[Editorial] Positivo Inacer

Por: Fotografía: Mauricio Ulloa 12:45 PM 2016-05-24

El jueves de la semana pasada el INE dio a conocer los resultados del Indicador de la Actividad Económica Regional (Inacer) correspondiente al primer trimestre del presente año. En éste se observa que la Región del Bío Bío, pese al difícil escenario económico, registró un crecimiento de 2,8% entre enero y marzo, en comparación con igual periodo de 2015.
Este resultado ubica a la región por sobre el promedio nacional, de 2%, siendo superada solo por cuatro regiones (Atacama, Maule, Magallanes y La Araucanía).

El Gobierno celebró las cifras, destacando que la economía regional se está moviendo pese al pesimismo local y a la compleja coyuntura internacional, pues en el mismo periodo Estados Unidos creció 1,9%, y la Zona Euro, un 1,6%.

A nivel sectorial, nueve de los once sectores que componen el indicador regional presentaron una incidencia positiva: electricidad, gas y agua; servicios sociales, personales y comunales; pesca; transporte y comunicaciones; comercio, restaurantes y hoteles; y propiedad de la vivienda, fueron los principales sectores que impulsaron el desempeño trimestral del indicador; mientras que por otro lado, los sectores que incidieron negativamente fueron construcción y minería.

De esta información se puede concluir que el sector servicios, así como energía, se han transformado en importantes motores de la economía regional, lo que para Ñuble tiene un especial significado.

Por un lado, el sector servicios viene exhibiendo un ritmo de crecimiento que se ha traducido en una mayor generación de empleos, proceso que debiera continuar dado el gran espacio de crecimiento potencial que tiene este sector, donde la creación de la Región de Ñuble será un factor relevante.

Por otro lado, el sector energético está demostrando que tendrá un rol importante en la economía de la futura región, pues a los proyectos que hoy están en construcción se añadirá una significativa inversión en los próximos años.

Pero también existe coincidencia de parte de los expertos en que la noticia preocupante viene por el lado de la caída en la actividad de la construcción, lo que tiene un impacto negativo en el empleo y en la actividad económica asociada, como la maderera. De hecho, en la zona, si bien este sector aún muestra un dinamismo importante, debido a la ejecución de proyectos habitacionales con subsidio estatal y como consecuencia del “factor IVA”, ya se puede anticipar que en los próximos meses se debiera registrar un frenazo importante, a partir de las cifras de permisos de edificación, que exhiben una importante caída en los tres primeros meses de 2016.

Queda la tranquilidad, no obstante, de que los sectores exportadores podrán compensar la pérdida de dinamismo de la construcción, por lo que se puede prever que el resto del año la actividad económica regional tendrá cifras de crecimiento en torno al 2%, en sintonía con lo que ocurrirá a nivel nacional -según el Banco Central y la mayoría de los analistas económicos-, e incluso, no se descarta que la cifra de Bío Bío pueda ser superior, llegando al 2,5%.

Lamentablemente, en el mercado laboral la situación se ve menos auspiciosa, pues tal como han proyectado algunos economistas, debiera aumentar la tasa de desocupación, por la pérdida de puestos de trabajo, tanto en la construcción como en la industria.
Es por ello que el Gobierno, más allá de expresar su satisfacción porque “la economía regional se dinamiza”, debiera preocuparse por generar los incentivos en aquellos sectores más deprimidos, de manera de evitar que el deterioro del empleo que ya ha sido anunciado, finalmente se confirme.

Comentarios