Ya está en marcha piloto que mezcla habitabilidad rural con producción

Por: José Luis Montes Fotografía: La Discusión 09:40 PM 2016-06-27

“Pensamos que podemos generar acá un invernadero, o producción de hortalizas orgánicas u otros emprendimientos tan vitales para la vida campesina. Nosotras, casi todas somos temporeras, por lo que consideramos relevante seguir trabajando en labores agrícolas”, dijo Flor Polanco, presidenta del comité “El Progreso”, durante el recorrido junto a las autoridades del Serviu e Indap, a las  tres hectáreas del sector La Greda, al suroriente de San Ignacio. Allí, en el último trimestre de este año, se construirán 30 viviendas bajo el nuevo Programa de Habitabilidad Rural del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu). El proyecto piloto es único en la Región del Bío Bío, y uno de los tres a ejecutarse en el país en 2016. 
Por ello, la presencia de ambas carteras de Gobierno en esa comuna, responde a una alianza estratégica por una de las inéditas variables que incorpora el plan habitacional: la generación de emprendimientos productivos junto a las nuevas viviendas, que a su vez, incluirán elementos arquitectónicos con pertinencia rural.  “Este es un plan que además de reconocer el tipo de vivienda y condiciones del mundo rural, se hace eco de las situaciones productivas. Es así como se podrán destinar espacios para leñeras, gallineros, guarda de utensilios, o espacios para la producción de mermeladas, artesanía, en fin, actividades de la agricultura familiar campesina y emprendimientos relacionados con el turismo y ecología rural”, precisó la directora regional del Serviu, María Luz Gajardo. 
En el caso de “El Progreso”, son 6 mil metros cuadrados del terreno, adyacentes al emplazamiento de los inmuebles, donde se podrán generar actividades productivas que los propios vecinos definirán en un trabajo conjunto con Indap, agrega Óscar Crisóstomo, delegado provincial del Serviu. “Por ello, hemos concurrido en alianza con el Minagri, para proyectar la actividad económica autosustentable que complementará la vida de los vecinos en este lugar, que es representativo del 35% de los habitantes que residen en zonas rurales en Ñuble”, dice Crisóstomo.  
En lo inmediato, se realizará un catastro tipo encuesta a los beneficiados del comité, para verificar si califican para ser usuarios de Indap. Ello, responde solo a una formalidad que dará paso a asesorías técnicas y especializadas, y/o la incorporación a un Programa de Desarrollo Local  (Prodesal) ejecutado por el municipio con recursos del Minagri. Así lo afirma Andrés Castillo, director regional de Indap, quien asegura que para esa institución el proyecto representa un desafío y una oportunidad. “Creemos que este nuevo Programa de Habitabilidad Rural, que en convenio con el Minvu estamos llevando adelante, representa una gran ocasión para nuestras instituciones, en orden a generar un proyecto que cumpla con dos importantes anhelos de las familias chilenas: tener la casa propia, y al lado de esta casa, una producción ecológica que permita obtener alimentos saludables para el autoconsumo y también vender excedentes, generando nuevos ingresos económicos a las familias para mejorar su calidad de vida”, proyecta Castillo. 
El cronograma indica que en un plazo aproximado de un mes, se definirán las opciones a desarrollar en el terreno destinado a la actividad productiva. “Desde Indap, surgió la posibilidad de conocer experiencias autosustentables desarrolladas en otras zonas de la región, por lo que nosotros apoyaremos para que nuestros vecinos puedan conocerlas y de esta forma, vislumbrar, cuál es la que más les acomoda y conviene. En esta comuna hace más de una década que no se construye una villa, por lo que nos alegramos que este proyecto vea la luz y además se adicione el componente productivo”, dice el alcalde de San Ignacio, Wilson Olivares. 
Participación
Las características de las viviendas también forman parte de un plan que incorpora la participación de los vecinos. “Hemos solicitado que la cocina sea de dimensiones importantes y así está quedando conformado con unos 15 m2. Hemos participado del diseño y eso se agradece”, afirma Flor Polanco. 
“Este programa tiene asociado mayores recursos, con una participación efectiva de los vecinos en el proceso de diseño. Se les ha consultado cómo quieren que sean sus casas, su entorno, etc., llegando a lugares apartados en los cuales a través de este programa marcaremos una presencia de mucha relevancia, cumpliendo el mandato de la Presidenta Bachelet dirigido a derrotar las desigualdades”, añade la directora regional del Serviu. 
En total, la inversión inicial del Minvu en los pilotos de Habitabilidad Rural  es $964 millones 346 mil, incluyendo al comité “El Progreso”, además de once viviendas en sitio propio a construirse en Ninhue y Ñiquén. 
El llamado a postular en sitio propio será en julio, mientras que para la construcción de villorios y construcción en nuevos terrenos, en septiembre. 

Comentarios