Escolares que robaron 13 netbooks acusaron malos tratos en detención

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 09:45 PM 2016-06-06

Salvo insultar a la prensa por no cubrir sus logros académicos, y sí por querer conocer sus impresiones por lo sucedido con el robo que los afectó, no hubo otra reacción por parte del director de la Escuela Camilo Henríquez de Chillán.


El establecimiento, ubicado en el kilómetro 10 del  camino a Las Mariposas, fue asaltado en horas de la madrugada de este lunes, siendo objeto de un robo perpetrado por cinco adolescentes, de entre 14 y 16 años, uno de ellos alumno de este mismo establecimiento, quienes tras ingresar al predio forzaron las protecciones metálicas de las ventanas que daban a la sala de computación, rompieron los vidrios e ingresaron al recinto.


En la huida, arrancaron con 13 netbooks marca HP color negro, los que incluso llevaban el logo del Gobierno de Chile. Además se llevaron unos parlantes para computadores, el control remoto de un proyector, e increíblemente, un delantal de aseo.


Todo lo anterior fue avaluado por la dirección del establecimiento en la suma de $2.700.000.


“Cuando la patrulla ya iba por el kilómetro 8 aproximadamente, el personal divisó a un grupo de jóvenes, quienes al ver la presencia policial se dieron a la fuga en distintas direcciones, pero se logró darles alcance a todos, lo que no fue fácil porque estas personas se lanzaron a una zanja para intentar esconderse”, explicó el capitán Christian Vargas, jefe de la Subcomisaría Huambalí.


Las cinco personas que habían participado del robo fueron halladas en una zanja de 40 metros de largo por dos de ancho y en su poder estaban los 13 netbooks y el resto de los elementos declarados como robados.


De ellos, dos eran estudiantes de la Escuela Marta Colvin; otro de la Escuela Ramón Vinay, otro adolescente de 15 años admitió que actualmente no pertenecía a ningún establecimiento estudiantil; mientras que un quinto integrante, de 14 años, es alumno regular de la misma Escuela Camilo Henríquez.


Todos ellos fueron formalizados por el delito de robo con fuerza en lugar no habitado en el Juzgado de Garantía de Chillán.


Sin antecedentes y libres
El fiscal de turno, Álex Montecinos, tras relatar los detalles del asalto ante el tribunal, solicitó la medida cautelar de quedar bajo la sujeción del programa de reinserción social de la entidad Llequén, dependiente del Sename, sin embargo el magistrado Carlos Benavente acogió las argumentos de la defensora Rocío Burgess, en atención a lo improcedente de esa opción si se entiende que en el tiempo que estarían bajo esa medida cautelar no se cumplirían los objetivos mínimos del programa.


En cambio sí aceptó la cautelar de prohibición de acercarse al establecimiento educacional para todos los imputados, salvo para el alumno de la misma escuela.


Terminada así la audiencia, y considerando que ninguno tenía antecedentes penales pretéritos, los cinco involucrados quedaron en libertad.


Acusaron ser golpeados
Otro de los incidentes de la audiencia de formalización fue la denuncia que tres de los escolares detenidos hicieron en contra del personal policial que les dio captura, a quienes acusaron de haberlos golpeado.


“A mí me pegaron en la cabeza y me azoté contra el suelo”. “Yo le dije que me entregaba tranquilo, y me pegaron en la cabeza y el cuerpo”. “A  mí me pegaron en la cabeza un palmetazo”, fueron los descargos.


Por esta razón el tribunal ordenó la apertura de un expediente para investigar tales denuncias.

Comentarios