“Establo” diseñado en Coelemu gana en X Bienal de Arquitectura

Por: La Discusión Fotografía: Corma 11:05 PM 2016-05-25

Los arquitectos Maurizio Angelini y Benjamín Oportot fueron los únicos chilenos premiados en la X Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo (BIAU), luego que el jurado reunido en España determinara las 26 obras ganadoras. La propuesta nacional, titulada “Establo”, corresponde a una edificación levantada en un predio agrícola de Coelemu, que llama la atención por sus características y por ser construida de madera.


En el resumen de la propuesta presentada al concurso los diseñadores relataron que en reemplazo de una construcción existente que funcionaba como dormidero de animales, se les encargó “reconstruir una versión de mayor capacidad, con cuatro caballerizas, dos bodegas y un  comedero. Debido a la distancia y a la escasez de mano de obra, se propuso un sistema de construcción mecanizado y desmontable, para ser armado in situ por dos carpinteros y en un tiempo acotado. El sistema se compone de una serie de piezas prefabricadas en galvanizado, elementos modulares en madera de pino radiata y la reutilización de tejas de arcilla de demolición”. 


Mediante una grilla de 3 x 3 mts. se genera una planta rectangular de 6 x 18 mts., definida por una estructura de pilares y travesaños metálicos que sostienen un techo con tijerales de madera y cubierta a dos aguas. A partir de la grilla, se deja un sector cerrado de cuatro módulos para las bodegas y caballerizas, y un sector abierto bajo techo para el cobijo y comedero de animales. Una de las bodegas debía tener una compuerta especial, por el costado, para ingresar fardos de paja desde un vehículo. Toda la estructura está fundada en bases de hormigón y asentada sobre un radier del mismo material con pendientes para el agua. Exceptuando la base de hormigón, todos los elementos fueron diseñados para ser instalados mediante un montaje en seco y sin soldaduras.


“Fue (un premio) súper inesperado. Esto no se parece a nada que hayamos hecho. Creo que (en BIAU) vieron coherencia entre lo simple y lo técnico. Es coherente con el encargo”, comentó Benjamín Oportot, agregando que “salió diferente, atractivo, interesante”.


El profesional agregó que utilizaron madera de la empresa Arauco, como pino radiata, madera laminada Hilam y listones MSD construcción. Destacó que el pino radiata es un material de construcción versátil, que sirve para elementos de estructura y terminaciones. Otro elemento que destaca es la teja, propio de la historia arquitectónica de la Octava Región.


El arquitecto Maurizio Angelini añadió que para el techo se eligieron tejas, que forman parte de las tradiciones arquitectónicas de Ñuble, y que definió como “un material inteligente, desde el punto de vista de la aislación, ya que se produce ventilación entre teja y teja”. Agregó que “el techo de teja es una imagen asociada en Chile y es conocida. El proyecto también habla de eso; guardar las tradiciones, pero de una nueva forma, vanguardista, con lo justo y necesario”.

Comentarios