Con rendimiento récord la achicoria celebra su décima temporada

Por: José Luis Montes Fotografía: La Discusión 10:10 PM 2016-06-11

Culminó la temporada de cosecha de achicoria 2015-16 y hay satisfacción en Beneo Orafti, según expresó el gerente agronómico Peter Guhl, ya que se logró aumentar el promedio de rendimiento a las 55,1 toneladas por hectárea, que es el mejor logro en los 10 años desde que se inició en Chile este cultivo industrial, en la temporada 2005-06.

 El rubro se ha impuesto en la zona, a pesar que en su corta vida, donde ha tenido que soportar  climas inusuales, con primaveras secas e inviernos con lluvias concentradas, además de una de las sequías más acentuadas de los últimos 50 años.

Junto con el fin de temporada se trabaja contra el tiempo en la negociación de los valores para la temporada entrante, donde se espera lograr un acuerdo la próxima semana, a pesar que las posiciones entre  los agricultores y la industria aún muestran fuertes diferencias.

 Mientras los productores organizados, este año representados por Alfredo Wahling y Luis Bocaz -en el caso de Ñuble- están pidiendo $45.750 por tonelada, la última oferta de la firma es de $39.500, y el argumento de los ejecutivos de la industria es que los costos del cultivo han disminuido.

El apuro por terminar la negociación es que la plana mayor agronómica debe partir a una gira que abarcará Alemania, Bélgica, Holanda y Gran Bretaña, para analizar en forma especial temas técnicos relacionados con malezas en el cultivo.

Para el miércoles a las 10.30 AM se ha organizado una reunión de los productores para analizar la oferta de la industria, donde se espera acercar las posturas. En los negociadores se ve mejor disposición que la que se apreció el año pasado, en que se finalizó sin acuerdo.

Según explicó Peter Guhl, para la negociación se usan aspectos objetivos como tabla de costos, IPC, cambio del dólar y valor de mano de obra, entre otras variables. De acuerdo a los cálculos de Beneo Orafti, el costo del cultivo equivale a 36 toneladas de achicoria por hectárea -a las que si se quiere hacer el cálculo con arriendo se agregan otras 7,2- y dependiendo del rendimiento el negocio se hace más o menos interesante. 

Guhl agrega que esta temporada hubo un  solo caso de productor con 74 toneladas. Hay un 20% de achicorieros más avezados que se mueven entre las 60 y 65 toneladas, en tanto que  el promedio es 55,1.  Para esta temporada se espera mantener una superficie de 2.800 hectáreas contratadas y para la temporada siguiente aumentar a 3 mil.

Respecto a cultivos propios, de la empresa, Guhl comentó que están trabajando con 56 hectáreas de achicoria, lo que les permite llevar un pulso real de los costos del cultivo. No descarta que a futuro se pueda ampliar la superficie de cultivo propio, dependiendo del interés que muestren los productores por cumplir con las metas de la planta industrial.

Además de contar con un precio prefijado antes de la siembra, existen otras ventajas en esta agricultura de contrato, como línea de crédito conveniente, además de siembra gratis y cosecha y transporte con valores fijos.

65 productores de Ñuble

En este rubro en la actualidad trabajan 115 productores, de los cuales 65 corresponden a Ñuble. Guhl agrega que los estudios indican que el cultivo, además de requerir suelos sin piedras y profundos, ha dado mejores resultados utilizando riego tecnificado de pivote o carrete.

Consultado uno de los dirigentes de Ñuble, Luis Bocaz, sobre su opinión de la negociación de este año, comentó que no habrá pronunciamientos hasta la asamblea del miércoles.

Una de las novedades de la temporada venidera, según informa Peter Guhl, será que toda la superficie contratada será monitoreada vía satélite, en una marcha hacia la agricultura de precisión. Esta tecnología permite a través de filtros especiales, determinar el desarrollo de los cultivos, la humedad del suelo, las deficiencias de abono en lugares específicos de los potreros y otra información, que permite mejor utilización de todos los recursos.

La última gran inversión en la parte industrial fue en la caldera del complejo industrial, lo que dejó a la planta habilitada para crecer en superficie de cultivo si se requiere.

Inulina

Respecto a la competencia en la producción de inulina y oligofructosa -fibra alimentaria que se adiciona a ciertos productos para darles propiedades saludables, como una mejor digestión, calcificación de los huesos y reemplazante de azúcar, pero sin calorías- el ejecutivo comentó que el tema se ha estabilizado en el mundo y que Beneo Orafti continua liderando. 

En el aspecto industrial están buscando nuevas propiedades saludables en formulaciones del producto final. También dijo que hay posibilidades de que se reprocese material de las plantas de Europa, en la zona.

Guhl comenta que uno de los valores agregados de la inulina de Beneo Orafti es que la firma cumple con estándares medioambientales, laborales, más alla de las exigencias locales. La firma garantiza además  que no utiliza material genéticamente modificado, que sus productos son trazados y procesados con medidas de alta seguridad alimentaria. Entre las novedades en este aspecto se está implementando un sistema de medición de posibles trazas en las aguas que se utilizan en los procesos.

En este mismo sentido, se están adaptando cosechadoras que actúen con más profundidad de acción, a fin de evitar el rebrote, que es uno de los problemas que se ha detectado en este rubro, que utiliza una profundidad de suelo poco habitual en los cultivos anuales.

Comentarios