Controversia genera aprobación de terminal clave para El Campesino

Por: La Discusión Fotografía: La Discusión 10:05 PM 2016-06-29

Biobiogenera, empresa detrás del proyecto, aseguró que inversión no afecta el medio ambiente ni los recursos costeros

Capacidad de regasificación será de 15 millones de metros cúbicos diarios

Repercusiones a nivel regional trajo la votación favorable de la Comisión Evaluadora del Gobierno Regional al proyecto energético conocido como “Octopus”, el cual instalará un terminal de gas natural en las costas de la comuna de Penco, clave para abastecer del combustible a la central El Campesino, que se ubicará en  Bulnes y generará 640MW.

El proyecto de terminal de GNL pasó la barrera ambiental, lo que generó protestas en la Provincia de Concepción y también en Chillán. Pese a las críticas, la empresa detrás de la inversión, Biobiogenera, manifestó su satisfacción por el esparaldarazo de las autoridades. La aprobación del proyecto se realizó con  9 votos favorables a la iniciativa y una abstención. 

Frente a la aprobación del estudio de impacto ambiental de Terminal GNL Penco Lirquén por parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región del Bío Bío, la empresa manifestó, a través de un comunicado, que han cumplido “con una rigurosa evaluación en que se han analizado todos los aspectos ambientales por parte de las autoridades competentes. La aprobación se ha basado en los cumplimientos normativos y mitigaciones apropiadas con que cuenta nuestro proyecto”.

Según la firma, “esto permite asegurar que no se afectará la bahía de Concepción y tampoco las actividades productivas y recreacionales que se desarrollan en la zona. Este terminal permitirá abastecer de gas natural a la región de forma permanente y aportará a la urgente necesidad de acceder a un combustible más limpio que los usados hasta ahora y que impactan negativamente en la calidad de aire”.

El proyecto
Terminal GNL Penco Lirquén abastecerá de gas natural a la Región del Bío Bío, el que actualmente llega a través de camiones a la planta de regasificación de Enap en Pemuco, desde donde es transportado, vía gasoducto, a Concepción.

Permitirá regasificar gas natural en estado líquido (GNL) que recibirá por buques y lo inyectará al Gasoducto del Pacífico, que está operativo desde 1998, cuando se inició la importación desde Argentina. 

El proyecto considera un terminal tipo isla ubicado frente a Lirquén, un buque regasificador, un gasoducto submarino y uno terrestre que lo una al gasoducto actual.
Este terminal será abierto para que otras empresas que lo requieran puedan importar gas natural licuado para su distribución.

El proyecto contempla una inversión de 165 millones de dólares, tendrá una capacidad máxima de regasificación de 15 millones de metros cúbicos diarios y requerirá un máximo de 680 trabajadores en la etapa de construcción y 63 para su operación.

Además tendrá su casa matriz en la comuna de Penco, su construcción tomará 24 meses y su etapa de operación comenzará a fines de 2018.

Críticas
En Ñuble, la organización Bulnes sin termoeléctricas manifestó que esta aprobación es el primer paso para la instalación de la termoeléctrica en Bulnes.

“Los Comités de Bulnes, San Ignacio y Chillán hacemos el llamado a los vecinos de Ñuble a informarse y ser parte activa de la oposición a este megaproyecto Biobiogenera, en sus tres partes: terminal gasífero, Gasoducto y termoeléctrica en Bulnes”, expresaron.

Por su parte el diputado DC Marcelo Chávez, representante de Penco, anunció este miércoles que realizará  “todas las acciones administrativas y legales que existen para lograr que se detenga la materialización del proyecto Biobiogenera- Octopus, que tiene en estado de alerta a los vecinos de las comunas de Penco y Tomé y de la Región del Bío Bío”.

El parlamentario, quien es presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja, agregó:  “seguimos creyendo que la aprobación de este proyecto que hizo la Comisión de Evaluación Ambiental del Bío Bío es equivocada y no nos quedaremos de brazos cruzados ante ello. Por ello, dentro del plazo de 30 días que nos otorga la ley, presentaremos un Recurso de Reclamación ante el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, para que ellos estudien todos los antecedentes de este proyecto y analicen los reparos que tenemos sobre la forma cómo se aprobó”.

Comentarios