NM anuncia este jueves acuerdo y Ch. Viejo dependería de “bilateral”

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 10:10 PM 2016-06-29

Este juevs, después de meses de incertidumbre, negociaciones fallidas y recriminaciones entre partidos, la Nueva Mayoría anunciará a las 12 horas, su acuerdo municipal 2016.

Hasta este miércoles, éste incluía candidaturas únicas en 220 comunas, a las cuales se suman las 53 definiciones vía primarias legales; la próxima realización de consultas ciudadanas en Melipilla, Talca, Tierra Amarilla, Pozo Almonte, Quillón, Puerto Saavedra y Chile Chico; y encuestas en Los Andes, Rancagua, Temuco, Padre Las Casas, Puerto Varas, La Pintana, Macul y Conchalí.

También se sumarían a uno de estos dos mecanismos Lautaro, Collipulli, Quilicura, San Vicente y Lota.

Las consultas se realizarán los domingos 10 y 17 de julio, debutando en esta última fecha el voto electrónico en Talca y Melipilla.

Las encuestas, en tanto, estarán a cargo de empresas externas, las cuales las aplicarán entre el 4 y el 11 de julio.

En Ñuble, Quillón se sumó al listado de comunas que tendrán una definición de candidato participativa, ya que la designación del PPD Luis Hernández no gustó a la DC, que proponía al concejal más votado, Jorge Muñoz. Ambos deberán medirse finalmente en una consulta ciudadana.

En tanto, Chillán Viejo, Talcahuano, Lautaro y Pitrufquén son las comunas en las que hasta este miércoles, no había acuerdo.

En ellas, se optó por continuar con reuniones bilaterales entre los partidos en conflicto, que en el caso de la comuna histórica, son el PS y el PR. Según el secretario nacional de esta última colectividad, Osvaldo Correa, “esperamos dar por cerrado mañana este capítulo. Ésa es nuestra idea, todavía existe la posibilidad de que se defina realizar una encuesta o una consulta ciudadana en Chillán Viejo”.

Poca empatía con el elector
La pugna electoral en la comuna histórica entre el alcalde en ejercicio, Felipe Aylwin (PS), y el concejal Jorge Del Pozo (PR), ha encrispado los ánimos y ha relegado a un segundo plano la discusión de ideas, tema preocupante según los analistas.

“Algo que sucede en este tipo de escenarios es que después de la competencia, uno sale victorioso y el otro debe sumarse, algo que en la práctica nunca sucede. Es más, este último no contribuye a que el ganador sume votos, sino que le resta. Durante este período de indefinición ambos muestran sus peores caras, y quien finalmente es elegido candidato queda disminuido, y sobre este punto, deben responsabilizarse los presidentes de ambos partidos, del PS y el PR. Deben jugar un rol más allá, que vaya por la Nueva Mayoría”, sostuvo la experta en Marketing Político, Paulina Pinchart, quien advierte que un elector, después de presenciar este “gallito” entre  candidatos de un mismo sector, con muchas bajezas, queda menos motivado para ir a votar que antes.

“Con esto queda demostrado que el político saca sus cuentas, y la gente es una cosa más en su candidatura, no lo trascendental. Todo esto atenta contra la democracia, que busca mayor participación ciudadana. No hay incentivo, porque estos candidatos se han centrado en su disputa, más que en la oferta para la comunidad, abriéndole espacios a otros sectores políticos o caudillos”, sostuvo Paulina Pinchart.

En tanto, para el experto en comunicación política, Rodrigo Landa, lo que sucede en Chillán Viejo es un caso paradigmático de la crisis política que vivimos. 

“Por un lado, se confirma el desarrollo de una cultura política cuyo sistema impide un real acercamiento a las demandas comunitarias, con una abrumadora falta de empatía con el elector, incluso subestimándole en su capacidad para participar democráticamente de las decisiones. Por otro, vemos cómo los caudillismos intentan, so pretexto de defender los intereses del pueblo, arribar al poder a toda costa, en un ambiente altamente encrispado y dañino para la convivencia local”, manifestó.

Según Landa, la crisis política también ha venido causando que la elección popular sea un simple proceso propagandístico, “con ausencia de ideas, manteniendo en una irrelevancia a los partidos y conglomerados. Por ello, en Chillán Viejo no es casualidad observar que los conglomerados no generen acuerdos, que no se profundice la vida partidaria, que existan asesores del más variado abanico ideológico y que adquieren con mayor fuerza otras opciones que legítimamente tratan de insertarse en un ambiente de indefiniciones”.

Esa pérdida del sentido de servicio público ha generado, a su juicio, que la ciudadanía no valore el ejercicio del poder como algo decisivo, y que finalmente los políticos tengan una visión restringida a sus propios intereses, generando controversias que rayan en el límite de lo aceptable.

“Desde una óptica comunicacional, la identidad de Chillán Viejo dejó de ser relevante en el mapa perceptual de las personas, dando paso al posicionamiento de la marca individual como fin último a alcanzar”, sentenció.

Comentarios