Bajas expectativas

Por: La Discusión 08:55 AM 2016-06-25

Los resultados del segundo estudio sobre el pulso de la economía en Chillán, elaborado por la Facultad de Ciencias Empresariales de la UBB en colaboración con Corñuble, revelan una marcada incertidumbre a nivel local, que estaría frenando las decisiones de inversión y consumo de bienes durables.


Una de las cifras más reveladoras es que el 82% no tiene intenciones de adquirir una casa nueva en los próximos 12 meses, lo que da cuenta de la preocupación que existe sobre la estabilidad del empleo y los ingresos. Ello, si bien es una realidad que ha asimilado el gremio de la construcción en Ñuble, viene a confirmar el complejo escenario que se avecina para el sector en materia de venta de viviendas, el que ya había sido anticipado por la Cámara Chilena de la Construcción.


De hecho, las cifras disponibles a la fecha sobre la entrega de permisos de edificación en la comuna de Chillán muestran una fuerte caída respecto del año pasado, lo que anticipa un menor dinamismo del sector a partir del último trimestre del presente año. Esto tiene relación, además, con el factor IVA, ya que este impuesto comenzará a aplicarse en plenitud a la compraventa de viviendas nuevas a partir del próximo año.


La encuesta también confirma la negativa percepción respecto del desempeño económico nacional para los próximos 12 meses, dado que un 40% de los consultados estima que la situación será peor, contra un 14% que cree que será mejor.


Ello da cuenta de la desaceleración económica chilena, que viene exhibiendo tasas de crecimiento mediocres, en torno al 2%, las que se mantendrían en 2016 y 2017, según las proyecciones de expertos e instituciones como el Banco Central y el Fondo Monetario Internacional, con algunos ajustes a la baja. A ello se suma un deterioro del empleo, que ha comenzado a resentir los efectos del bajo crecimiento, con un aumento de los desocupados, lo que ha generado preocupación y temor.
Sin embargo, en algunos segmentos de la población también hay optimismo, como en aquellos del grupo etario entre los 18 y los 33 años, así como en quienes tienen estudios superiores, dado que la expectativa de ellos es que los ingresos del hogar debieran subir en los próximos 12 meses.


Para entender esta percepción, es importante tener en consideración no solo las cifras duras sobre crecimiento, desocupación e inversión, sino que también hay que mirar el comportamiento de las empresas y los mensajes que entrega la autoridad y los actores económicos a través de los medios de comunicación, dado que muchas de las decisiones se sustentan en percepciones más que en certezas, y ciertamente lo que escasea actualmente en el país son las certezas.


Para contrarrestar este efecto, resulta esencial que se aborden aquellos factores de incertidumbre que son de carácter interno y respecto de los cuales existe la posibilidad de minimizarlos, como pudieran ser las reformas estructurales mal concebidas y no consensuadas, dado que poco puede hacer Chile para reimpulsar el dinamismo de los mercados de destino de nuestras exportaciones.


En ese sentido, lo que se espera es que las autoridades asuman de una buena vez lo comprometido por la Presidenta Bachelet en su discurso del 21 de mayo, en cuanto a la importancia de recuperar la senda de crecimiento, y por tanto, destraben aquellos temas que están generando incertidumbre. En la medida que se avance en ello, y eventualmente se incrementen los incentivos a la inversión, se podrá recuperar el optimismo perdido.

 

Comentarios