La valiosa Pinacoteca del Liceo Narciso Tondreau abre sus puertas

Por: Carolina Marcos Fotografía: Fernando Villa 11:05 PM 2016-06-12

Más de un siglo de vida tiene el Liceo Narciso Tondreau, cuna de grandes escritores, pintores y hombres públicos nacionales que han escrito un capítulo en la historia de Chile. Dentro de sus instalaciones, sin embargo, no solo se resguardan los recuerdos de 163 años de vida, sino también obras de arte que, como el establecimiento, ya cumplieron más de un siglo de historia. 
El director del liceo, Narciso Llanos, cuenta que el plantel desea levantar un plan estratégico para resguardar las obras que llegaron hace más de un siglo al espacio gracias a las gestiones de un ex alumno. “Se trata de Federico Puga Borne, quien fue ministro de José Manuel Balmaceda. Él propició la donación de obras de arte, las que se sumaron a otras que donaron otros ex alumnos, como Gumercindo Oyarzo. En el libro se establece, además, que Tanagra nació en el liceo”, explica. 
Entre los tesoros del liceo se encuentra el denominado “Libro de Oro”, el que ha sido firmado por personajes ilustres que alguna vez visitaron las instalaciones. Entre sus páginas cuentan rúbricas de Pablo Neruda, Delia del Carril, Gabriela Mistral, Marta Brunet, y el prólogo de Narciso Tondreau, quien lo abrió en 1935. “En este libro se recuerdan a otros ex alumnos como Walterio Millar, Armando Lira, Tomás Lago y Alfonso Lagos, ex propietario de LA DISCUSIÓN”, puntualiza. 
Piezas de Arte
Actualmente, son ocho los cuadros que mantiene el Liceo Narciso Tondreau en sus instalaciones. Muchos de ellos fueron pintados en el siglo 19 por maestros de la plástica. Existe un pequeño manual con la reseña de las piezas, elaborado por la ex directora Blanca Manríquez en la década de los setenta. El recorrido comienza por la oficina de la Dirección, en donde se encuentra un trabajo de Jorge Chávez denominado “Tema de Dichato”, sin fecha de elaboración. Chávez también era ex alumno del liceo e integrante de Tanagra cuando donó el cuadro al liceo. 
Un poco más allá se encuentra una obra de Gumercindo Oyarzo denominada “Mercado de Chillán”. La pieza fue pintada en 1951. Entre las obras que depositó en el Liceo Puga Borne, se encuentra una de gran formato llamada “La muerte de Lautaro”, pintada por José Mercedes Ortega nada menos que en 1886. “La mantenemos en la oficina de Secretaría a la espera de una pronta restauración”, dice Narciso Llanos (también ex alumno) mirando con detención la pintura. 
En otras instalaciones se encuentra un óleo denominado “El minero” y que fue pintado a fines del siglo 19 por Pascual Ortega, un artista napolitano que llegó a Chile para dirigir la naciente Academia de Pintura. 
En 1896 fue pintada “La mandolineta”, un óleo de Cosme San Martín que ya se encontraba en el liceo cuando ocurrió el terremoto de 1939, sufriendo cuantiosos daños. Esa pintura fue restaurada por las autoridades de la época. 
“Las princesas del bosque” es otro de los cuadros que cuelgan de las paredes del establecimiento. Pertenece a Pedro León Carmona y fue pintada en 1877. En la biblioteca del establecimiento se encuentra un cuadro de Jorge Fuentes de la Cruz, quien nació en 1933. Su trabajo se denomina “Desnudo” y fue una donación que realizó el pintor, también egresado del Narciso Tondreau. 
“Si uno se detiene a mirar la historia del liceo, se encuentra con muchas sorpresas. El Liceo de Hombres de la época marcó la historia de la ciudad a través de sus egresados y de las cosas que ocurrieron dentro, como la fundación de Tanagra”, precisa el director.  
“Nosotros queremos propiciar un proyecto que nos permita, primero, resguardar el ‘Libro de Oro’ que inauguró el propio Narciso Tondreau, además de dar un respiro a las obras, porque el tiempo ha pasado por ellas. Este es un patrimonio que le pertenece al Liceo Narciso Tondreau y a la ciudad, por lo mismo, nosotros abrimos nuestras puertas para la celebración del Día del Patrimonio, buscando que los chillanejos revaloren la historia que encierra este tradicional establecimiento”, enfatiza. 

Comentarios