Arriendo y venta de abonos será un ingreso clave del Teatro Municipal

Por: Carolina Marcos Fotografía: Mauricio Ulloa 08:45 PM 2016-05-21

La Corporación Cultural trabaja en la elaboración del listado de precios para este ítem

Arriendo de la gran sala no debiera bajar del millón de pesos, según productor local

Es difícil obtener los valores de arriendo de teatros nacionales similares al de Chillán. Desde hace unos años los espacios culturales se han dividido en su funcionamiento y se han acomodado a las necesidades de productoras, empresas e instituciones. Lo que hasta hace unos años era conocido como el foyer, o vestíbulo, hoy sirve de espacio para un cóctel o la instalación de una exposición.  

En estos detalles trabaja la Corporación Cultural Municipal, tal como lo precisa su presidente, el alcalde Sergio Zarzar, quien admite que los valores para el arriendo es un tema en el que se trabaja consensuando y analizando experiencias de otras ciudades. Un cercano a la gestión confirma que aún no está del todo resuelta  la forma en que se administrará el espacio en términos económicos a través del arriendo, donde además de la gran sala, tiene considerados otros lugares como salas y pasillos en donde se podrán realizar exposiciones. 

Lo que está claro hasta el momento es que julio será el mes en que las distintas agrupaciones artísticas de la ciudad (acostumbradas a usar el espacio gratis en su obra gruesa para diversas actividades anuales) tendrán la posibilidad de usarlo ahora terminado para presentaciones que se agendarán próximamente. “La idea es que sientan que el teatro es de ellos y que los vamos a apoyar permanentemente”, dice Zarzar en relación a la inscripción que deberán hacer las agrupaciones interesadas en probar el nuevo escenario en forma gratuita por primera vez. 

Asegurando los dineros
La idea de solicitar nuevos recursos al Gobierno Regional es, para Zarzar, de vital importancia para asegurar espectáculos de categoría para éste y el otro año. “Esto independiente de las productoras que arrienden el Teatro y traigan sus espectáculos, lo que dará movilidad a la gran sala”, precisa. 

Un punto importante es que la Corporación Cultural Municipal trabaja también en la venta de abonos para el año, aunque para esto es vital contar con la programación, que se debería lanzar por estos días. Según el alcalde, ya han tenido consultas respecto de esto. “Ya hay gente interesada en comprar butacas para el año y estamos trabajando para motivar a la gente para que pueda aportarnos a través de la Ley de Donaciones. Otros recursos deberían llegar a través de la petición que está pendiente con el ministro Ernesto Ottone en relación a los recursos que podrían llegar del futuro Ministerio de la Cultura”, precisa. 

En relación a los abonos, una entidad acostumbrada a la venta de butacas por adelantado es el Teatro Municipal de Santiago, con capacidad para 1.500 espectadores en su sala principal, solo un poco más que el chillanejo, que supera las 1.300. El programa se lanza con un año de anticipación y para este 2016 la oferta está dividida en las distintas expresiones artísticas. Solo para tener una idea y a través de los datos publicados en el sitio web, en cuanto al ballet este año un abono en platea (la mejor ubicación del Teatro) tiene un valor de $216.000 (con descuentos para jóvenes y tercera edad). El pago de este monto le da derecho al espectador a cinco actividades (desde mayo a diciembre). Los montajes son “La bella durmiente”, “Eugenio Onegin”, Tercer Festival de Coreógrafos, “La viuda alegre” y “Cascanueces”. 

Las mayor parte de las presentaciones son realizadas por el mismo elenco estable del teatro, bailarines, músicos, actores, vestuaristas. En el caso chillanejo, la creación de elencos estables será un tema que se dilucidará más adelante. El alcalde advierte que, por estar comenzando este proceso de instalación, se deben estudiar las variables y presupuestos de mantener a un grupo de artistas trabajando sobre el espacio, ya que son recursos que no existen en la actualidad. 

Arriendos 
Por concepto de arriendo de la sala principal, el Teatro Municipal de Santiago cobra alrededor de 500 dólares por el día completo, con precios distintos para el resto de las salas que contempla el espacio, como la Sala Claudio Arrau. El productor local Roberto Mathieu confirma lo anterior. “Hoy los teatros están haciendo arriendos inteligentes, es decir, apuestan a arrendar sus espacios para distintas actividades en distintas salas que se acogen a los requerimientos de quien arrienda. Se plantean de diversa forma a raíz de la mecánica del espectáculo”, detalla. 

Mathieu, en su experiencia, cuenta que los teatros que tienen un perfil parecido al chillanejo están cobrando entre un millón y un millón y medio de pesos por la sala más grande. “Pero hay que contar otras variables, como el aire acondicionado y otras instalaciones”, aclara. 

En cuanto a los abonos, Mathieu precisa que su éxito es como el que se da en la venta de butacas para el fútbol. “Si el equipo está en Primera División, va a vender butacas. En un teatro ocurre exactamente lo mismo”, puntualiza. 

Comentarios