Falta de información y no poder reemplazar la leña acusan a vecinos

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 10:00 PM 2016-05-23

La ausencia de precipitaciones, el comportamiento de los vientos y las bajas temperaturas con mínimas de tres y dos grados previstas para la intercomuna por el Ministerio de Medio Ambiente (MMA), de acuerdo al sistema de pronóstico de calidad del aire que maneja, obligó a la Intendencia regional del Bío Bío decretar Emergencia Ambiental los días sábado y domingo pasado a causa del material particulado fino 2,5 (MP2,5), producido por la quema de leña domiciliaria en la calefacción.


El anuncio oficial realizado por la autoridad regional significó la aplicación de una serie de restricciones al consumo del popular combustible, cuyo punto central se orientó en la prohibición explícita a los habitantes de Chillán y Chillán Viejo de encender sus estufas a leña durante los dos días proyectados como de alta contaminación.


Esta limitación al consumo de biomasa, considerada en el Plan de Descontaminación Ambiental (PDA) vigente en la intercomuna desde el 28 de marzo pasado, corría durante todo el día, lo que en rigor significaba que a ninguna hora del sábado y domingo últimos los habitantes de la zona saturada de Ñuble tenían permitido encender sus calefactores a leña, obligación que a todas luces no se cumplió.


La evidente presencia de humo que inundó a Chillán y Chillán Viejo durante el fin de semana decretado Emergencia Ambiental, fue criticado por la comunidad a través de las redes sociales, quienes advierten serias fallas en la forma cómo se está ejecutando el documento medioambiental que, dicho sea de paso, busca precisamente reducir los altos niveles de polución por MP2,5 que todos los años se vive a nivel local en la época de otoño-invierno.


La opinión de la ciudadanía intercomunal sobre cómo fue su actuar en los dos días de restricciones de uso de leña fue canalizado a través de un sondeo online realizado por ladiscusion.cl, en donde se reflejó claramente las causas de por qué se vivieron los episodios de contaminación cuando, en el papel, nadie debió quemar leña y aquel que lo hacía corría el riesgo de ser fiscalizado y eventualmente sumariado.


Sondeo
Según los resultados de la encuesta en línea del portal web de LA DISCUSIÓN iniciado a las 15 horas del domingo y registrados hasta las 11 de la mañana de ayer, el 60% de los participantes de ella admitió haber encendido sus estufas y solo un 40% afirmó que acató el llamado de las autoridades a no hacer funcionar sus aparatos de biomasa.


El 41% de las personas que respondieron el sondeo, manifestó haber encendido sus estufas dado que no contaban con otros medios de calefacción, mientras que el 19% aseguró no haberse enterado de que en aquellos días se estaba viviendo una declaratoria de Emergencia Ambiental.


Por otro lado, los que si respetaron el mandato ambiental, comentaron que no usaron sus estufas porque tienen claro de que así ayudarán a descontaminar la intercomuna (35%) y el restante 5% señala haber apagado sus aparatos de calefacción por el temor a las multas que podrían hacerse acreedores por infringir la restricción a usar astillas.


El presidente de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán Viejo, Sergio Torres, defendió el uso de leña de la comunidad que representa en los días decretados Emergencia Ambiental, dado que no tienen otra alternativa que vaya de la mano con su realidad socionecómica.


“La única forma que tiene la gente de escasos recursos  económicos de calefaccionarse es con la leña. No se tiene a la mano otro combustible menos contaminante y barato; el gas y el pellet son muy caros, pocos tienen la posibilidad de usarlo y los vecinos necesitan calefaccionarse”, argumentó el dirigente social.


Por su parte la presidenta de la Unión Comunal de la Junta de Vecinos de Chillán, Cecilia Henríquez, apuntó que el tema comunicacional sobre el estado de calidad del aire decretado por las autoridades regionales, podría no estar cumpliendo su objetivo.


“Lo  que pasa es que la información quizás no se está entregando por los canales adecuados, porque mucha gente no está informada y además la gente cree que puede prender las estufas al tener leña seca”, explicó.


Cecilia Henríquez subrayó que si bien existen medidas positivas en el plan de descontaminación, opinó que falta potenciar la entrega oportuna  de la información para que los habitantes locales asuman las medidas restrictivas que se anuncian. 


Medio Ambiente busca mejorar la información
El sábado pasado el propio subsecretario de Medio Ambiente, Marcelo Mena, admitió a LA DISCUSIÓN que el tema comunicacional era perfectible y que su cartera estaba preparando para  implementar en las próximas semanas una aplicación para smartphones, con lo que la intercomuna contaría con un nuevo medio para informarse sobre el tipo de aire proyectado.


A esto se suma que desde el pasado fin de semana la Seremi de Medio Ambiente del Bío Bío inició una campaña, a través de las redes sociales, solicitando sugerencias a la comunidad sobre qué otras plataformas comunicacionales deben incorporarse, aparte de las que ya se usan que son los diarios, radios e internet (página web, facebook y twitter).


Balance
De acuerdo al balance de la fiscalización realizada el sábado y domingo pasado por los funcionarios de la Delegación Provincial de la Seremi de Salud, un total de 8.000 casas se patrullaron en la intercomuna, que en rigor significó hacer una inspección visual por medio de  recorridos efectuados con los tres vehículos de los que disponen.


Las tres cuadrillas de trabajo, conformada por tres miembros de la Autoridad Sanitaria cada una, entregó 18 citaciones a los propietarios de las viviendas en donde se estaba emitiendo humos visibles durante los días en que estaba prohibido encender estufas a leña.


Pese a que un gran porcentaje de la población intercomunal hizo caso omiso a la restricción de utilizar el popular combustible para la calefacción, fueron solo nueve las personas a las que la Seremi de Salud invitó a sus oficinas a hacer su descargos al haber sido sorprendidas emitiendo humos visibles el sábado y un número parecido el domingo, de modo que no necesariamente se harán acreedores de una multa.


Razones
Como lamentable, calificó el balance el ingeniero en Ambiente Luis Diáz Robles el hecho de que hasta el momento no se haya iniciado un sumario sanitario ni se haya multado a una persona durante los días críticos de contaminación, ya sea en Alerta, Preemergencia o Emergencia.


“En una ciudad parecida en contaminación por quema de leña como Temuco ya se sumariaron a 90 personas; es lamentable que en Chillán no haya mano dura de parte de las autoridades”, sostuvo Díaz Robles.


El ingeniero en Ambiente Juan Luis Novoa, comentó que no le sorprende el alto porcentaje de gente que no respetó la restricción al uso de leña el pasado fin de semana.


 A entender del profesional, es poco factible que la gente deje de usar un producto que está a la mano y que históricamente ha sido el principal combustible durante los días de bajas temperaturas.


“Era de esperar los niveles de contaminación que se vieron el sábado y domingo a pesar de que estaba prohibido encender las estufas; acá el tema es simple, la gente no tiene otra alternativa de calefacción y utiliza la leña como lo ha venido haciendo siempre”, señaló el académico de la Universidad de Concepción (UdeC) campus Chillán.


Novoa advirtió que son dos factores los que hacen a la comunidad local optar por el uso de astillas; el tema cultural, que se repite en casi todo el centro sur y sur del país, y el factor socioeconómico, dado que no existe un combustible más barato que la leña.

Comentarios