Cheerleaders de Chillán buscan reimpulsar la disciplina

Por: Camilo Díaz 08:15 PM 2016-06-24

Entrenaban en plazas de la ciudad, hasta que entrado el mes de marzo les tocó un aguacero que les hizo parar. Tras ello tocaron puertas, y el director del Liceo Narciso Tondreau, Narciso Llanos, les dio la bienvenida para hacer uso del gimnasio y de paso integrar a muchachos del propio establecimiento, siendo de paso una herramienta más para incentivar las matrículas allí.


La agrupación deportiva “Avalanche”, academia “cheer and dance” del Liceo A7 de Chillán busca poder retomar y masificar la práctica de dicha disciplina deportiva, que para el año 2007 tenía a cerca de ocho equipos en la ciudad, de los cuales ahora hay solo uno, salvo ramas implementadas por colegios locales, pero que son más enfocados al “dance” que al “cheer”, sostiene Diego Lépez, profesor de educación física que junto a Henry Acuña, preparador físico, dieron forma a la agrupación que hoy alberga a más de 60 deportistas entre las ramas del “dance”, “cheer” y gimnasia deportiva, con estudiantes de nivel medio, así como universitarios y técnicos, además de profesionales.


Claro está que no bastaba con solo las dependencias del liceo. Es así como para hacerse de implementos, acudieron -repararon y aún reparan- elementos en desuso de hace más de 5 años de Quilamapu, tales como un caballete, cajones de salto, trampolines, colchonetones, barras asimétricas, camas elásticas. “Hay varios aún en malas condiciones, pero reparamos otros y aún nos quedan por reparar varios. Acá también el director Narciso (Llanos) se puso con colchonetas, mientras que en Quilamapu Rodolfo Gazmuri, que está a cargo de ella, nos dio facilidades para rescatar objetos que ya iban ser dados de baja”, agregó Lépez.


Mañana los integrantes del grupo de cheerleaders chillanejo dirán presente en el Spirit Cup Chile 2016, donde “vamos con todas las ganas, con una presentación que debe salir bien, pero también aprovechando que se hará una instrucción con nuevos estilos”, agregó Henry Acuña.

Comentarios