Pablo Abraham vuelve por su revancha a la banca técnica de Ñublense

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2016-05-20

“No se ha tomado ninguna determinación, se tomará entre martes y miércoles, o quizás el lunes, estamos muy avanzados, faltan algunas cosas puntuales. Vamos a citar a una conferencia de prensa y podrán hablar con el nuevo entrenador”.


Así, con una cortina de humo digna de Carlos Pinto presentando “Mea Culpa”, respondía ayer el director de la Comisión Fútbol de Ñublense, Álvaro Izquierdo, tras la reunión de directorio liderada por Patrick Kiblisky, en la que se trazó el presupuesto y quedó definido el nuevo entrenador del Rojo.


A la recta final, llegaron los candidatos a la banca técnica Hugo Vilches (ex Barnechea y Huachipato) y Pablo Abraham (ex Magallanes, Temuco, Ñublense y Curicó Unido), pero en consenso, la dirigencia apostó por un diablo conocido: Pablo Abraham.


El joven DT de 37 años, era además el elegido por el máximo accionista Patrick Kiblisky, con quien mantuvo excelente relación a pesar de su salida del elenco chillanejo el 2014.


El ex entrenador argentino de Magallanes, que dirigió al Rojo entre el 2013 y el 2014 en Primera A, no contestó ayer su celular, pero cercanos a la discusión final fueron categóricos.


“Pablo está listo. No puede hablar. Es del gusto de Patrick y lo van a presentar la próxima semana. Irá a conocer el complejo de Paso Alejo”, sentencian las fuentes consultadas por LA DISCUSION.


En el seno de la dirigencia, optaron por prolongar el misterio hasta la conferencia de prensa oficial.


Abraham mantuvo el silencio, pero la semana pasada ya había asegurado que “en Ñublense me sentí muy feliz y sería lindo que me consideraran”.


“El factor económico es importante, más este año que viene una crisis tremenda en el fútbol chileno y por eso quedaron algunos descartados, siempre hay gente que piensa que su trabajo tiene otro valor”, acota Izquierdo, sin confirmar la noticia, que LA DISCUSION confirmó al cierre de esta edición.


Abraham arriba con su preparador físico, pero sin ayudante técnico porque la planificación presupuestaria del club no considera ítem para ese cargo. 


La institución dispondrá del preparador de arqueros Francisco Arias, del coordinador Hugo Rico, el paramédico Ricardo San Martín y el kinesiólogo Cristián Vergara.


EL SELLO
Abraham dejó una grata impresión en Chillán cuando el 2013 logró sacar el fondo al equipo para llevarlo al séptimo lugar. En la segunda parte del torneo, la interna del camarín no fue la mejor, y el equipo decayó hasta que le pidieron la renuncia. Se fue en buenos términos. Es sindicado como un técnico trabajador. Planificador. Metódico. Obsesivo. Detallista. Busca la intensidad de juego entrenando al jugador al máximo de sus capacidades y sus equipos son de alta dinámica.


Ahora vuelve a Chillán con la misión de cumplir la tarea pendiente. Ser protagonista del fútbol chileno con Ñublense.

 

Comentarios