Los hitos que permitirán la autosustentabilidad del Teatro de Chillán

Por: Carolina Marcos Fotografía: Mauricio Ulloa 10:40 PM 2016-07-09

Si la presentación de la comediante Natalia Valdebenito se hubiera programado para después del 28 de julio, lo más probable es que se hubiese ejecutado en el nuevo Teatro Municipal. La triunfadora del último Festival de Viña del Mar en el humor debió continuar con la idea de realizar su presentación en Chillán este 15 de julio y la productora a cargo, aunque interesada en las instalaciones del Teatro Municipal, debió arrendar la Casa del Deporte, en donde finalmente se desarrollará el espectáculo. 
“La petición de ellos se suma a otras que hemos tenido de distintas productoras, lo que habla positivamente de lo que va a pasar en términos de interés de artistas tanto nacionales como internacionales para ocupar las nuevas dependencias”, advierte el alcalde Sergio Zarzar. 
Y como ya son varias las consultas, el jefe comunal admite que a las productoras se les ha entregado un valor estimativo por concepto de arriendo de la Gran Sala (con 1.300 butacas) por un día completo de uso. “Nosotros hemos indicado que el arriendo para las productoras está en el orden de los dos millones de pesos, una cifra que puede bajar cuando se trata de la realización de otras actividades, como licenciaturas, por las cuales también ya hemos recibido consultas. Por otro lado, las productoras que han consultado han encontrado más que razonable el precio. Ahora, si es un artista internacional como Chayanne, el precio será otro”, precisa. 
“Por las consultas y el interés que hemos recibido hasta el momento, estoy seguro que va a ser un centro muy activo. De elefante blanco, no tendrá nada”, agrega el también presidente de la Corporación Cultural Municipal.
En el caso de los espectáculos de alta convocatoria, el arriendo incluye fichas técnicas tanto de sonido como la que usa la iluminación y el escenario. En el caso de actividades como las licenciaturas, son mucho menos los requerimientos a considerar por el uso del espacio. 
Otra de las formas en que el Teatro Municipal puede autosustentarse es a través de la venta de butacas, como ocurre en otros espacios en donde, conocida la programación cultural con casi un año de antelación, los espectadores compran un paquete por las cantidades de funciones que deseen. “Nosotros vamos a implementar este sistema, pero una vez que todo esté programado. Este año, y probablemente el otro, no vamos a poder porque estamos empezando a organizar el espacio, pero es una alternativa”, dice Zarzar. 
El concepto por la concesión de la cafetería que va a funcionar en el Teatro Municipal es otro aspecto a considerar a la hora de abrir la caja registradora del espacio que debe mantenerse mes a mes pagando servicios básicos, además de sueldos del personal que va a trabajar ahí. Este punto, sin embargo, aún no ha sido resuelto y lo más probable es que el día de la inauguración, este servicio no se encuentre disponible. Según fuentes de la corporación, se están buscando las alternativas, puesto que este contrato se puede resolver en forma directa a través de la entidad administradora del espacio.
Otra fuente de financiamiento será el arriendo del estudio semiprofesional de grabación. Se encuentra en el subterráneo del espacio y servirá no sólo para el arriendo, sino para las grabaciones de las actividades artísticas y culturales que se desarrollen en el espacio. Según el alcalde, ya cuenta con equipamiento.
Todo se suma a la venta de boletos por concepto de actividades que pueda generar la corporación. En todo caso, el alcalde es cauto. “Tenemos que sincerar esto. La gente piensa que si vamos a traer un número de ópera con orquesta, eso nos va a costar 10 millones y eso no es así. Significa una inversión de 200, 250 ó 300 millones de pesos. Mucha gente no sabe los valores y tenemos que ir dando pautas”.
Mirando experiencias 
Una de las entidades que ha transparentado su actuar es el Teatro Municipal de Santiago, el que entre sus tarifas tiene un cobro de 500 UF (unos 13 millones de pesos) por el arriendo diario de su Gran Sala con capacidad para 1.500 personas.
El modelo de gestión de este espacio también considera la venta de butacas para los diferentes espectáculos que tiene durante el año. Esta oferta se produce muchos meses antes de que comience una nueva temporada. 
Otro ítem de autofinanciamiento es la venta de publicidad a empresas e instituciones para aparecer en la folletería que contiene el programa anual de actividades. También se ha dedicado a la venta de espectáculos y paquete de entradas y palcos a empresas e instituciones, considerando que además, el espacio puede contar con programación propia a través de los elencos estables que trabajan en el espacio como el Ballet de Santiago, el Coro del Teatro Municipal, la Orquesta de Cámara del Teatro Municipal, el Coro Crecer Cantando y la Escuela de Ballet del Teatro Municipal. Los datos pertenecen a la página web del espacio. 
Chillán aún no podrá contar por el momento ni con programación anual para la venta de butacas ni con elencos estables que permitan imitar el modelo de gestión de otros teatros, pero el alcalde pide paciencia. “Ya tenemos la infraestructura que esperó por 70 años”. 

Comentarios