[Editorial] Más embalses para Ñuble

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 10:45 AM 2016-06-16

Este lunes, la Contraloría General de la República tomó razón del Decreto Supremo que adjudica la concesión de la construcción y operación del embalse La Punilla, en San Fabián, a la empresa Astaldi Concessioni S.R.L., de capitales italianos, que fue la única que presentó una propuesta en el llamado a licitación internacional realizado por el MOP.

De esta forma, queda la vía libre para que el mencionado decreto se publique en el Diario Oficial y la empresa pueda comenzar con la confección de los estudios de ingeniería de detalle, y posteriormente, con la ejecución de las obras.

La construcción del embalse La Punilla es un anhelo largamente esperado por los regantes del río Ñuble, que permitirá dar seguridad de riego a más de 70 mil hectáreas en comunas como San Carlos, Chillán, Ñiquén, San Nicolás y Coihueco. 

Se trata de la mayor inversión pública que se desarrollará en Ñuble y el mayor proyecto de riego de la actual administración en el país, por lo que su adjudicación es una muy buena noticia para Ñuble, que viene a fortalecer su posición frente al desafío de ser potencia agroalimentaria.
Se estima que esta obra estará operativa en la próxima década y que gracias a las mejores condiciones de riego que brindará a los agricultores del valle del Ñuble, factibilizará la reconversión de cultivos tradicionales de menor rentabilidad, por otros orientados a la exportación, que generarán mayores retornos para los productores. 
Lo anterior permitirá, de la mano de fuertes inversiones en tecnificación del riego (goteo, cinta y aspersión) la conversión de cultivos, reduciendo la superficie de aquellos más tradicionales y menos rentables, como praderas y forrajes, así como de algunos cereales; y por otro lado, elevando la superficie de otros más rentables, como los frutales, los semilleros y las hortalizas.

Según el estudio “Evaluación agroeconómica del sector de influencia de riego del embalse Punilla”, elaborado en 2009 por MdeA Consultores Ltda. por encargo de la Dirección de Obras Hidráulicas del MOP, para la elaboración del proyecto de embalse, se prevé que uno de los principales cambios que se observarán en la zona de influencia del embalse La Punilla será el incremento en un 259% de la superficie de frutales y vides, que pasarán de las 3.648 hectáreas que existen actualmente, a unas 13.112.

Dicha reconversión se traducirá no solo en mayores ingresos, sino que también en más y mejores empleos en el sector frutícola y en un impulso económico notable para el desarrollo de la futura región, por sus implicancias en otros sectores, como el transporte, el comercio y la industria, entre otros.
Sin embargo, para que Ñuble pueda convertirse en un actor verdaderamente relevante en la industria agroalimentaria mundial se necesitan más esfuerzos, como por ejemplo, la construcción de más embalses.

En ese sentido, actualmente están en carpeta siete proyectos de embalse en la Provincia de Ñuble: Lonquén, Niblinto o El Kaiser, Chillán (ex La Esperanza), Zapallar, Changaral, Quilmo y Ránquil, que se encuentran en distintas etapas de estudios y priorización por parte del Gobierno, destacando el importante avance que exhibe el Zapallar.

Es de esperar que las autoridades le impriman mayor celeridad a este proceso, considerando lo que tardó La Punilla en concretarse y en los amplios beneficios económicos que darán sustento a la futura región.

 

Comentarios