó Espinoza al furibundo curicano.


Como si fuera poco, Luis Marcoleta, DT de los de la franja, fue quien ascendió a Ñublense el año 2004 de Tercera al profesionalismo, venciendo precisamente al cuadro que hoy dirige, y es candidato al ascenso. Imperdible.

Comentarios