Con pruebas indiciarias buscan aclarar muerte de profesora chillaneja

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Fernando Villa 10:25 PM 2016-07-16

En el Ministerio Público de esa ciudad le anunciaron a la familia, que este mes podría haber detenidos

Sin testimonios acusativos, la esperanza recae en una confesión o en encontrar el cuerpo perdido hace más de un año

En la historia de los juicios orales del tipo penal que ha habido en Chile, el Ministerio Público, en efecto, ha conseguido que se condena a algún acusado solo en base a pruebas indiciarias. Pero en la enorme mayoría de los litigios que se llevan en torno a este tipo de evidencias, son los defensores quienes terminan recibiendo los abrazos.

Es por tal razón que la familia de la profesora chillaneja, Irma Solís Cruces, desaparecida en Punta Arenas desde el 2 de mayo de 2015, se tomaron con mesura el anuncio hecho por la Brigada de Homicidios de la PDI puntarenense, en relación a que se había llegado a un convencimiento pleno de que en su desaparición hubo intervención de terceras personas.

“Es más, a nosotros el fiscal de la causa, Eugenio Campos, nos dijo que ya había un sospechoso definido y que incluso hubo cómplices, pero esas son conclusiones que se sacaron con los peritajes”, explicó Eduardo Solís, tío de la docente, quien de esta manera descarta que tal conclusión policial no es por pruebas biológicas,  ya que el cuerpo de Irma no ha aparecido aún, y tampoco la BH ha sumado la declaración de algún testigo clave.

Por tanto, lo que la PDI y la Fiscalía tienen hasta el momento serían pruebas indiciarias conseguidas de una serie de empadronamientos, por lo que “nosotros sabemos que si nos quedamos con eso, la causa puede llegar a juicio y terminar en nada, por esa razón para evitar que se cierre la causa hicimos una denuncia por secuestro permanente, en contra de quienes resulten responsables y así mantenerla vigente”, advirtió Solís.

Descartan que esté viva
Pero el anunció de próximas detenciones y de certezas policiales vino acompañada de una confirmación que rompe con las más ingenuas esperanzas familiares.

A los padres de Irma Solís, les dijeron los encargado de la investigación que ya era imposible que estuviera viva, principalmente por todo el tiempo transcurrido.

“Además, nos dijeron que estaba comprobado que ella ni abandonó el país ni que se hubiese suicidado”, dijeron en la familia.

Cercar al sospechoso
Desde la propia Fiscalía le explicaron a la familia de Irma Solís, que en la investigación ya había un sospechoso. “A nosotros nos dijeron que en el plazo de un mes aproximadamente, ya iba a haber personas detenidas, pero no es posible dar nombres ni más detalles, en adelante la investigación se declaró secreta”, aseveró el tío, quien por otra parte no esconde que “siempre se ha sospechado del novio, además ella estaba con él el día en que desapareció”.

La familia de Irma acusa que E.J., su conviviente, no dio aviso de la desaparición de Irma en el momento que eso ocurrió y que llamó al padre de la joven solo para decir que él no tenía nada que ver en la desaparición. Insisten en que él maneja información que no quiere revelar y que no ha aportado nuevos datos.

Cercanos a la investigación explicaron extraoficialmente que la batería de evidencias que manejan en la PDI podría gatillar que alguno de los involucrados en la desaparición de la profesora, termine por confesar.

“El cruce de información con el Ministerio Público ha llegado a determinar que en este caso ya tendríamos o ya habría intervención de terceras personas...la persona puede haber sido víctima de una seguidilla de sucesos que vivió en su momento”, señaló el pasado 4 de julio, Francisco Meneses jefe de la Brigada de Homicidios de la PDI.

Por otra parte acusa que “a nosotros la PDI nunca nos llamó para informarnos de nada de eso, fue un día que nos llamó la prensa de Punta Arenas para hacernos preguntas y nos dijeron que la PDI dio una rueda  informativa para contarles algo que, creo, primero nos la debió haber contado a nosotros”.

En la PDI y en la Fiscalía porteña dijeron a los medios que se está viviendo un momento decisivo en la investigación. 

Con esto, los pasos investigativos apuntaron por primera vez de forma oficial  a la figura del homicidio, siendo prioridad hallar los restos de la profesora y cerrar así toda duda razonable de la participación de quienes para ellos, hasta el momento, asoman como culpables.

Irma viajó hasta Punta Arenas para seguir a su novio, un miembreo de la Armada de Chile, a principios de 2015. 

Sin embargo, mintió en su hogar, diciendo que se iba porque había encontrado trabajo como profesora, lo que ya se descartó.

Según las indagaciones, ella sufría de malos tratos por parte de su pareja y la última vez que se le vio con vida fue el 28 de abril de ese año. Cuatro días después, su familia tras perder contacto con ella, hizo la denuncia por presunta desgracia.

Comentarios