Requerimiento de Boldt-Peralada enciende ánimos de Marina del Sol

Por: Roberto Fernández 09:10 PM 2016-05-20

El miércoles de esta semana el consorcio argentino-español Boldt-Peralada -que compite con Marina del Sol por una licencia de operación de casino de juegos en Chillán- ingresó a Contraloría un requerimiento en contra de la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ) por una resolución de agosto de 2015, en que rechazó excluir a Marina del Sol del proceso, pese a que ésta no renovó a tiempo una boleta de garantía exigida para participar en el proceso.

Si bien Boldt exigió a la SCJ en mayo de 2015 la exclusión de Marina, tanto la Superintendencia como los tribunales de justicia desestimaron tal petición, la primera, bajo el argumento de que “no se ha producido un perjuicio y, por otro lado, dicha medida no es necesaria, atendido que el proceso de otorgamiento se encontraba suspendido mediante una orden de no innovar dictada por la Corte de Apelaciones de Concepción”, según expresa la resolución de la SCJ, la que Boldt recurrió ante la Corte de Apelaciones de Santiago, y luego, ante la Corte Suprema, sin éxito.

Esta acción se da en un contexto en que las partes esperan que la Corte Suprema analice la apelación de Boldt por el fallo de la Corte de Apelaciones de Concepción, que rechazó el recurso del consorcio argentino-español por la votación desfavorable del CORE, ente que ha votado en contra del proyecto en tres ocasiones consecutivas.

Requerimiento a contraloría
En el requerimiento a Contraloría, Ricardo Abdala, abogado de Boldt-Peralada, apunta sus dardos contra el destituido Ricardo Hamel, quien hasta febrero de este año se desempeñaba como superintendente de Casinos, señalando que su actuar ha transgredido la legalidad, pues él habría desestimado un informe interno que recomendaba la exclusión de Marina del Sol del proceso, debido a la demora de ésta en renovar la boleta de garantía, un requisito importante para competir.

Había ocurrido que el proceso de otorgamiento de la licencia se había extendido tanto, por el primer recurso de protección de Boldt contra el Gobierno Regional, y la Corte de Apelaciones de Concepción había dictado una orden de no innovar, que  Marina no consideró urgente renovar la boleta, lo que posteriormente hizo.

Según expresa Abdala en el escrito, Hamel “ha alterado la legalidad del proceso de otorgamiento de un permiso para operar un casino en Chile, ya que la infracción de Marina del Sol al permitir que le caduque la boleta bancaria de garantía exigida para participar, no es solo una infracción esencial, sino que también una infracción al ius postulandi de dicho postulante, como también vulneración de los principios de igualdad entre los oferentes y de estricta sujeción a las bases”.

Abdala afirma que las razones aducidas por el ex superintendente para desestimar la exclusión de Marina son “absolutamente improcedentes”, pues el procedimiento está regido por la Ley 19.995 y con el incumplimiento de Marina “se han transgredido los requisitos de validez de postulación, de modo tal que resulta improcedente que se dictara una resolución en base a un criterio subjetivo no previsto en la Ley 19.880, por cuanto lo transgredido por dicho postulante son requisitos de ius postulandi que le permiten acceder a este proceso, pero que deben mantener en todo momento y que su incumplimiento trae la eliminación, la descalificación, la exclusión del competidor”, consigna el periódico electrónico El Mostrador.

Respecto de los requisitos para ser parte del proceso, a juicio de Abdala, Hamel no está facultado para “ponderar si los requisitos que fija la ley y reglamento para participar pueden dejar de aplicarse bajo determinadas circunstancias”. 

Fallo de la Suprema
El requerimiento de Boldt, no obstante, retoma un asunto que ya fue zanjado por la justicia. El 19 de abril de este año, la Tercera Sala de la Corte Suprema rechazó el recurso de Boldt-Peralada por el actuar de la SCJ en el caso de la boleta de garantía.

El máximo tribunal rechazó la solicitud presentada por Boldt el 3 de febrero de 2016, en que se pedía anular el fallo del 26 de enero, en el cual se confirmaba el dictamen de la Corte de Apelaciones de Santiago, dando la razón a la Superintendencia de Casinos de Juego, que resolvió desestimar el requerimiento de Boldt y no excluir a Marina del Sol del proceso.

