¿Enfrentará la Nueva Mayoría unida la elección municipal en Ch. Viejo?

Por: Isabel Charlin Fotografía: La Discusión 10:20 PM 2016-07-01

Históricamente el conglomerado ha competido contra sí mismo, por la falta de una oposición articulada

Líderes locales del bloque no apoyan oficialmente al candidato único, y  sus partidos están divididos

En Chillán Viejo, los apoyos de la Nueva Mayoría hacia Felipe Aylwin, el desde este viernes candidato único del bloque, se pueden personalizar. Al interior de los partidos no hay una sola línea, y prueba de ello es la DC: su máximo líder a nivel comunal, Esteban San Martín, apoyaba al radical Jorge Del Pozo; en el PR, en tanto, no hay ánimo de trabajar por un candidato al que han cuestionado hasta el cansancio, mientras que en el PPD, el concejal Pablo Pérez solo se limitó a aceptar la definición del bloque, “guste o no guste”, lamentando que no se hayan efectuado primarias. 

Es más, al igual que otros personeros, como el propio senador Felipe Harboe (PPD), es partidario de establecer la obligatoriedad del mecanismo participativo para la elección de cualquier cargo popular, propuesta que también apoya la senadora del PS, Isabel Allende.

El MAS también apoyó a Jorge Del Pozo durante estos meses, al igual que la Izquierda Ciudadana. Solo el PC oficializó su respaldo al alcalde Felipe Aylwin, lo mismo que la mesa comunal del PS, su partido, la cual está conformada casi en su totalidad por funcionarios y ex colaboradores del alcalde.

Un panorama complejo para el oficialismo, al cual se le suman otros tres factores: el apetito electoral de otros caudillos, como el concejal del PRO, Rodolfo Gazmuri, quien podría emprender una aventura electoral; o el ex edil Rodrigo Arzola, quien ante la indefinición de la Nueva Mayoría, estaría siendo tentado por RN para retornar a la palestra.

Si bien Felipe Aylwin no le teme a la competencia y confía en ganar en octubre, un tercer elemento mantendrá en vilo al oficialismo de aquí en adelante: el fantasma de una posible formalización del jefe comunal, en el marco de la investigación que lleva la Fiscalía de Yumbel por malversación de caudales públicos, lo que podría incidir directamente en una acusación por notable abandono de deberes. 

Todos estos elementos son analizados por estos días por el ex candidato radical, Jorge Del Pozo, quien planea retomar sus actividades la próxima semana, luego de descansar unos días. Su nuevo objetivo está claro: obtener la primera mayoría en concejales, y traspasar esa votación a su lista respectiva, para contar con ediles afines en un próximo Concejo donde nuevamente podría enfrentarse su liderazgo, con el del alcalde Aylwin.

Partidos disminuidos
El hecho que no exista una derecha organizada en la comuna histórica ha incidido directamente en el surgimiento de caudillos y en la escasa influencia y cohesión de los partidos políticos a nivel local.

Basta recordar la elección de 2012, cuando los entonces candidatos a concejal de la Alianza, Rodrigo Arzola (RN) y Juan José González (UDI) peleaban públicamente por la ubicación de su propaganda política, misma polémica que protagonizaban en la entonces Concertación, los candidatos Jorge Del Pozo y Pablo Pérez, quienes junto a la carta independiente a la alcaldía, Julio San Martín, denunciaban al comando de Aylwin por destrozar sus carteles.

Es más, la Nueva Mayoría siempre ha competido en Chillán Viejo contra candidatos de su mismo sector o domicilio electoral, primero, en las elecciones de 1996 y 2000, que eran comunes para alcaldes y concejales, y luego, en 2004, cuando el propio Felipe Aylwin fue como independiente, siendo Julio San Martín (DC), el postulante oficial; el 2008, cuando el mismo Aylwin le ganó como independiente a Esteban San Martín (DC); y el 2012, cuando se invirtieron los papeles, y el candidato oficial era Aylwin (PS), y el independiente Julio San Martín.

Para octubre próximo los escenarios posibles para el alcalde en ejercicio son los siguientes: competir solo, frente a un Chile Vamos con escasa articulación en la comuna, y que solo cuenta con un ex concejal, como Rodrigo Arzola; o enfrentar, además, a un viejo conocido, el actual militante del PRO, Rodolfo Gazmuri, quien lo apoyó en 2012 cuando era candidato a concejal por el PPD. 

Comentarios