Subdirector de Indap visitó avances en obras de riego en Ñuble

Por: Fotografía: Indap 03:05 PM 2016-07-18

Una intensa jornada marcó la visita del Subdirector Nacional de Indap, Ricardo Vial, a la provincia de Ñuble, donde conoció diversos proyectos de riego para pequeños agricultores atendidos por el Programa de Desarrollo Local (Prodesal) en las comunas de El Carmen y Pemuco.

Entre los predios visitados destaca el proyecto de Francisco Barrera, agricultor atendido por la agencia de área Indap Yungay, que permitirá acumular 4,5 millones de litros de agua y garantizar el riego para los cultivos de secano del predio, a través de un tranque de acumulación de aguas lluvia con un muro de 4 metros de alto, revestido con geomembrana. La inversión de más de $ 9 millones, permitirá que el campesino trabaje con hortalizas  en un sector que no podría ser cultivado debido a la falta de riego. “El sueño mío es hacer huerto, hacer dos hectáreas de arándano, y de ahí empezar a darle el aprovechamiento máximo al acumulador de agua”, afirma Francisco.

Para Ricardo Vial, estas obras demuestran que el trabajo de Gobierno está enfocado en la seguridad de quienes son los campesinos más vulnerables, que ahora cuentan con riego para sus cultivos, “estos son acumuladores de aguas lluvia, para sectores que no tienen riego y eso va a permitir que los agricultores, una vez que llueva la cantidad suficiente, y estamos esperanzados que así ocurra durante las próximas semanas, acumulen agua que les permita regar cultivos, algunos de ellos que ni siquiera los tienen actualmente, en el verano. Eso va a permitir, sin duda, que tengan mejores ingresos, que es lo que nos interesa, y que mejore la calidad de vida finalmente”.

En la misma comuna, el subdirector nacional visitó el acumulador de agua, con capacidad para 700 mil litros, que le permitirá al productor José Pontoni, mejorar sus cultivos y garantizar el riego durante los primeros meses de verano. Agricultor acostumbrado a trabajar con una gran variedad de cultivos en su predio, donde el agua se acumulaba naturalmente y se perdía con el calor. “Veía yo que en noviembre todavía quedaba agua, cuando ya había hecho calor y todo el resto estaba hasta el pasto seco. Entonces pensé que podría ser posible acumular agua y tenerla para después, porque enero es el mes más crítico”. La llegada del tranque de acumulación, que contó con una inversión de $8,5 millones, le dará un segundo impulso a sus cultivos, permitiendo el riego hasta los primeros meses del año y mejorando la calidad de vida de su familia.

Comentarios