Preparan completo estudio sobre comportamiento del volcán Chillán

Por: Jorge Chávez Fotografía: La Discusión 10:40 PM 2016-06-08

Poco más de cinco meses en estado de Alerta Amarilla lleva el Complejo Volcánico Nevados de Chillán, tiempo en el que el fenómeno natural ha sumado más de una docena de pulsos eruptivos de diferente intensidad y tiempo de duración, los que ha causado expectación y alarma en la población ñublensina ante la posibilidad de que se genere una erupción mayor.


Las comunas de la provincia vecinas al macizo, como San Fabián de Alico, Coihueco y Pinto, desde inicios del año pasado comenzaron a construir sus planes de riesgo volcánico luego de que a mediados del año 2014 el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) hizo público los mapas de influencia volcánica correspondiente a los macizos de la Región del Bío Bío. En esa oportunidad se ubicó al complejo volcánico Nevados de Chillán como uno de los más peligrosos del país, y recién hace un mes los protocolos de acción ante emergencias fueron terminados.


La calificación del macizo ñublensino que hizo en su momento la repartición pública, que lo ubicó entre los siete más peligrosos del país, sumado al inestable comportamiento que desde finales del 2015 viene registrando el Observatorio Volcanológico de los Andes del Sur (Ovdas) del Sernageomin, hizo que las comunas ñublensinas aledañas al Nevados de Chillán entendieran la real importancia de contar con los documentos de planificación lo antes posible.


En la Octava Región solo Antuco, en la Provincia del Bío Bío, contaba con un plan de riesgo volcánico con medidas y acciones estandarizadas sobre la labor que le corresponderá a los diferentes actores sociales durante una emergencia.


Pese a que en la región las ciudades colindantes con el complejo volcánico Nevados de Chillán están saldando sus deudas respecto a la prevención, el Sernageomin está  impulsando la realización de un acabado estudio del macizo local, el que permitirá conocer en detalle su comportamiento y al mismo tiempo se sabrá qué externalidades provocaría si éste completa su ciclo actual con una erupción mayor.


Trabajo en marcha
El jefe de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica del Sernageomin, Luis Lara, explicó que el organismo que lidera tiene en carpeta el proyecto “Estudio amplio del ciclo del riesgo volcánico, sector cordillerano Provincia de Ñuble y Bío Bío”, con el que se busca conseguir información exhaustiva y relevante que por ahora no se puede tener acceso con el trabajo que se realiza.


“Aparte de hacer estudios de mayor detalle respecto de los procesos volcánicos y de la amenaza volcánica en términos más concretos, con este trabajo se pretende hacer un estudio detallado de la vulnerabilidad física y social, de la percepción del riesgo de la población en cada uno de estos sectores que están cercanos al complejo volcánico”, indicó a LA DISCUSIÓN.


Luis Lara precisó que con los datos que revele el estudio, se podrá integrar todo en un análisis de riesgo sistemático con el objetivo de elaborar estrategias de mitigación, como obras de infraestructura públicas, planes de emergencia y otras que solo pueden ser definidas o dimensionadas con información de mayor exactitud.


“Con este estudio pretendemos que la Región del Bío Bío sea la primera a nivel nacional que cuente con información de esta naturaleza en este nivel de detalle y con este concepto de integración de todos los componentes del riesgo, de manera que el resultado sea mucho más práctico de utilizar por parte de las autoridades de la región y de las comunas”, sostuvo.


El funcionario explicó que con el trabajo científico las tres comunas de Ñuble vecinas al complejo Nevados de Chillán podrán complementar y mejorar sus planes de riesgo volcánico que recientemente concluyeron.


“Este estudio les va a permitir actualizar los planes con mucho mayor detalle de información que cuando los elaboraron; es cierto que los planes de riesgo que han preparado tienen la mayor aproximación a los problemas que han podido tener en las condiciones actuales en este minuto, pero cuando se los examina nos podremos dar cuenta que es posible definir esquemas de respuesta a las emergencias con mucho más detalle si es que hubiera la información necesaria más precisa, y eso es lo que un estudio como éste pretende hacer”, aclaró.


Presupuesto
El pasado viernes el jefe de la Red Nacional de Vigilancia Volcánica, Luis Lara, expuso el proyecto científico ante el Consejo Regional del Bío Bío con la finalidad de divulgar algunos alcances del trabajo técnico que se viene planificando y al mismo tiempo solicitar su financiamiento.


Son aproximadamente $950 millones los que se necesitan para hacer realidad el completo estudio, el cual se aplicaría en un tiempo de dos años.


“Considerando todas las necesidades a nivel nacional, es muy difícil hacer a corto plazo estudios con mucho detalle como pretendemos hacer en el Bío Bío, entonces la mejor manera de avanzar más rápido es buscar recursos adicionales para ampliar nuestra capacidad,  como contratar otros profesionales”, explicó.


Peligrosidad
Tania Concha, presidenta de la  Comisión de Desarrollo Territorial Planificación y Transporte del Consejo Regional, grupo de trabajo que acogió la presentación del Sernageomin, admitió que este es un tema especialmente sensible para la región, por lo que recalcó que se debe trabajar con tiempo.


“Se ve una gran capacidad de disposición técnica con los profesionales de Sernageomin. Este proyecto nos dará herramientas para saber en qué actividad está cada volcán, lo que permita el análisis correcto y anteponerse a desastres naturales además de saber cómo debería actuar la población”, comentó.


El secretario regional del Ministerio de Minería, Lautaro Benítez, argumentó que recurrieron al Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) porque en el Servicio de Geología y Minería se necesita recursos financieros y humanos para gestionar este proyecto que, de por sí, tardaría años concretarlo con recursos propios.


La gobernadora de la Provincia de Ñuble, Lorena Vera, recalcó que el estudio analizará un gran número de variables técnicas y sociales, lo que permitirá realizar una gestión del riesgo volcánico que brinde mayor seguridad a las comunas ñublensinas.


“Este proyecto no solo está enfocado en utilizar mayores herramientas, sino que también tiene que ver con mezclar la realidad del lugar, la información técnica que maneja Sernageomin, aspectos socioculturales de cada sector y sus vulnerabilidades en diferentes aspectos. Esto nos ayudará a contar con las herramientas adecuadas para cuando nos veamos en la necesidad de enfrentar una emergencia”, enfatizó la autoridad provincial.

Comentarios