El chillanejo que este viernes firma por la “U”

Por: Camilo Díaz Fotografía: Agencia Uno 11:20 PM 2016-05-20

“Es muy caballero, no es desordenado, siempre ha luchado por lo que él ha querido. Y como siempre quiso el fútbol, fue un joven tranquilo que sabía cómo tenía que comportarse para conseguir lo que quería”. Breves, pero precisas palabras de Juana Mieres Constanzo, describiendo a su hijo, el mayor de dos, Juan Andrés Leiva Mieres (22), volante polifuncional quien este viernes se transformará en el primer refuerzo de Universidad de Chile, para la próxima temporada bajo las órdenes de Sebastián Beccacece y que la tarde de este jueves arribó a la capital del país.

Como futbolista dio sus primeros pasos en Deportivo Cóndor, de allí pasó a Unión Católica para ya arribar a la sub 15 de Ñublense, de la mano de Marcos Sepúlveda.

“Yo insistí en que le compraran los derechos de formación, pero en su momento, Ricardo Toro no lo quiso”, recordó el formador ñublensino, quien de paso lo describe en lo futbolístico con cualidades de precisión, individualidad, de ser encarador y  tener poder de finiquito, lo que se sustenta con los 11 tantos marcados en la segunda rueda de la Primera B, bajo los colores del desafiliado Deportes Concepción, club donde fue formado tras su amargo paso en Ñublense. Con los lilas, fue donde al año de irse de Chillán, de la mano de Felipe Hermosilla, entonces PF de Oscar del Solar, debutó en el profesionalismo, específicamente en el 2011, formado allí por Antonio Zaracho.

Humildad y esfuerzo
“Si tiene la oportunidad lo hará bien. No ha perdido ni la humildad, ni el amateurismo que se necesita para un equipo como la U”, recalcó Sepúlveda, avizorando el devenir del chillanejo.

Leiva, cuya familia vive en el sector de Lomas de Oriente, estudió su enseñanza básica en la Escuela Los Héroes y luego la media en el Liceo Narciso Tondreau.

Su mamá, tímida, fuera de grabadora, pero llena de orgullo, cuenta lo que como familia les costó salir adelante, tras el fallecimiento del padre de Juan, cuatro años atrás y que ella sacó adelante a los suyos, con apoyo del resto de la familia, y trabajando en el puesto donde junto a una amiga venden paltas y tomates próximo al Mercado de Chillán, mismo lugar donde Leiva se formó y donde trabaja la familia paterna hasta el día de hoy, como el caso de su abuelo, Jaime, ex futbolista amateur.

Comentarios