Reacción de Marina del Sol
Desde Concepción, el gerente de Marina del Sol, Juan Ignacio Ugarte, reaccionó molesto con la nueva arremetida de Boldt-Peralada, calificándola como una artimaña para detener el proceso: “La verdad es que cuando uno piensa que todo está por terminar, siempre Boldt usa su creatividad infinita para seguir deteniendo el proceso. Ellos saben que tienen posibilidad nula de ganar el recurso que está por tratarse en la Suprema y por ende, inventan esta nueva artimaña”.

Ugarte, además, advirtió sobre un pronto rechazo de la Corte Suprema a la apelación de Boldt por el recurso contra el Gobierno Regional y lanzó una velada crítica a dirigentes locales que han respaldado las acciones legales del consorcio argentino-español: “Nosotros confiamos que una vez fallado por la Corte Suprema (el recurso), el Consejo Resolutivo adjudique la licencia sin mayor espera. Yo espero que algunas opiniones interesadas de algunos dirigentes de Chillán, en el pasado, terminen reconociendo que la actitud de Boldt es inaceptable”.

Según explicó Ugarte en junio de 2015, “efectivamente la boleta de garantía expiró, pero no fue renovada porque el proceso estaba paralizado por orden judicial, recordemos que había una orden de no innovar dictada por la Corte de Apelaciones de Concepción en julio de 2014, y eso incluye a las boletas de garantía”.

Ugarte añadió que el 7 de enero de 2015 llegó una notificación de la SCJ en que solicitaba a Marina renovar la boleta de garantía, lo que se hizo el 8 de enero, y ha ocurrido sucesivamente en meses posteriores, explicó el ejecutivo.

Y mientras Abdala ha expresado que esa situación, por sí sola, es causal de descalificación del proceso, pues “es lo que en derecho corresponde”; Ugarte manifestó que la Ley no señala en ningún artículo que eso sea causal de descalificación, “ya que la ley no contempló la posibilidad de que el proceso quedara suspendido por orden judicial. En general, el proceso debe durar 120 días”.

Aristas pendientes
Con esta acción, ya suman dos las aristas pendientes para que se resuelva definitivamente la adjudicación de la licencia de operación de un casino en Chillán. La más relevante, sin embargo, sigue siendo la que verá en las próximas semanas el máximo tribunal.

El 29 de marzo, la Corte de Apelaciones de Concepción rechazó el tercer recurso de protección interpuesto por Boldt el 9 de diciembre de 2015 contra el Gobierno Regional, por la tercera votación desfavorable de su proyecto en Chillán por parte del CORE.

Como parte de las evaluaciones de distintos organismos, como la Municipalidad de Chillán, el Consejo Regional, el Sernatur y el Ministerio del Interior, además de la evaluación técnica de la Superintendencia de Casinos de Juego, el pronunciamiento del Core favoreció únicamente a Marina del Sol, lo que le otorgó valiosos 300 puntos en la competencia, pues rechazó las propuestas de Boldt-Peralada y Dreams (este último se retiró del proceso).

Frente a esta decisión, Boldt apeló ante la Suprema el 12 de abril pasado, por lo tanto, se prevé que en las próximas semanas se realicen los alegatos respectivos en Santiago, y posteriormente, la justicia resuelva. 

En caso de rechazarse la apelación, el Consejo Resolutivo de la SCJ podría adjudicar la licencia, poniendo fin a un proceso que comenzó en enero de 2014, o bien podría esperar la resolución de la Contraloría. Por el contrario, si acoge el recurso, se volvería atrás, ya que el Consejo Regional tendría que repetir la votación, en que se prevé que un cuarto pronunciamiento tendría un resultado similar a los tres anteriores, extendiendo indefinidamente este proceso.

En cuanto a Contraloría, en caso de acoger el reclamo de Boldt, podría emitir un dictamen que cuestione la legalidad en el actuar de la SCJ, recomendando reevaluar la solicitud, lo que podría abrir un nuevo flanco en el proceso, dilatándolo aún más, aunque otro escenario, igual de probable, es que el ente contralor desestime el requerimiento.

Comentarios