Empresariado local reconoce postergación de inversiones

Por: Roberto Fernández Fotografía: La Discusión 10:10 PM 2016-06-07

El empresario maderero Alejandro Bocaz tiene un ambicioso proyecto en carpeta, que consiste en el traslado de la planta de Aserradero San Joaquín, ubicada en la Avenida O’Higgins, en Chillán Viejo, a un predio del sector Lajuelas, en la misma comuna. 


“Sin embargo, ese proyecto está frenado, porque hay demasiada incertidumbre, y lejos de generar los incentivos para la inversión, vemos obstáculos. Primero, la reforma tributaria hizo más compleja la tributación; segundo, la reforma laboral, que no se sabe qué va a pasar, pero a la luz de lo que salió del Congreso, hacía más rígidas las relaciones, imponiéndole a los empresarios negociar solo con los sindicatos, lo que a mí me parece un error, puesto que la legislación actual ya es pro-trabajador, entonces no sé qué más quieren. A eso se agrega lo que ocurre con el PDA en Chillán, en que nos prohíben funcionar en días de emergencia con un sistema predictivo que no funciona adecuadamente, un modelo que está mal diseñado; y ahora con una nueva Constitución en que no sabemos si se van a respetar algunos aspectos fundamentales, como la propiedad privada, por ejemplo”, manifestó el empresario chillanejo.


Este diagnóstico es compartido por distintos rubros económicos de Ñuble: el comercio, la industria, el sector agropecuario y la construcción dan cuenta del mismo fenómeno y los respectivos gremios han explicitado su preocupación por el escenario poco favorable para realizar inversiones en la zona.


Si bien no existe una cuantificación de los volúmenes de inversión involucrados, sí existe un planteamiento generalizado entre los gremios empresariales.


En ese contexto, el sector público y la energía asoman como los rubros en que el ritmo de inversión exhibe cifras positivas en Ñuble.


Comercio e industria
Alejandro Lama, presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Turismo y Servicios de Chillán, expuso que “el comercio está dispuesto a seguir invirtiendo, pero para ello se requieren normas claras, flexibilizando la rigidez de las relaciones laborales y propiciando un clima de respeto entre los involucrados”, en alusión a la reforma laboral, que si bien fue aprobada por el Parlamento, algunos artículos fueron declarados inconstitucionales por el Tribunal Constitucional.


El dirigente gremial manifestó: “el comercio ha debido seguir enfrentando los embates de las políticas públicas que nos han llenado de incertidumbre”, razón por la cual se ha detenido la inversión y el crecimiento, “y tememos que se agudice”, lo que tendría un impacto en el mercado laboral. En ese sentido, subrayó que “el tema de la reforma laboral se ha transformado en la principal preocupación”.


Silvoagropecuario
El sector silvoagropecuario también ha expresado su preocupación por la reforma laboral y por la necesidad de contar con normas laborales flexibles en un rubro con características especiales. La incertidumbre que han generado las reformas presentadas por el Gobierno también ha frenado inversiones.


De hecho, según una encuesta realizada por la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), un 57% de los agricultores del país ha decidido frenar sus planes de inversión. La cifra se explica por un 43% de productores agrícolas que declara haber postergado sus inversiones y un 14% que dijo que decidió no realizarlas, lo que representa un alza de 13 puntos respecto del sondeo anterior, el año pasado.


Al respecto, Alfredo Wahling, presidente de la Asociación de Agricultores de Ñuble, añadió la preocupación que existe en el gremio por la discusión en el Parlamento de la reforma al Código de Aguas, que plantea un rol más activo del Estado en la administración de los derechos de aprovechamiento, con el ingrediente de las indicaciones propuestas por un grupo de diputados sobre el caudal ecológico.


En Ñuble también hay inversiones paralizadas que tienen que ver con reconversión de cultivos y construcción de infraestructura para agroindustria, a la espera de que exista mayor claridad regulatoria y un mejor escenario económico.
construcción


La construcción, si bien hoy exhibe cifras positivas debido a factores coyunturales, particularmente en el ámbito habitacional, por el efecto de los subsidios del Estado y la aplicación del IVA a partir de 2017, en opinión de Ariel Larenas, presidente de la delegación Chillán de la Cámara Chilena de la Construcción, hay una inquietud creciente por temas como la reforma laboral, lo que también se ha traducido en la postergación de decisiones de inversión.


En ese sentido, basta ver cómo han caído los permisos de edificación en lo que va del presente año. Solo durante el primer trimestre de 2016, la superficie autorizada en Ñuble se contrajo un 50,7% en comparación con igual periodo de 2015.


Respecto de las causas, confirmó que la desaceleración económica está comenzando a notarse en el sector, pero subrayó que un factor importante de este menor ritmo es la gran incertidumbre que existe entre los inversionistas. “Hay un aspecto, que es la reforma laboral, donde hay incertidumbre, no sabemos qué va a pasar con el proyecto, y si se insiste con la propuesta original, la verdad es que nos afecta mucho, entonces, algunas empresas tienen detenidas algunas decisiones de inversión”.

Comentarios