Buscan enfrentar baja de turistas con pernoctaciones más prolongadas

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa 11:25 AM 2016-07-10

9.590 pasajeros fueron los que arribaron a la zona de Chillán y Valle Las Trancas en mayo, según el último informe entregado por el INE

El reciente boletín del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) respecto de la Encuesta Mensual de Alojamiento Turístico, correspondiente a mayo, da cuenta de una baja en la presencia turística en Chillán y el Valle Las Trancas, un escenario para nada alentador de cara al inicio de la temporada invernal.

De acuerdo al informe, en abril las pernoctaciones de pasajeros en Chillán y Valle Las Trancas representaron una participación del 26,1% del total regional, al mostrar 18.643 alojamientos, cifra 13,3% inferior en la comparación anual, resultado principalmente del retroceso de las pernoctaciones chilenas (13,4%), con 2.836 alojamientos menos.

Mientras que en lo que respecta a la llegada de pasajeros a los establecimientos de Chillán y Valle Las Trancas, éstas alcanzaron los 10.623 pasajeros, cifra inferior en 1,3% respecto a abril de 2015.

En tanto, en el informe siguiente, correspondiente a mayo, este destino aportó con el 26% del total regional, al mostrar 17.086 alojamientos, cifra 17,6% más baja que hace doce meses, equivalente a 3.161 alojamientos menos. En cuanto a la llegada de pasajeros, la cifra alcanzó los 9.590 turistas, número inferior en 3,5% en relación a mayo de 2015.

Las cifras están en plena sintonía con lo sucedido en dependencias de los empresarios turísticos de la zona precordillerana de Ñuble, claro está que como tal, los meses mencionados son a la baja en cuanto a demanda de turistas, ha sido más de lo habitual la ausencia de los pasajeros contrastando con el pasado 2015.

“La temporada otoño generalmente es baja, pero este otoño la verdad, por lo menos para nosotros, estuvo bastante más baja de lo habitual, por público como los grupos de la tercera edad que generalmente asisten en dicha época entre otros”, sostuvo el empresario turístico, Eduardo Salinas, quien preside la Cámara de Turismo del Valle Las Trancas, quien ahonda que la presencia de turistas en dicho periodo fue un 50% menos específicamente en turistas de la tercera edad.

El también empresario de la zona, Ernesto Cavalieri, coincide con Salinas y sacó a colación el que el pasado año también la temporada invernal se vio relativamente adelantada, dado que la nieve se hizo presente con anterioridad a lo que ha sido esta temporada, y que ya ha tenido consecuencias en la actualidad.

“El que la temporada actual se haya retrasado por la no caída de nieve en la zona cordillerana, retrasa la llegada de pasajeros, que incluso como consecuencia de eso hemos tenido anulaciones de reservas de gente que viene exclusivamente a esquiar”, explicó Cavalieri.

Desarrollo del producto
Desde el Servicio Nacional de Turismo del Bío Bío, Paola Núñez, junto con manifestar que la baja de flujo turístico aludida ha sido detectada, recuerda que el pasado año con el adelanto de nieve, contrastando con la actualidad, hizo contar con una mayor presencia de turistas en la zona, como factor a incluir.

Como principal estrategia a aplicar a nivel país y también en la región y provincia, apunta a no necesariamente “a aumentar las llegadas o el número de los turistas a los destinos, sino que aumentar la permanencia y el gasto más que el número”, buscando un mayor desarrollo del producto apunta Núñez, medidas que agrega se están trabajando con los propios empresarios del turismo, buscando evitar una saturación de los destinos, ejemplificando con los acontecido en destinos como Pucón.

“Una de las características de todos los destinos de nuestra región es precisamente que el turista se encuentra con tranquilidad, con destinos que no están saturados y es lo que queremos mantener, pero sí estamos trabajando en actividades diversas que puedan generar que las pernoctaciones no sean de un promedio de dos a tres noches, sino que se prolonguen”, aseveró la encargada regional del Sernatur.

El economista Renato Segura, del centro de estudios Cerregional, planteó que es razonable el ofrecer precisamente un paquete turístico por más días que unitariamente salga más económico, además de “buscar acuerdos entre los dueños de cabañas para poder enfrentar en conjunto una publicidad importante, pues el turismo está determinado en gran medida de las agencias, que son las que en definitiva sugieren a sus clientes dónde pasar las vacaciones de invierno, donde la alianza entre ellos para abaratar los costos de publicidad es clave”, sentenció Segura.

Comentarios