Fotos, cartas, premios y discos componen legado material de Arrau

Por: Carolina Marcos Fotografía: Fundación Arrau 09:45 PM 2016-05-28

La historia de los bienes de Claudio Arrau pareciera no terminar nunca. Hace algunos días, la familia directa de Agustín Arrau (sobrino albacea del pianista, quien murió en 2009) descartó por el momento viajar a Estados Unidos para detectar y traer el legado del maestro, además de los cuerpos del albacea, su esposa Violeta, y de Lucrecia y Ruth (madre y esposa del artista). 
¿Pero cuáles son los supuestos bienes que se encuentran en Estados Unidos a la espera de un viaje final a nuestro país? En las últimas conversaciones que LA DISCUSIÓN sostuvo con el albacea, éste se limitó a contestar de acuerdo a sus posibilidades, argumentando siempre razones de seguridad. 
Pero hay versiones encontradas respecto a lo valioso que pudiera resultar el hallazgo del contenedor que contiene la obra del maestro. Hace algún tiempo, Ramón Arrau, sobrino del pianista, sostenía en Chillán que el legado no era tal, porque a la muerte de Claudio Arrau muchas cosas supuestamente se vendieron. A esto se suma el elevado impuesto norteamericano a pagar para poder traer este supuesto contenedor desde Estados Unidos a Chile. 
Agustín Arrau siempre dijo que el legado en su poder era artístico. Un año antes de su fallecimiento, Claudio Arrau le había cedido sus derechos sobre su obra, por lo que Agustín tenía varias cosas en su poder. Una de las más importantes es la autorización del albacea para cualquier publicación sonora ligada al artista. 
Patricia Arrau, hermana de Agustín, ha debido contestar innumerables llamadas de sellos interesados en lanzar trabajos de este tipo, considerando que el primer músico en el mundo en grabar por primera vez un disco compacto fue el chillanejo. Se trató de la colección completa de los valses de Chopin para el sello fonográfico Philips, en 1982.
Legado artístico
Luego de su fallecimiento, el 9 de junio de 1991, Claudio Arrau continuó vendiendo 1,5 millones de copias al año. Se trata de uno de los intérpretes más vastos, puesto que grabó 1.500 colecciones. En poder de Agustín Arrau se encontraban, hasta antes de su muerte, pistas que no se han dado a conocer aún.
De hecho, al momento del accidente carretero, Agustín se encontraba cerrando un negocio con un coleccionista de Nueva Jersey que tenía en su poder una colección de obras transmitidas por radio de recitales con las mejores orquestas del mundo y Claudio Arrau. Según contó en aquella época a LA DISCUSIÓN, “la colección contiene 756 transmisiones de entre una a dos horas cada una. De ahí pueden salir varios cientos de nuevos discos de Arrau que no se conocen”, confidenciaba antes del accidente y mientras preparaba su regreso a Chile.
A esto se suman más de cinco mil fotografías inéditas del artista desde niño hasta su última gira en Austria y varios premios, entre los que destacan el primer lugar en el concurso de piano Franz Liszt, en 1919 y luego de 45 años con resultados desiertos. “La vida artística de Claudio Arrau se puede describir como la del triunfador ‘non plus ultra’, desde su niñez hasta la vejez. Esta extraordinaria realidad está documentada con más de 23.000 críticas musicales confirmando sus éxitos en todos los escenarios del mundo donde actuó en 8.113 conciertos. Tocó con todas las mejores orquestas del mundo. Asimismo, actuó con todos los grandes directores de orquesta”, señaló Agustín en una entrevista pasada.
El albacea agregó que Claudio Arrau asistió a todas las casas reales de Europa para presentarse y de esta manera, logró reunir una gran cantidad de joyas valiosas. Un cercano a la historia que visitó la casa del albacea tras la muerte del pianista, verificó haber visto joyas, premios, manuscritos, cartas, programas y críticas de todos los conciertos que realizó a través del mundo.
Al momento de morir, además, Agustín gestionaba en un convento español la digitalización de las 23.000 críticas de conciertos que logró acumular el maestro en todos sus itinerarios. 

Comentarios