Embalse La Punilla supera última prueba ambiental

Por: Roberto Fernández Fotografía: Intendencia Región del Bío Bío 08:35 PM 2018-08-30

Como una buena noticia fue calificada este miércoles por la concesionaria Astaldi y por los regantes del río Ñuble, la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental de la línea de transmisión eléctrica Punilla-San Fabián por parte de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región del Bío Bío.

Por nueve votos a favor y la abstención del seremi de Obras Públicas -el MOP es mandante del proyecto-, el organismo dio luz verde a una obra clave del embalse La Punilla, pues la línea de alta tensión permitirá evacuar la energía que genere la central hidroeléctrica del embalse.

El proceso de evaluación, sin embargo, no estuvo exento de dificultades. De hecho, en enero de 2017 Astaldi ingresó una Declaración de Impacto Ambiental (DIA) por la línea de transmisión, por lo que el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) puso término anticipado al proceso y recomendó al titular presentar un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), lo que la concesionaria hizo en junio de 2017, al reingresar el proyecto.

Las observaciones hechas por los servicios públicos, que debieron ser subsanadas por Astaldi extendieron el proceso de evaluación por 14 meses.

Reacciones
“Como titulares del proyecto de transmisión eléctrica, estamos muy conformes con esta aprobación unánime de la RCA, que refleja nuestro interés de cumplir estrictamente con la normativa ambiental y así lo han reconocido los distintos servicios. Las obras de esta línea de transmisión eléctrica deberán iniciarse, según lo previsto, en 2023, manifestó la concesionaria a través de una declaración pública.

De igual forma, Margarita Letelier, presidenta de la Junta de Vigilancia del río Ñuble, manifestó: “estamos felices, porque ya entramos en otra etapa de avance del embalse La Punilla. Estamos felices por los regantes, por la nueva Región de Ñuble, ya que es su gran proyecto y que hoy ha sido aprobado por unanimidad”.

Según explicó el diputado Frank Sauerbaum, esta aprobación era clave para seguir adelante con el proceso de implementación del plan de desarrollo social para las 83 familias que deberán ser relocalizadas a partir de septiembre. Ello, porque la instalación de faenas del embalse comenzará el tercer trimestre de 2018, y la construcción propiamente tal, el primer trimestre de 2019.

De acuerdo al parlamentario, si bien la construcción de la línea de transmisión comenzará en 2023, era necesario despejar este tema pendiente, por cuanto da mayor certeza a la concesionaria respecto de la concreción del embalse. “Eso estaba esperando la empresa para acelerar el pago de las indemnizaciones del plan de desarrollo social”.

Según el EIA del proyecto, la inversión en la línea de transmisión alcanzará los US$9,2 millones.

Se instalarán 72 torres de alta tensión en un trazado de 23 kilómetros que unirán la subestación de la central Punilla, y la subestación San Fabián. Ambas subestaciones se ubicarán en la ribera sur del río Ñuble (comuna de Coihueco), sin embargo, la mayor parte del tendido de la línea de transmisión discurrirá al norte del río Ñuble (comuna de San Fabián).

Comentarios