El sello de Pablo Abraham se hace sentir en Ñublense

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 2016-05-20

Tal como lo anticipó LA DISCUSION, Pablo Abraham ya es el técnico de Ñublense.

Y no quiso perder tiempo tras ser ratificado en la reunión de directorio del jueves en la capital.

Por eso este viernes arribó a las 11 horas al Complejo Paso Alejo para recorrer junto a su preparador físico, todos los rincones del recinto que se transformará en los próximos días en el búnker del proceso que desarrollará por segunda vez en la tienda chillaneja.

El entrenador argentino de 37 años visitó los camarines, observó la sala de musculación, el sector de la utilería, recorrió las canchas y vio entrenar a los jugadores cadetes que integran el grupo de proyección.

Charló brevemente con el técnico de cadetes Vicente Núñez, y con otros funcionarios que laboraban en el lugar, quienes le dieron la bienvenida.

Tomó nota de todos los detalles y anticipó que trabajaría con ellos en el arranque “para tirar este carro para adelante”.

La intención de Abraham fue interiorizarse del actual trabajo que están realizando los jugadores que están en el plantel y las instalaciones de las que dispondrá para desarrollar su trabajo en junio.

El próximo martes o miércoles, la dirigencia de la Corporación lo presentará en una conferencia de prensa. De hecho, este viernes ya resolvía un tema clave. El departamento donde vivirá. 

Su sello
Abraham dirigió el 2013-2014 en Ñublense, tras conducir a F. Vial y Curicó Unido.

Octavio Pozo, quien fue su pupilo en el Rojo, destaca su sello.

“Es positivo que haya vuelto. Es un técnico profesional, trabajólico, que le saca mucho rendimiento a cada jugador. En lo particular, a mí me sacó mucho rendimiento, y busca siempre que su equipo apunte a la intensidad y corra todo el partido. Lo bueno es que ahora podrá armar él su plantel, ya que el 2013 el equipo estaba armado y en el segundo semestre tuvo algunos problemas en el camarín por gente que después se fue”, sentenció “Súper 8”.

“Pablo es exigente, le saca el máximo de rendimiento al jugador, quizás debe mejorar su conexión en el camarín con los jugadores, pero profesionalmente es muy serio y estudia a los rivales. Dicen que ha madurado mucho”, revela una fuente que sabe de su evolución como DT. Abraham, que dirigió a Magallanes y D. Temuco antes, viene por su revancha a Ñublense. En la B quiere ser protagonista.

Comentarios