Aprueban adjudicación de embalse La Punilla a italiana Astaldi

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 10:05 PM 2016-06-15

Se prevé que la construcción se inicie a fines de 2018 o comienzos de 2019

Ahora la empresa concesionaria debe realizar los estudios de ingeniería, que demorarán 2 años

El pasado 13 de junio la Contraloría General de la República tomó razón del Decreto Supremo que adjudica la concesión para la construcción y operación del embalse La Punilla a la empresa italiana Astaldi Concessioni S.R.L. Agencia en Chile, según confirmó este miércoles el seremi de Obras Públicas, René Carvajal.

De esta forma, según explicó Carvajal, solo falta la publicación del decreto en el Diario Oficial para que la empresa pueda comenzar a trabajar en el proyecto, donde la primera etapa consiste en la elaboración de los estudios de ingeniería de detalle.

“Estos proyectos se licitan con un pre proyecto, no con un proyecto afinado. Entonces, la empresa tiene que desarrollar primero los estudios respectivos, que deben ser aprobados por el Ministerio de Obras Públicas, para después iniciar la construcción. Nosotros tenemos una inspección permanente”, precisó el seremi.

La autoridad se mostró satisfecha con el avance mostrado: “Estamos muy contentos, pues se trata de uno de los proyectos más importantes de la región, de muy larga data, era un anhelo largamente esperado por los regantes del río Ñuble, en que ya parecía el cuento del lobo”. 

En ese sentido, recordó que este proyecto es un compromiso presidencial “que fue explicitado por la Presidenta Bachelet en su primer discurso ante el Congreso, el 21 de mayo de 2014”.

Subrayó la alta complejidad de este proyecto, pues plantea por primera vez una concesión de un embalse multipropósito (incluye la generación hidroeléctrica) en el país bajo la Ley de Concesiones.

Carvajal destacó, además, que La Punilla habilitará más de 70 mil hectáreas del valle del Ñuble para el riego, lo que contribuirá, según dijo, al desarrollo del rubro agroalimentario en la región, “y también hay que decir que este proyecto no solo favorecerá el riego, sino que también la generación eléctrica, y su construcción tendrá un importante impacto económico en la zona, con una fuerte demanda por mano de obra”.

El proceso
Como se recordará, el pasado 17 de diciembre Astaldi fue la única firma que presentó una oferta para adjudicarse el contrato de concesión para la construcción y operación del embalse. 

En cuanto a la oferta técnica, ésta cumplió con los requisitos establecidos en las bases de licitación, en tanto, el 14 de enero pasado se conoció la oferta económica, que corresponde al tramo C definido por el MOP, es decir, un plazo de concesión de 45 años, así como la del subsidio estatal máximo considerado, esto es, 231 millones de dólares, lo que corresponde a un 46% del valor total del proyecto, que bordeará los 500 millones de dólares.

Tras conocerse este resultado, los pasos siguientes fueron la comunicación formal al titular del MOP, Alberto Undurraga, al oferente y luego redactar el Decreto Supremo, documento que fue aprobado por Hacienda, firmado por la Presidenta Michelle Bachelet, y aprobado por Contraloría.

En cuanto a los próximos pasos, se prevé que la realización de los estudios y posterior aprobación pueda tardar unos dos años, por lo que de acuerdo al cronograma, “el inicio de faenas está previsto para fines de 2018 o principios de 2019, no antes”, adelantó Carvajal.

El plazo de construcción es de ocho años.

Al respecto, el diputado Jorge Sabag, quien ha seguido la evolución de este proyecto desde muy cerca, dijo estar más tranquilo con la noticia y afirmó que “pensé que esta etapa podía ser más larga, pero salió bastante rápido de Contraloría. Recordemos que entró a Contraloría en mayo pasado”.

El parlamentario fue enfático al afirmar que “esto es una muy buena noticia, pues el embalse Punilla es una obra que le da sentido a la creación de la Región de Ñuble”, ya que potenciará un rubro relevante de la economía local, como el agrícola, y factibilizará la inversión en sistemas de riego eficiente y en la reconversión de cultivos menos rentables por otros orientados a la exportación.

El proyecto
El embalse La Punilla tendrá una capacidad de almacenamiento de 600 millones de metros cúbicos de agua, para lo cual se inundarán cerca de 1.700 hectáreas.

El muro de la presa tendrá 136,5 metros de altura y se ubicará 30 kilómetros aguas arriba de la localidad de San Fabián.

El futuro embalse permitirá mejorar la seguridad de riego de las actuales 60 mil hectáreas cultivadas por los usuarios que integran la Junta de Vigilancia del Río Ñuble y la incorporación de 10 mil nuevas hectáreas, para posibilitar el riego a un total de unas 70 mil hectáreas con un 85% de seguridad de riego. El área beneficiada por el proyecto de riego abarca las comunas de San Carlos, Chillán, Ñiquén, San Nicolás y Coihueco.

Además, el proyecto supone la construcción de una central hidroeléctrica que aprovechará el agua embalsada para su operación. Es, precisamente, la venta de la energía que genere la central, que tendrá una potencia de generación estimada en 90 MW, la que permitirá a la concesionaria recuperar buena parte de la inversión.

Según el MOP, la central hidroeléctrica aportará potencialmente 470 GWH anuales al Sistema Interconectado Central (SIC), equivalentes al consumo de 244 mil hogares.

De esta forma, se transformaría en la segunda mayor hidroeléctrica de la Provincia, después de la central de pasada Ñuble, que tendrá una potencia de 136 MW, y cuyas obras comenzaron en octubre de 2013.

Comentarios