Casino de Chillán sería adjudicado dentro de los próximos 30 días

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 10:45 PM 2016-06-11

Para la primera quincena de julio se prevé que el Consejo Resolutivo de la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) se convoque y resuelva la adjudicación de la licencia de operación de un casino en Chillán.
Ello, considerando que la justicia podría tardar unos 15 días en dictar el cúmplase de la sentencia conocida el jueves, en que la Corte Suprema rechazó el recurso de protección interpuesto por uno de los competidores en el proceso, el consorcio Boldt-Peralada, impugnando la votación desfavorable del Consejo Regional para su proyecto.
En tanto, Marina del Sol, el otro competidor, está a la expectativa de la que debe ocurrir en los próximos días, ya que una vez dictado el cúmplase del fallo y luego que la SCJ remita nuevamente los antecedentes al Consejo Resolutivo, el órgano colegiado tendrá solo 12 días de plazo reglamentario para pronunciarse sobre las propuestas, en base a los criterios señalados en la ley, y adjudique la licencia.
Es decir, en dos semanas más, cuando la Corte de Apelaciones de Concepción haya recibido la sentencia de la Suprema y dicte el cúmplase, se notificará a la SCJ, y ésta, a su vez, tendrá que enviar la evaluación técnica de las dos propuestas más el informe con el pronunciamiento de los entes estatales consultados: la Municipalidad de Chillán, el Ministerio del Interior, el Sernatur y el Gobierno Regional. Este último, como se recordará, se pronunció favorablemente solo por el proyecto de Marina del Sol, lo que le da a esta sociedad 300 puntos de ventaja sobre Boldt-Peralada. Los otros tres organismos otorgaron igual puntuación a ambos proyectos.
Fue precisamente esta diferencia en el pronunciamiento del CORE  lo que gatilló la judicialización del proceso, con la presentación de tres recursos de protección consecutivos por parte del consorcio argentino-español (en julio de 2014, en junio de 2015 y en diciembre de 2015), acogiéndose los dos primeros, obligando a repetir la votación, y rechazándose el último, poniendo fin al debate sobre el actuar del CORE.
Respecto de la evaluación técnica confeccionada por la SCJ, que aporta un máximo de 1.300 puntos, no se conoce el resultado, puesto que  esa información se mantendrá en reserva hasta el fin del proceso. Sin embargo, se estima que Marina del Sol tendría una leve ventaja no superior a los 100 puntos sobre Boldt-Peralada.
A la SCJ le correspondió evaluar las “cualidades del proyecto y su plan de operación”, criterio que se desagrega en seis factores: el monto de la inversión total del proyecto, los efectos económicos sociales; el incremento de la oferta turística; la ubicación, diseño y calidad de las instalaciones; la relación con el entorno; y la conexión con los servicios y vías públicas de los proyectos.
Consejo resolutivo
Luego de dictado el cúmplase, en la segunda quincena de junio, la SCJ enviará los antecedentes mencionados al Consejo Resolutivo a fines del presente mes. Y a contar de los primeros días de julio, el Consejo Resolutivo, habiendo recibido la proposición del superintendente respecto de cada uno de los proyectos postulantes, tendrá 12 días de plazo legal para adjudicar.
Y se habla de 12 días porque el 25 de agosto del año pasado, cuando el Consejo sesionó y determinó postergar la decisión sobre la adjudicación debido al recurso de protección pendiente que existía en la Corte de Apelaciones de Concepción, ya habían corrido 18 de los 30 días del plazo legal señalado en el artículo 15 del Decreto Supremo 329, que constituye el Reglamento del Consejo Resolutivo.
El Consejo está compuesto por el subsecretario de Hacienda, Alejandro Micco, quien lo preside; el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes; la subsecretaria de Turismo, Javiera Montes; el titular de la Superintendencia de Valores y Seguros, Carlos Pavez; el intendente de la Región del Bío Bío, Rodrigo Díaz; y dos consejeros nombrados por la Presidenta Bachelet: el ex ministro Eduardo Aninat y el abogado Miguel Zamora. En tanto, el superintendente de Casinos, Daniel García, debe actuar como secretario ejecutivo y relator del Consejo, así como de ministro de fe respecto de sus acuerdos.
Después de conocido el nombre del proyecto elegido, la empresa ganadora tendrá un plazo de dos años para construir el casino de juegos, excluyendo el hotel
