Sonidista local recorre el continente con Gondwana

Por: Felipe Vergara 07:30 PM 2016-06-06

Recorría las carreteras estadounidenses con la satisfacción de que cada metro que avanzaba era seguir dándole vida al sueño de cualquier sonidista como él.
Carlos Gonzáles ha desempeñado ese papel durante largos años y ahora le tocaba estar en Norteamérica. Y lo más emotivo de todo, es que su viaje empezó desde Chillán. 


Pese a ser magallánico, eligió la capital de Ñuble como su casa. Ahora le tocaba viajar, pero la tarea era un regalo. Como en los últimos 15 años, salió del país junto a la banda Gondwana para garantizar de que el sonido que expulsara la banda fuera el que merecía un grupo de su categoría. 


“Me encargo de ver todos los rider técnico de las diferentes ciudades que visitamos, en donde esta incluye instrumentos, equipos de luces y audio. Y hago el sonido que escucha el público”, explica sobre su trabajo. 


La gira es extensa, pues antes de ir al país que dirige Obama, estuvieron en México durante varias fechas y también tienen a Canadá entre sus paraderos. 
“La gira partió el 12 de mayo en México, realizamos 10 conciertos y  del 25 de mayo estamos en Estados Unidos hasta el 13 de julio”, explica sobre la tarea que significa salir a mostrar su música. 


Ahí ha podido descubrir en vivo que los autores de “Armonía de Amor” han cruzado con éxito las fronteras y poseen canciones que entonan personas de todas las nacionalidades. “Es público es muy participativo, estuvimos en Caliroots, un tremendo festival de reggae”, relata. 


Un recorrido con la banda que no es nuevo, pues González ha sido pieza clave en su tarea. De hecho, fue el encargado de grabar su primer disco y desde ahí que no se ha separado de ellos. “Hemos crecido juntos profesionalmente. Grabé su primer disco y enganchamos. Igual en el tiempo he tenido algunos años con otras bandas como Los Tetas y últimamente Los Vásquez”, señala. 


No obstante, en Chillán encontró su lugar. “Trabajé muchos años en Santiago y Chillán me encanta. Me gusta la tranquilidad el mercado, el Pala, mi hijo está tranquilo. Yo soy pueblerino, me gusta conocer al carnicero, al verdulero”, confiesa. 


Conexiones profundas con el corazón de Ñuble y que le dan las energías necesarias para emprender vuelo. Ahora, son diversos mundos los que debe conocer diariamente. 


San Diego, Los Ángeles, San Francisco, Tampa, Orlando, Miami, son solo algunos puntos de las más de 40 estaciones donde debe hacer que el sonido chileno envuelva a los asistentes. 


Obviamente, dejar la familia es lo más complejo. “Eso es lo más duro, pero tengo una esposa muy  potente. Que me apoya en todo y le pone el hombro en mi ausencia”, concluye. 

 

Comentarios