Autoridades divididas ante propuesta de estatización de UdeC

Por: Carolina Fuentealba Fotografía: Agencias 08:25 AM 2016-07-11

Diversas reacciones a nivel local generaron las declaraciones de la ministra de Educación, Adriana Delpiano, quien señaló en entrevista al diario La Tercera, en el contexto del nuevo proyecto de ley de reforma a la educación superior, que las universidades del G9, como la Universidad de Concepción, la Austral de Chile o la Técnica Federico Santa María podrían ser estatales.


La secretaria de Estado afirmó respecto a la estatización de universidades privadas de carácter público que “el Estado no es su dueño, pero son universidades públicas creadas y reconocidas por ley: la Universidad Austral, la Universidad de Concepción y la Universidad Federico Santa María”, agregando que “si estos planteles públicos no estatales decidieran aceptar a tres o cuatro representantes de la Presidenta de la República y a comprometerse a cumplir con tener la gobernanza que establece la ley para las estatales, bienvenidas sean porque son pluralistas y laicas”, explicó.


La ministra destacó que la estatización de estos planteles tendría beneficios económicos para estas casas de estudios, por poder optar a fondos exclusivos que existen a disposición de las universidades estatales, además de aliviar la carga administrativa de los planteles en ámbitos como compras públicas, de Contraloría, de toma de razón, entre otros factores, explicando que enviarán un proyecto de ley para incentivar al retiro a sus académicos para favorecer la renovación de su planta docente, objetivo largamente anhelado por las universidades estatales, todo esto como parte de los acuerdos considerados para la mejora de las universidades de administración estatal, dejando la puerta abierta para invitar a otros planteles a sumarse a los administrados por el Estado.


Una opción Interesante
El intendente de la Región del Bío Bío, Rodrigo Díaz, analizó la propuesta de la ministra Delpiano, dejando la puerta abierta a esta opción: “me parece interesante lo que plantea la ministra”. 


“Es indudable que las universidades mencionadas han cumplido históricamente un rol público impartiendo educación de calidad, pluralista y laica; y aportando al desarrollo de nuestra región y el país”, acotó el intendente.


La máxima autoridad de la Región destacó que en esta materia “es importante el llamado que está haciendo el Gobierno de la Presidenta Bachelet a sumarse a esta transformación histórica de la educación chilena (...) La posibilidad que comenta la ministra Delpiano va en la misma línea: buscar una educación que desde la temprana infancia sea de calidad, gratuita y pluralista”, concluyó.


Una opinión similar es la del diputado Carlos Abel Jarpa (PRSD), quien considera como válida la invitación de la cartera de educación, aunque sólo en lo que respecta a su administración. “Ya anteriormente señalé que las instituciones privadas que se manejan como públicas, como el caso de las mencionadas, para mí deberían tener el mismo sistema, tanto de financiamiento, como lo que significa su estructura de funcionamiento y administración, que tengan un estatuto similar”. 


“Creo que ésa es la discusión que tiene que hacerse en el parlamento -continuó el diputado-, lo que pasa es que la Universidad Austral, la de Concepción y la Santa María tienen una estructura privada, pero son diferentes a aquellas donde hay un patrimonio, así interpreto lo que dice la ministra, en su funcionamiento, con los mismos reglamentos”, aclaró el diputado. “No se refiere a la propiedad de la universidad, sino a su funcionamiento, su administración, coincido con lo que dice la ministra”, declaró. “Que sigan como universidades privadas de administración estatal, con los mismos reglamentos en cuanto a su administración y funcionamiento”, puntualizó.


REchazo a la medida
Sin embargo, en las redes sociales los dichos de la ministra han generado un amplio rechazo, dudando que estatizar los planteles mencionados pueda mejorar la calidad de la educación que imparten, sino que por el contrario, perjudicando su gestión. En ese sentido, las opiniones coincidieron en destacar el rol público de la Universidad de Concepción, así como su origen ciudadano, como respuesta a la negativa de Santiago a fundar una casa de estudios superiores en Concepción.


En esta línea se desarrolla la opinión del diputado Jorge Sabag (DC), quien declaró su oposición a esta idea: “no me parece el camino adecuado, lo encuentro inviable por el costo que implica esto y no sé si el Estado será capaz de asumirlo (...) No estoy de acuerdo con estatizar, el Estado debe apoyar no sólo a las universidades estatales, también a las regionales, públicas, de calidad, sin fines de lucro”, expresó el parlamentario.


En ese sentido, argumentó su postura: “por ejemplo, la Universidad de Concepción tiene mayor proporción de alumnos vulnerables que la Universidad de Chile, es responsable del 95% de la investigación científica de la Región”, enfatizando que “necesita aportes estatales para potenciar su rol público, por lo tanto, debe seguir así, cumpliendo su aporte al país de manera regionalista, sin fines de lucro, autónoma; como lo ha hecho durante estos años”, expuso.


Quien tampoco está a favor de esta medida es la senadora Jacqueline Van Rysselberghe (UDI). “Estoy en desacuerdo”, expresa inmediatamente, defendiendo la figura actual que sustenta a la universidad regional. “Creo que la Universidad de Concepción tiene una vocación pública, pero es una universidad que ha funcionado bien con la fórmula jurídica de corporación privada sin fines de lucro y no veo ninguna razón para cambiar eso”.


Van Ryselberghe opinó que a causa de sus logros, se demuestra que no es necesario cambiar la figura privada sin fines de lucro que actualmente ostenta la Universidad de Concepción. “Creo que ha dado muestras de sus resultados, ha sacado profesionales exitosos a nivel nacional, ha sido un aporte para la Región, no veo motivos para volverla estatal, salvo la ideología de extrema izquierda que tiene el gobierno actual”, aseveró.


Reconocimiento
En tanto, para el senador Felipe Harboe (PPD), la fórmula no necesariamente pasa por estatizar los planteles, sino más bien por reconocer su rol público para permitir que accedan a recursos de manera adecuada, que les permitan avanzar en sus proyectos educativos.


“Hoy las universidades públicas no necesariamente son estatales, hay algunas que no siendo de administración pública están cumpliendo un rol público muy importante”, destacó Harboe, refiriéndose a las tres universidades mencionadas por la ministra. “En consecuencia, creo que en la nueva ley debe haber un reconocimiento a esas universidades de manera especial”, indicó.


Respecto a si considera que debe estatizarse la Universidad de Concepción, el senador expresó que “no necesariamente, una cosa es que la universidad tenga una figura jurídica pública de carácter privado”, enfatizando que “es un elemento fundamental (para la región) que está cumpliendo un rol público de formación profesional, de investigación, de innovación y de asociación con el entorno (...) ¿Quién discutiría la importancia que la Universidad de Concepción tiene para el desarrollo de la Región del Bío Bío, para el ámbito de formación, para el ámbito de producción, para la agronomía?”, señaló el legislador. “No creo que el tema pase por que sea estatal o no, sino que pasa por asegurar la calidad de la educación”, concluyó.

Comentarios