Vitivinícola del Valle del Itata presentó al “Impostor” y “La Libertin

Por: José Luis Montes 08:50 PM 2016-05-31

El empresario local Juan José Ledesma se ha especializado en los vinos con historia, y luego de conocer el “Itata profundo” trabajando en varias viñas de la zona y otras de la Octava Región, con apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA)  logró trascender  a través de proyectos como “Terroir Sonoro”, “Barricas de Maderas Nativas” y “Bebidas Fermentadas Espumantes”. 

Precisamente esta última iniciativa, que buscaba “desarrollar y evaluar bebidas fermentadas espumantes a partir de uvas tradicionales de la Región del Bío Bío para el nicho de mercado de las cervezas artesanales y premium”, fue la que se cerró este martes en el Museo de la Gráfica de Chillán, con presencia de la directora regional de FIA, Claudia Suazo, e invitados.

Luego de explicar con algo de ironía la falta de información que existe sobre las cepas locales predominantes en la región, como la País y Moscatel de Alejandría, que según los datos oficiales ambas suman del orden de 6 mil hectáreas, a pesar que se sabe que son muchas más, y los bajos precios en que se transa la uva que van entre los $30 y los $100 para la primera y entre $80 a $120 la segunda,  detalló que su proyecto busca mejorar estos valores para los productores de la zona.

Por ello intentó desarrollar bebidas alcohólicas más suaves, para competir con la tendencia de las cervezas, que han ganado terreno en el consumo. Parte de su proyecto fue un fracaso total, pero también hubo éxito inusitado como es el caso del productos “Impostor”, un espumante de Cinsault,  rosé, seco, que fue bautizado así porque no es lo que parece. Este vino fue elegido en la selección de la revista Descorchados, una de las más prestigiosas a nivel nacional de vitivinicultura, como “Vino revelación 2015”.

Se trata de vino envasado en botelllas de 330 cc. con tapa rosca, que se comercializa a $3 mil la botella y ya se encuentra en los mercados de Brasil e Inglaterra. La primera partida se vendió completa en días.

Otro logro del proyecto  fue “La Libertina”, una chicha premium de Moscatel de Alejandría, con pasteurización en botella, que también se presenta en 330 cc., pero a diferencia del anterior es de baja graduación, 4 grados y dulce.

Juan José Ledesma precisó que su propósito es ofrecer alternativas de vinificación para las cepas locales, para que sean utilizadas por otros productores y que se puedan obtener precios más razonables por la uva local. De hecho él no tiene viñas, pero trabaja en la actualidad con cuatro productores a los que paga desde $180  hacia arriba por el kilo de uva, lo que es muy superior a los precios de mercado.

Este empresario se ha empeñado en las tradiciones enológicas de la zona, sobre las cuales innova para obtener productos atractivos y que tengan buena aceptación en el mercado. A poco andar ya está en la línea de la exportación directa y obteniendo precios de excepción por sus vinos. 

Asegura que logra valores interesantes por sus vinos puestos en Chile -del orden de los $8 mil por botella- para lo que cuenta con distribuidores para el mercado de Sao Paulo y para Inglaterra.

Comentarios