Agro advierte que de mantenerse el déficit hídrico sería catastrófico

Por: José Luis Montes Fotografía: Fernando Villa 10:40 PM 2016-06-24

Agricultores y canalistas de Ñuble llamaron a las autoridades a estar preparadas para una emergencia agrícola, debido a la escasez de precipitaciones que afecta a la zona centro sur del país, que se va agravando desde Chillán hacia el sur. 


También hicieron hincapié en que hay que desburocratizar el trámite para la construcción de grandes, medianas y pequeñas obras de acumulación de agua, ya que la situación lo amerita, pues está en juego la alimentación de los chilenos.


Héctor Jaque, presidente de la Junta de Vigilancia del Río Chillán; Alfredo Wahling, titular de la Asociación de Agricultores de Ñuble; Margarita Letelier, de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble;  Francisco Saldías, de la Junta de Vigilancia del Río Diguillín; Carlos Smith, vicepresidente de los agricultores locales; y Hugo Gebríe, alcalde de San Carlos, citaron ayer a conferencia de prensa para referirse a la gravedad de las irregularidades climáticas de este año y sus eventuales consecuencias.


A lo manifestado por estos representantes de la agricultura, luego se sumó Carlos González Mufdi, presidente de la Federación Nacional de la Carne, afirmando que para los ganaderos la situación actual es muy complicada y que los que no guardaron más pasto del acostumbrado, difícilmente soportarán el año.


Alfredo Wahling y Carlos Smith agregaron que las siembras de secano están sufriendo un doble estrés por falta de agua y por las heladas tempranas de los últimos días. Explicaron que la falta de precipitaciones se expresa en los cultivos en insolubilidad de los fertilizantes que se aplican a las plantas y en la baja reacción de los herbicidas, que requieren de agua para actuar.


Agregaron que de mantenerse la situación y de no caer nieve en agosto, la situación se tornaría catastrófica, ya que además los expertos aseguran que  se presentaría el fenómeno de “La Niña”, que se caracteriza por la falta de precipitaciones. “La situación va a afectar los rendimientos sin duda, aunque no se puede prever en cuánto”, dijo Smith.  Ambos llamaron a desburocratizar el proceso para construir embalses y a acelerar los proyectos existentes, además de La Punilla.


Ríos de Ñuble
Al respecto Margarita Letelier, que destacó como positiva la publicación en el Diario Oficial del último requerimiento para el inicio de las obras de La Punilla, insistió en que hay otras obras en carpeta, como el embalse Zapallar para la zona Laja-Diguillín, y La Esperanza para el río Chillán, entre otros, e hizo un llamado a los parlamentarios de la zona a apurar estas obras. “La situación actual es muy grave, hay una sequía tremenda de Chillán al sur. El río Ñuble trae un caudal más bajo que el de sus peores año en los registros para esta fecha. Incluso los pozos zanja en la zona de Cato  están con un metro de agua, cuando lo habitual es que en estos tiempos estén con 11 a 14 metros”.


Francisco Saldías añadió que el río Diguillín está también con caudales minimizados. “Pero lo más grave es que el Lago Laja está con un déficit de 74% y Endesa sigue sacando agua para generación eléctrica. Aquí estamos con un tema de energía barata versus alimentación. Hay que parar esto”, expresó.


Héctor Jaque agregó que la situación del río Chillán es más complicada que la de otros cauces.  “Es caótico. No entiendo por qué el Estado demora con los embalses. La Esperanza lleva 12 años en estudios. No toman conciencia, si esto sigue así no vamos a tener alimentos”. Agregó el dirigente ante una consulta  que afortunadamente no peligra a futuro el agua potable para Chillán, ya que el uso humano es prioritario sobre otros destinos y porque Essbio cuenta con pozos profundos de emergencia.


En el tema del consumo humano, el alcalde Gebríe aportó un dato importante, como que la localidad de Zemita está siendo abastecida de agua potable a través de camiones aljibe, lo que es inusual para este período. Agregó que la situación que se vive es de una “alerta roja”.


Sobre qué se puede hacer, los dirigentes llamaron a las autoridades a prepararse para lo que puede venir y acelerar las obras de acumulación de agua grandes, medianas y pequeñas. 

Comentarios