Termoeléctrica en Cabrero ingresó a tramitación ambiental

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 10:45 PM 2016-05-24

El proyecto “Central de ciclo combinado Tierra Noble”, que se emplazará en la comuna de Cabrero, ingresó hoy su Estudio de Impacto Ambiental (EIA) a tramitación, convirtiéndose en el segundo proyecto termoeléctrico a gas natural que se pretende desarrollar en la zona, junto a El Campesino, en Bulnes; y a los cuales se sumaría Las Arcillas, en Pemuco, que aún no presenta su EIA.


Se trata de una planta generadora con una potencia instalada de 600 MW que se ubicará en la localidad de Charrúa, 12 kilómetros al sureste de Cabrero, y que demandará una inversión total de US$400 millones de dólares, de parte de Global Power Generation Chile SpA, filial de la española GNF (Gas Natural Fenosa).


Una de las características del proyecto es que considera un sistema de condensación, mediante un aerocondensador, que emplea aire para el enfriamiento en el ciclo de vapor, minimizando el consumo de agua, a diferencia de las termoeléctricas convencionales. De hecho, es una solución similar a la definida para El Campesino.


Sin embargo, el surgimiento de al menos tres proyectos termoeléctricos a gas natural en un radio cercano a los 40 kilómetros está generando inquietud entre grupos ciudadanos y productores agrícolas, que sostienen que se estaría configurando una zona de sacrificio en un área eminentemente agrícola.


La ubicación de estos tres proyectos no es antojadiza, pues responde a la cercanía del trazado del Gasoducto del Pacífico, que en el mediano plazo transportará grandes volúmenes de gas natural que serán inyectados desde los dos terminales regasificadores que se proyectan en la Bahía de Concepción.

Contribuye a bajar tarifas

Desde el Gobierno, en tanto, es visto con buenos ojos este creciente interés de los inversionistas por desarrollar proyectos a gas natural en la zona.


Según explicó la seremi de Energía, Carola Venegas, este tipo de centrales de ciclo combinado, de nueva generación, contribuyen a reducir las tarifas eléctricas, porque reemplazan el aporte de centrales que utilizan fuentes más caras, como el diésel.

 

Sostuvo que si bien no puede adelantar su pronunciamiento en el proceso de evaluación ambiental del proyecto, por ser parte de la instancia evaluadora, indicó que en términos generales, las tecnologías de estas centrales son bastante más limpias.


De igual forma, desestimó que la aprobación de termoeléctricas vaya en contra del objetivo del Gobierno de aumentar la participación de fuentes renovables en la matriz energética, como la solar, la hídrica y la eólica, sino que aseguró que se trata de un complemento con las renovables, pues brindan seguridad de suministro frente a las variaciones que experimentan las renovables.


Comentó, finalmente, que existe una verdadera revolución del gas natural en el mundo, con el descubrimiento de nuevos yacimientos, los que aseguran un mayor suministro en el futuro y una mayor competencia, que también se reflejará en los precios, de hecho, se está cotizando el millón de BTU a unos 2 dólares, bastante más bajo que los valores de hace un par de años (4,56 dólares en mayo de 2014) y muy parecido a lo que se pagaba cuando Chile importaba grandes volúmenes desde Argentina.


“Esto también es una buena noticia para Chillán, porque el gas natural también se puede usar para calefaccionar”, concluyó Venegas.

Comentarios