Atribuyen a descrédito de la política participación de 7,4% en Ñuble

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 11:20 PM 2016-06-20

Con una participación promedio de 7,4% en las primeras elecciones primarias que se realizaron en seis comunas de la Provincia de Ñuble, quedó de manifiesto el mayoritario desinterés de la ciudadanía por este proceso que, por un lado, posicionó a algunos postulantes nominados de cara a los comicios de octubre, y por otra parte, puede interpretarse como la antesala de una alta abstención en las municipales.

Como se recordará, en las elecciones de octubre de 2012 la participación en Ñuble promedió el 51,2%, mientras que en Chillán apenas llegó al 40%.

Si bien la cifra de este domingo fue superior al promedio nacional de 5,5%, la participación en Ñuble no alcanzó el 10%, que era el guarismo esperado por los partidos políticos.

Destaca, sin embargo, una participación superior a la esperada en las comunas de Ninhue (25,5%), Coelemu (13,6%) y Yungay (10,3%), que tienen en común una alta ruralidad y una reñida competencia de los postulantes de la Nueva Mayoría.

En Bulnes, la única de las seis comunas en que el conglomerado opositor Chile Vamos realizó primarias, la participación alcanzó un 7,3%, lo que también fue calificado como positivo, pues dejó bien posicionado al nominado gracias a su amplio triunfo. 

En Chillán, en tanto, pese a que la Nueva Mayoría aspiraba a lograr cerca de 6 mil votos, es decir, poco más de un 4%, lo que se consiguió efectivamente en la jornada de ayer, con una participación de 5,8%, la cifra sigue siendo significativamente baja.

Conviene mencionar, sin embargo, que en la capital de Ñuble votaron más personas que en Concepción, Viña del Mar, Florida, San Bernardo, Antofagasta y Valdivia, pero menos que en Los Ángeles, Coquimbo, Valparaíso y Ñuñoa.

Factores
A la hora de evaluar los factores de la baja participación, más allá del frío, la celebración del Día del Padre o las consecuencias de los festejos por el triunfo de la Selección Chilena en el partido del sábado, los expertos coincidieron en que el descrédito de la clase política fue el factor preponderante, a lo que también contribuyó la no obligatoriedad del voto y el tratarse de la primera primaria legal que se realiza en la historia.

Según explicó la experta en marketing político, Paulina Pinchart,  “hay que pensar que, en general, en Chile la ciudadanía no tiene cultura de primarias, no saben que éstas son el paso previo, por lo tanto, no es algo común, como lo que ocurre en Estados Unidos, por ejemplo”, y planteó que “para que esto se instale faltan décadas”.

De igual forma, manifestó que “si le sumamos el desencanto con la política y el voto voluntario, se obtiene una mayor abstención”.

Por su parte, el encargado del Observatorio de Opinión Ciudadana del Programa de Políticas Públicas de la UBB, Álvaro Acuña, reconoció que la baja participación “era esperable”. El profesional sostuvo que es un fenómeno “que se viene dando hace rato y que se profundizó con la ley de voto voluntario”.

Acuña postuló que “la baja se da por el desencanto con la política, con las malas prácticas y porque la gente cree que no va a pasar nada con los cambios de alcalde, aunque sabemos que si hay un alcalde determinado pueden ocurrir cambios”.

“A esto hay que sumar que se trata de primarias de una sola coalición, lo que representa menos del 5% del padrón, y no debemos olvidar que los partidos políticos son las instituciones peor evaluadas por la ciudadanía”, agregó Acuña.

El experto subrayó que “no es excusa lo del frío, lo del Día del Padre o el partido de Chile, eso es muy básico”, y anticipó que en los próximos comicios de octubre el número de personas que participará también será bastante bajo.

“Los que fueron a votar hoy (ayer) son personas disciplinadas, ordenadas, y son los mismos que irán a votar en octubre, por lo que yo creo que el candidato ganador queda bastante bien posicionado”, concluyó Acuña.

Solución
Para Pinchart, en tanto, “la solución de esta abstención no pasa por volver al voto obligatorio, la solución pasa por reencantar a la gente y esto pasa por hacer una limpieza total, de la corrupción, lo mejor es que la olla se destape totalmente y que caigan todos los que tienen que caer, que se haga la justicia que se debe, y de ahí se podría construir una nueva clase política”.

La experta planteó que “la participación se va a dar toda vez que los políticos conquisten a la gente y eso pasa por recuperar la confianza y volver a creer en los políticos, y para eso debe haber coherencia, porque hoy nos encontramos con que hay una incoherencia entre el discurso y el hacer del político, y ocurre porque creen que el ciudadano es usable, que yo acudo a ellos cuando los necesito, pero una vez electo, hago lo que a mí me conviene y me desempeño una vez electo en base a mi agenda y no lo que representa el bien común”.

Comentarios