Las claves del nuevo Plan Regulador que comienza a regir en la ciudad

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Archivo La Discusión 10:45 PM 2016-07-02

Con la aprobación de la Seremi de Vivienda solo resta que el municipio lo publique en el Diario Oficial para que el documento tenga validez legal

Altura de edificios, nuevas avenidas, zona industrial, construcciones patrimoniales, áreas turísticas y parques quedan normadas por el instrumento

Durante los próximos días debe comenzar a regir en la ciudad el nuevo Plan Regulador Comunal (PRC), que como su nombre lo indica viene a normar el desarrollo de diversos ámbitos del quehacer local, en especial en lo que se relaciona con las construcciones, usos de suelos y otros temas atingentes que debían ser modificados respecto del texto que ya termina su vigencia.

El documento será de validez local plena una vez que la Municipalidad de Chillán lo publique en el Diario Oficial, según informó a LA DISCUSIÓN el seremi de Vivienda, Jaime Arévalo, cuya entidad fue la contraparte técnica para resolver y aclarar los innumerables problemas y discordancias que existían entre la propuesta y el marco bajo el que debe actuar, como es el Plan Regulador Intercomunal de Chillán-Chillán Viejo del año 2007.

Desde el municipio chillanejo el alcalde Sergio Zarzar comentó  que la urbe gana mucho con esta carta de navegación, que permitirá disponer de un modelo moderno y ordenado para planificar la ciudad desde el punto de vista de las construcciones, el desarrollo de nuevas calles y avenidas, como asimismo avanzar en la protección de los edificios de interés histórico. 

Por su parte en la Secretaría de Planificación (Secpla), el asesor urbanista Nelson Anabalón detalló una serie de antecedentes que permiten reconocer cuáles son las principales claves o hitos del nuevo instrumento de planificación que debe comenzar a regir en Chillán por los próximos años.

Entre los principales elementos que serán regulados por el PRC destacan los límites comunales, que quedan muy bien establecidos, así como la vialidad estructurante, la zonificación con usos de suelo y normas urbanísticas, identificación de edificios históricos y patrimoniales, estacionamientos y otros factores relevantes del diario vivir.

Edificación en altura
Se suma la definición de la altura para las futuras edificaciones, lo que ha generado las principales divergencias con otras entidades como la Cámara Chilena de la Construcción (CCHC).

Desde la municipalidad se expone que para el futuro “dentro del polígono denominado cuatro avenidas existen cuatro zonas y la altura máxima permitida para las edificaciones va entre los 20 metros a libre, respetando rasantes”.

En tanto “la altura máxima en la periferia depende de la zona, consultando desde 9 metros a libre, respetando rasantes”.

La Cámara Chilena de la Construcción, a través de su presidente Ariel Larenas, plantea que el cuadrante con altura máxima dentro de las cuatro avenidas debería haberse extendido hacia todo el perímetro, como libertad de elevaciones, con el fin de densificar la ciudad y evitar el poblamiento hacia zonas agrícolas y periféricas, lo que generaría nuevos problemas viales, atochamientos, necesidad creciente de más calles y extensión en los tiempos de desplazamientos.

Conectividad y vías estructurantes
El Plan Regulador Comunal tiene por tarea buscar soluciones en una ciudad que ha experimentado un gran crecimiento demográfico en los últimos años, debido principalmente por el rol jerárquico de la comuna a nivel regional  y nacional, donde existe una amplia oferta de servicios y equipamiento, no solo para sus habitantes, sino que también para los de comunas vecinas e incluso para otras bastante alejadas.

La evolución mostrada por Chillán ha generado a su vez un explosivo aumento de la oferta inmobiliaria, ocupando grandes terrenos con loteos más densos que el área central de Chillán, generando diversos barrios que concentran una gran población, como por ejemplo el sector oriente, donde existen más de 40.000 habitantes.

Como no ha existido regularidad en la trama urbana desde su centro fundacional, estos loteos se han ido adaptando en forma inorgánica, lo que genera una percepción de desorden que se advierte en los nuevos conjuntos, que son más densos y van adquiriendo distintas orientaciones, distintas en tamaño y geometría respecto de la trama fundacional. Esto se traduce además en la falta de vías que permitan una expedita conectividad entre estos nuevos sectores  con el centro de la ciudad.

Área productiva
El PRC además define que Chillán presenta un sector productivo asociado a la Ruta 5 Sur, que se debería potenciar para generar a lo largo de la ruta un corredor de actividades industriales y equipamientos asociados.

Además norma los lugares donde podrán estar instaladas las industrias, las que podrán ubicarse al costado poniente del acceso norte de Chillan, al norponiente de la Ruta 5 Sur (baipás) y norte del camino de Chillán a Confluencia. 

En tanto, las industrias que existen en zonas que no permite el Plan Regulador, por ejemplo dentro de las cuatro avenidas, antes que entrara en vigencia el PRC, se consideran como actividades congeladas, las cuales deben tender a emigrar en el futuro.

Áreas recreativas y de turismo
También identifica la falta de espacios de esparcimiento y recreación  en Chillán, incorporando la necesidad de instalar un gran parque intercomunal, junto con otras áreas de valorización de los cauces naturales como el río Chillán, especialmente hacia el oriente del puente El Saque y hacia el poniente hasta Las Lajuelas.

