Con Pablo Abraham el jugador del Rojo que no corre no juega

Por: Camilo Díaz Fotografía: Victor Orellana 08:20 AM 2016-05-23

En la previa en la decisión de Pablo Abraham como sucesor de Fernando Díaz en la banca de Ñublense, el aspecto de manejo de camarín fue uno de las tantas aristas a evaluar para elegirlo. Si bien en su primer paso como entrenador del Rojo al trasandino derechamente hubo jugadores como Mathías Riquero que “le hicieron la cama”, se trató de parte de un plantel que Abraham no armó, sino que fue elegido por su sucesor de entonces, Carlos “Chifi” Rojas.

Dicho escenario es el que hoy cambia, pues salvo el caso de Sebastián Varas y los jugadores formados en Ñublense, el plantel en pleno será armado por el trasandino.

Definido es también el sello y perfil trabajólico y estudioso del entrenador, conocido por buscar la intensidad y peak de rendimiento en sus dirigidos. El otrora ayudante técnico de Jorge Sampaoli deberá ahora reunir las piezas para el Ñublense 2016-2017, claro está, con un fuerte arraigo y presencia de elementos formados en la propias canteras de los diablos. Es por ello que el pasado viernes, el propio Abraham habría presenciado en cancha lo hecho por las divisiones menores ante Curicó Unido en San Carlos, así como también previo a viajar desde Santiago, visitó en la capital del país otro duelo protagonizado por divisiones menores de los ñublensinos.

Claro está que su atención está fijada en los 18 jugadores de proyección que han estado trabajando desde hace casi tres semanas en Paso Alejo.

El que no corre no juega
La intensidad de Abraham se traduce no solo dentro de la cancha de juego dentro de los 90 minuto, sino que claramente en los trabajos durante la semana, inclusive en doble jornada. Tal modo de trabajo fue el que se tradujo en que algunos titulares del entonces Ñublense del “Chifi” Rojas perdieran continuidad en la oncena titular, sin adecuarse a la nueva forma de trabajo del director técnico.

Tales fueron las situaciones de jugadores como Sebastián Montecinos, Adán Vergara, Boris Sandoval y el propio Sebastián Varas. Inclusive José “Toño” Rojas perdió la titularidad bajo el mando del entrenador, que en el último periodo pudo retomar.

“No tenía feeling con él”, dijo Sebastián Montecinos una vez sabido el despido del entrenador. “Siempre rescato lo mejor de cada entrenador, de Pablo me quedo con su pasión e intensidad para trabajar”, agregó entonces Varas.

Lo anterior vislumbra que el perfil de quienes serán parte del nuevo plantel ñublensino deberá responder a cualidades centradas en ser valores dinámicos, futbolistas rápidos y por sobre todo dispuestos a vivir un trabajo intenso y constante.

“Trabaja muy bien. Es estudioso”, comentó José Rojas, consultado respecto al trabajo del argentino, tal como la lectura hecha por otro que entonces fue dirigido por Abraham, Octavio Pozo.

“Sabe sacarte el mejor provecho como jugador (...) Trabaja mucho con sparring`, por lo que sin duda muchos de los cadetes son los más contentos con su elección”, comentó “Super 8”.

Comentarios