Impuesto al Municipio
Uno de los impactos económicos de los casinos lo constituye el impuesto específico al juego que deben pagar los casinos al municipio de la comuna donde se emplazan y al Gobierno Regional respectivo.
Se trata de un 10% de los ingresos brutos del juego después de IVA para el municipio e igual tributo para el Gobierno Regional.
Marina del Sol proyecta un aporte de 1.000 millones de pesos anuales al municipio de Chillán por este concepto. Esto significa que la sociedad apuesta por generar ingresos brutos del juego del orden de los 12.400 millones de pesos anuales en Chillán, cifra similar a la que genera el casino de Punta Arenas  y superior a la de casinos como Talca y Valdivia.
Es este aporte al municipio lo que ha generado grandes expectativas entre las autoridades locales, puesto que según establece la ley, los recursos no se pueden destinar a remuneraciones o programas y menos a cubrir déficit, sino que deben ser ocupados en proyectos de inversión en la comuna, como obras públicas.
Para tener una idea de lo que significa, con esos recursos se podrían construir dos puentes como el de Isabel Riquelme cada año.
Los proyectos
El proyecto de Boldt Peralada se emplazaría en la Panamericana Norte, a metros de la Universidad Pedro de Valdivia, y representaría una inversión de $54,1 millones de dólares y generaría  un total de 346 puestos de trabajo. Ofrece un casino de juego con 400 máquinas de azar, 20 mesas de juego y 60 posiciones de bingo. El proyecto integral incluye un hotel 5 estrellas, restaurantes, bares, cafeterías, sala de eventos, discoteca, spa, gimnasio, piscinas, centro de negocios, centro deportivo, anfiteatro, centro de información turística, centro de artesanía, zona de juegos infantiles, parques urbanos, museo, galería de arte, sala audiovisual, salón musical, biblioteca y observatorio, entre otros.
Ricardo Abdala, representante legal de la firma Chillán Casino Resort, creada por la sociedad argentino-española, destacó la experiencia internacional de la matriz. “Es una inversión de dos grupos extranjeros con más de 30 años de experiencia, con presencia en cinco países, 14 casinos, cancha de golf, cinco hoteles operados todos ellos directamente. Posee, además, una gran trayectoria en turismo y espectáculos y sirva como ejemplo el festival internacional de música que organiza desde hace ya 28 ediciones en el Casino Castillo de Peralada (al norte de Barcelona) siendo un referente cultural en toda Europa”.
La inversión de Marina del Sol, que se ubicaría en la Panamericana Norte, frente al peaje, ascendería a la suma de $56,3 millones de dólares, mientras que la fuente laboral que ofrecería sería de un total de 575 empleos. El proyecto habla de un casino con 450 máquinas de azar, 20 mesas de juego y una sala de bingo con 68 asientos, un área de espectáculos y establecimientos de hotelería. Un centro de convenciones para 1.600 personas y un hotel de 5 estrellas con 100 habitaciones. También crearán cinco parques con una superficie de 26 mil metros cuadrados y se pretende crear una galería de arte, un museo, y una laguna artificial.
Según Juan Ignacio Ugarte, “Marina del Sol paga los mejores salarios de la industria y otorga los mejores beneficios”. Respecto de la generación de negocios relacionados, el ejecutivo explicó que “tratamos de que toda la operación de los espacios más importantes queden bajo nuestra administración, al igual que la seguridad, atributo principal de nuestros recintos. Externalizamos a otras empresas el servicio de aseo, transporte de personal, buses de acercamiento para clientes, servicio de taxis, lavandería y operación turística”..
Adjudicación
De concretarse finalmente la adjudicación, se estima que pasarán entre 14 y 24 meses hasta que Chillán cuente con un casino.
Nicolás Imschenetzky, presidente de Marina del Sol, apostó por 14 meses como plazo máximo para tener listo el recinto, sin considerar el hotel.
Al respecto, Ugarte explicó que “es un plazo muy exigente, pero hemos avanzado mucho en el proceso constructivo para usar muchas piezas que llegan y se montan. Ese plazo parte del supuesto de que todos los permisos y aprobaciones previas se lograrán muy rápido, por lo importante que es para la región este proyecto”, y recordó que el casino de Talcahuano fue construido en 15 meses.

Comentarios