Acuerdo para valor de remolacha y achicoria está “en veremos”

Por: José Luis Montes Fotografía: La Disusión 09:20 PM 2016-06-26

La achicoria y remolacha, son los cultivos de riego más importantes de la zona. Ambos son monopolios industriales, que se caracterizan por la agricultura de contrato, por lo que sus precios son determinantes en competencia de superficie con otros cultivos.

No fue un parto fácil, ya que hasta el final hubo voces disidentes que llamaban a no firmar un acuerdo entre la Asociación de Remolacheros de Ñuble y Iansa, pero finalmente primó la mayoría y se determinó aprobar la última oferta de la industria por US$52,5 condicionado a si se siembra más de 17 mil hectáreas, de lo contrario el valor será de US$50,5. En tanto el tema de la achicoria, que se esperaba quedara zanjado la semana pasada, aún no hay acuerdo, aunque se vislumbra humo blanco para cuando regrese de Europa el negociador de Beneo Orafti, ya que la diferencia entre lo que ofrece la empresa($39.500 por ton.,)  y lo que piden los productores  ($40.000) es ínfima.

Ambos productos son verdaderos puntales de la agricultura local y a pesar que juntos no pasan de las 12 mil hectáreas en la Provincia de Ñuble y de las 20 mil a nivel nacional, son el referente de precios que acomoda la parrilla de los cultivos de riego en la zona. Se trata de dos cultivos exigentes en tierra y en riego tecnificado, que para los agricultores más diestros pueden signficar un muy buen resultado, ya que los precios del contrato se fijan de acuerdo a los rendimientos promedio, pero entre la media y los rindes más altos hay diferencias significativas que se traducen en precio.

Un hecho que vale la pena destacar es que en las negociaciones de las dos industrias con los agricultores, participó el presidente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, Alfredo Wahling, dándole más formalidad al tema  en un gesto que fue apreciado por ambas partes.

Remolacha
Anualmente se están sembrando del orden de 17 mil hectáreas, aunque la industria está preparada para recibir hasta  20 mil, por ello que se condiciona el precio a una superficie. Además de la decisión del agricultor en el tema de la superficie también tiene que ver la variable climática, efecto que jugó en contra de Iansa el año pasado.

De hecho la postura que primaba para esta temporada en los agricultores era que se cancelara US$51,5, pero con una meta de 14 mil hectáreas, y no la que se adoptó finalmente de US $52,5, pero con una superficie sobre 17 mil.

En la actualidad el promedio de los rendimientos está en el borde de las 100 toneladas por hectárea, lo que es todo un logro si se considera que el año 2000 era de 46.400. Pero hay producciones individuales, escasas de por cierto, que logran cosechar sobre las 160 toneladas por hectárea. Un productor bien aplicado puede estar entre las 130 y 140 toneladas.

Hay otros incentivos para motivar a los productores con el cultivo como créditos, asistencia técnica e incluso apoyo a la inversión en riego, por ejemplo, y se han aplicado otros en el pasado como valores en dólares o pesos e incluso se habló de seguro de precios.

Achicoria
La achicoria es relativamente nueva ya que va en su décima temporada como cultivo industrial en el país y su influencia en la zona es aún pequeña, del orden de las 2.800 hectáreas, la mitad de las cuales se ubica en Ñuble (la industria se encuentra en la comuna de Pemuco).

Las negociaciones están en un buen  punto de avance, ya que la última oferta de Beneo Orafti es de $39.500 y la postura de los productores es de $40 mil, por lo que se espera un pronto acuerdo.

El promedio de producción es de 55 toneladas por hectárea y en las negociaciones los productores buscan con este rinde una utilidad equivalente a mil dólares por hectárea. Productores extraordinarios han logrado superar las 80 ton/ha., pero sobre 60 ton/ha ya es considerado un buen negocio por los productores que superan los 60 en el Comité de Achicorieros de Ñuble. 

Comentarios