Video deja en evidencia necesidad de cambios en políticas carcelarias

Por: Felipe Ahumada 10:35 PM 2016-05-17

Como era de esperar, el video que en exclusiva  publicó LA DISCUSIÓN, con las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad del Centro de Reclusión Penitenciaria de Chillán en la que se observa una golpiza que un grupo de gendarmes le propina a dos internos, generó reacciones en los diversos ámbitos sociales y políticos de la región.

A diferencia de lo que se marcaba en los comentarios hechos en las redes sociales en la que prácticamente había una mayoría que aplaudía la acción en contra de los reclusos, amparados en el argumento de que ellos también hacen sufrir a la sociedad; y otro grupo que recriminaba a los gendarmes excederse de sus funciones actuando de manera ilícita, dentro de las voces de las autoridades se apuntó a las deficiencias en las políticas penitenciarias que no han sido capaces de generar espacios reales de rehabilitación ni condiciones adecuadas para que Gendarmería realice un trabajo sin estar afectos a altos niveles de estrés.

“Es claro que no están las condiciones ideales, pero el Gobierno ha hecho esfuerzos por mejorarlas a nivel general, es decir, se han ampliado o remodelado algunos planteles y se han invertido más recursos, sin embargo, los resultados no son los que se esperan y este video lo deja en claro”, comentó el diputado Carlos Abel Jarpa, quien solicitó todos los antecedentes del caso chillanejo para apurar acciones, más que las legales que ya están en curso, “para tomar todas las medidas posibles para que esto no se vuelva a repetir en ningún plantel de Chile”.

En la misma línea, el senador Felipe Harboe, dice que “siempre he sostenido que debe haber un cambio en las políticas de los funcionamientos de Gendarmería e incluso dividir a la institución en una rama experta en seguridad y a otra dedicada a la reinserción social”.

Para el parlamentario, las imágenes exhibidas en el video demuestran que “Gendarmería es una institución que está trabajando con muchas dificultades y es necesario trabajar en un proyecto que defina cómo queremos que sean nuestros planteles penitenciarios de aquí a los próximos 30 ó 40 años, con gendarmes mejor capacitados, trabajando en mejores espacios, con reos uniformados para evitar que escondan armas, teléfonos o incluso que se generen problemas entre ellos, porque es evidente que este sistema actual no cumple con las necesidades”.

Necesidad de nueva cárcel
“Sobrepoblación” es la palabra que se usa para describir la situación de la cárcel de Chillán, que si bien ya superó la cantidad de internos que admite el espacio, nadie aún habla de “hacinamiento”.

Que el penal local crezca asoma difícil, por lo que la necesidad de una nueva cárcel asoma más urgente que nunca.

“Al menos, por la Agenda Corta, hay un proyecto para acelerar en al menos dos años el proceso de construcción de una nueva cárcel, lo que asoma necesario en Ñuble”, explicó Harboe.

Pero si se empezara a construir hoy, el futuro penal estaría utilizable recién en el año 2021. 

Comentarios