Para concretar aquello la Municipalidad de Chillán definió un sector para generar el gran parque urbano, un paño de terreno de 20 hectáreas situado a un costado del aeródromo y que debe ser entregado por la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) a través de una permuta con un terreno municipal situado al norte de la pista.
Por otra parte el PRC cautela las áreas verdes de la ciudad, reconociéndolas como tales y generando planes que las habiliten y extiendan por toda la trama urbana.

Desde el punto de vista del turismo, el plan busca potenciar las vías que van a los territorios con esa vocación, como Pinto y a Quinchamalí, identificando además el Mercado Municipal como corredores turísticos, aprovechando el potencial que otorgan los miles de visitantes que pasan cada año.

Edificios patrimoniales
Por su parte el nuevo Plan Regulador Comunal (PRC) considera a la casa consistorial chillaneja y al Cuartel General de Bomberos local, como Inmuebles de Conservación Histórica (ICH).

Esta categoría que le entrega el documento a las dos céntricas propiedades, garantiza que se velará por ellos cuando se quiera realizar trabajos en su arquitectura.

Junto a estas dos emblemáticas construcciones, otras 18 también fueron catalogados como ICH. Las calles 18 de Septiembre y Libertad son las que más edificios sumaron en la lista, con seis y tres propiedades respectivamente, entre los que se cuentan, entre otros, la Catedral de Chillán, Estación de Ferrocarriles, Teatro Municipal, Biblioteca Municipal, Cuerpo de Bomberos, Edificio de Servicios Públicos (Gobernación) y el Museo Claudio Arrau. 

Se acaba el marco regulatorio de los noventa
El nuevo Plan Regulador es básicamente la actualización del Plan Regulador Comunal vigente desde el año 1989, “en el que se pretende reforzar el carácter de ciudad de servicios de Chillán y adecuar dicho instrumento de planificación territorial a los requerimientos actuales de la ciudad, como abarcar zonas de extensión urbana, definir inmuebles de conservación histórica, precisar el trazado de vialidad estructurante y modificar la zonificación existente, definiendo con mayor detalle sus condicionantes, profundizando en alturas, densidades, coeficientes de ocupación de suelo y de constructibilidad”, comentó el alcalde Sergio Zarzar sobre el nuevo documento.

Desde el punto de vista técnico, precisó que es un instrumento que permite ordenar las distintas actividades que se desarrollan en la comuna, a través de un conjunto de reglas que indican cómo y qué se podría construir en los terrenos, qué actividades se podrán realizar en dichas construcciones, dónde es peligroso vivir o construir las casas, a lo que se suma que anticipa las calles y las plazas necesarias para el desarrollo de la comuna y sus habitantes. También dónde se podrían instalar, colegios, jardines infantiles, centros de salud, talleres artesanales, locales comerciales, restoranes, farmacias, bancos, cuarteles de Bomberos, dependencias de  Carabineros, supermercados, entre otras edificaciones y servicios.

Por su parte  Óscar Crisóstomo, delegado provincial del Serviu, afirmó que es vital y clave para Chillán contar con este instrumento.  “Resultaba extremadamente fundamental actualizar el Plan Regulador, considerando que Chillán seguía operando bajo un marco regulatorio que databa de fines de los años 80. Cuando fuimos consultados para aportar con observaciones, fuimos enfáticos en realizar algunos planteamientos que nos parecían relevantes en términos de incluir procesos participativos en el diseño del Plan Regulador. La mayoría de nuestros alcances no fueron acogidos, sí algunos, pero nos parece de igual relevancia que hoy contemos con un plan de ordenamiento territorial”, expuso.

Agregó que “este plan no es estático, ni rígido, por lo que hoy esperamos por parte de la Municipalidad de Chillán es, desde ya, comenzar a trabajar en sus modificaciones.  Seguimos sosteniendo que es relevante analizar las alturas máximas de las edificaciones; definir zonas patrimoniales de la comuna; identificar los polos de desarrollo viales; así como la Circunvalación, acogiendo el llamado realizado por los vecinos de la Villa Barcelona. En el mediano plazo se tiene que actualizar el Plan Intercomunal y esa es una instancia para abordar los temas anteriores. La aprobación del plan no puede agotarse aquí. Chillán necesita visualizar su crecimiento uniendo todos los planes maestros: Transporte, Pladeco, Ciclovías, etc. Ello permitirá generar un megaproyecto de ciudad. Instamos a todos los actores a seguir discutiendo y proponiendo ideas urbanísticas para la futura capital de la Región de Ñuble”. 

El alcalde Sergio Zarzar agregó que el nuevo PRC “potencia el crecimiento armónico del territorio, consultando dentro de las zonas urbanas una estructura vial, usos de suelos y normas urbanísticas que persigan el aumento de calidad de vida de sus habitantes, con zonificaciones que consulten usos de suelos congruentes dentro de si y entre si, con protección de los elementos naturales como el estero Las Toscas y el patrimonio cultural arquitectónico como la capilla San Juan de Dios y edificio Copelec, entre otros”.

Comentarios