Inauguran en Ñipas la primera tienda de vinos del Valle del Itata

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 09:55 PM 2016-05-27

Con una oferta de más de 45 vinos de 17 viñas de la zona, este viernes abrió sus puertas “Alma del Itata”, la primera tienda boutique de vinos del Valle del Itata, ubicada en Ñipas, frente a la antigua estación de ferrocarriles.


De esta forma, con el esfuerzo conjunto de la empresa Arauco, el sector público y los propios viñateros, se concretó un anhelo largamente esperado por los productores de la zona, herederos de una tradición que se inició con la colonización española y que se refleja en parras con más de 200 años de antigüedad de cepas patrimoniales como País, Cinsault y Moscatel de Alejandría. Ello, porque la falta de canales de comercialización ha impedido a muchos productores locales proyectar hacia el resto de Chile y el extranjero una zona definida como el lugar de origen del vino chileno.


En el acto de inauguración, encabezado por el alcalde de Ránquil, Carlos Garrido, y el gerente de Asuntos Públicos de Arauco, Guillermo Mendoza, se destacó la importancia del trabajo mancomunado entre los distintos actores involucrados que permitió abrir esta tienda, que tiene entre sus principales objetivos rescatar y potenciar la trayectoria vitivinícola de este territorio.


A la actividad también asistieron la diputada Loreto Carvajal; la directora regional de Sernatur, Paola Núñez; el alcalde de Portezuelo, René Schuffeneger; el vicepresidente de la Asociación de enólogos y profesionales del vino del Valle del Itata, Guillermo Pascual; y los productores beneficiados.


En la tienda, que atenderá de lunes a sábado, de 10 a 19 horas, se pueden encontrar, además, productos artesanales de la zona, como miel de abeja, aceite de oliva, infusiones, mermeladas y sales de baño, entre otros, explicó Karen Sepúlveda, encargada del local, quien precisó que la oferta de vinos es accesible para muchos bolsillos, pues el valor de las botellas se ubica en el rango entre $3.500 y $10.800.


Desarrollo productivo
“Estamos frente a un hito histórico en nuestra comuna. Tenemos la esperanza que esto signifique un punto de inflexión en la difusión y el desarrollo productivo, tanto de nuestra comuna, como de todo el Valle del Itata”, afirmó Carlos Garrido, quien describió la evolución que han tenido los vinos de la zona: “cuando comenzamos con el Concurso del vino de Ránquil, el jurado elegía los menos malos, ahora, en cambio, elige los mejores, lo que habla del avance que han experimentado, gracias a la asesoría de profesionales”, recordó.


Por su parte, Joel Neira, productor de vinos Piedras del Encanto, de Ránquil, y presidente de la empresa asociativa Sociedad Centinelas del Itata, destacó los atributos de la zona en la producción de vino que hoy les permite su comercialización en la tienda. “Tenemos el mejor microclima del mundo y podríamos mejorar los vinos, por lo que esto es un incentivo para que muchos más productores se sumen si potenciemos más el Valle del Itata”, recalcó.


Cooperación público-privada
Visiblemente emocionado, Guillermo Mendoza, manifestó que este proyecto nace de un profundo convencimiento de la empresa Arauco del gran potencial vitivinícola de la zona, que se ha expresado en un trabajo de más de diez años, que comenzó con el trabajo con vides en las inmediaciones de la planta Nueva Aldea y ha continuado en el tiempo con iniciativas como el Grupo de Transferencia Tecnológica, el apoyo en la realización del Concurso del vino de Ránquil y la adquisición de la Hacienda Cucha Cucha, en Portezuelo, que hoy es la Viña Cucha Cucha, donde existe un ambicioso proyecto de desarrollo.


“Aquí uno tiene puesto el alma, aquí hay muchas personas que han puesto el alma, y es que no ha sido un proceso fácil, muchas veces cargamos con una fama que no es la mejor, pero hemos visto que con trabajo se puede lograr. Esta tienda está abierta a todos los productores, el Valle del Itata lo construimos todos”, dijo Mendoza, quien detalló que los vinos que se ofrecen en la tienda fueron escogidos por un panel de desgustación.


Factor turismo
El alcalde de Ránquil también destacó la ubicación escogida para la tienda, puesto que Ñipas se configura como una puerta de entrada al Valle del Itata, con una buena conectividad, lo que complementa la oferta turística de la zona.


En esa misma línea, la directora regional de Sernatur, valoró la creación de esta sala de ventas y anticipó que como entidad contribuirán con capacitación para quienes trabajen en ella, de manera que también pueda ser un lugar de información turística. “Muchas veces a los turistas se les complica visitar las viñas por las distancias que existe entre unas y otras. Era muy importante contar con un punto de encuentro, de comercialización y de información turística”, afirmó Núñez. “Recordemos que muchas viñas están ubicadas en lugares de difícil acceso, por lo que también tenemos un desafío en materia de señalética orientada al turista”, concluyó.

Comentarios