Duplicarán logística para frenar el creciente abigeato

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 08:20 AM 2018-08-27

La semana pasada se llevó a cabo una reunión en Concepción, en donde se convocó a todos los integrantes de la llamada “Mesa de Abigeato”, para dar a conocer los lineamientos de lo que será la nueva estrategia para combatir el creciente delito de robo de animales, y que deja a la Región de Ñuble como la más afectada de todo el país, con un promedio de casi una denuncia al día.


Faltando menos de un mes para el inicio de las Fiestas Patrias, periodo en que el consumo de carne se incrementa notoriamente, junto con el robo de vacunos y la venta ilegal de éstos, las autoridades anunciaron un fuerte aumento en las fiscalizaciones, tanto en las carnicerías locales y restoranes, como en los caminos y carreteras de Ñuble.


“Y es bueno que se conozca que en Ñuble hay 301 carnicerías, lo que la convierte en la ciudad con más locales comerciales de esta naturaleza en toda la región, exactamente el 41,9% de las 718 que registra Bío Bío, están en Ñuble”, advierte Alan Ibáñez, delegado regional de Seguridad.


La cifra no sólo llama la atención como estadística, sino que es preocupante para las autoridades, porque “hemos recibido ya varias denuncias que apuntan a que eso incrementa la venta ilegal de carne, y por consiguiente, el abigeato, razón por la que se ha decidido hacer muchas más fiscalizaciones y más exhaustivas que nunca”, dice la autoridad.


Tal vez, esta razón sea parte de los argumentos que explican que el 47,9% de los abigeatos que se denuncian en la Región del Bío Bío, ocurren en Ñuble.
Si en el primer semestre de 2017 se registraron 103 denuncias por robo de animales de crianza en Ñuble, en los mismos seis meses de este año, la cifra se elevó a 118, lo que representa un 14,8% de aumento.


“Y esto es grave si se entiende que a nivel de Región del Bío Bío, de la que todavía somos parte, el abigeato bajó en un 2%. Pero nosotros subimos”, agrega el delegado.


Una camioneta exclusiva


Otra de las necesidades insatisfechas en la prevención del abigeato que penaba en Ñuble, era la falta de patrullajes.
El tema es complejo, pero lo cierto es que Carabineros tiene un argumento incontestable para quienes los critican por esta causa: El contingente humano y logístico de la policía uniformada debe priorizarse en el cuidado de las personas por sobre el patrimonio animal o material de las personas.


Sin embargo, la cooperativa CAR Ñuble está en proceso de entregar a la SIP Abigeato de Carabineros una camioneta 2018 4x4, la que por acuerdo explícito podrá ser utilizada solo por esta sección de la policía uniformada y exclusivamente para propósitos relacionados con la persecución y prevención de abigeato.


“Eso debe ser aprobado, primero por Carabineros, entiendo que se están haciendo las gestiones para la firma del convenio, esperemos que resulte, pero como le digo, está en proceso de evaluación, al menos nuestra intención de que se concrete está”, dice Guillermo Martínez, presidente de la CAR Ñuble.


“El problema son las leyes”


Guillermo Martínez parte de la premisa de que en materia de persecución del abigeato, “todo sirve”. 
Sin embargo, no esconde su descontento por la persecución judicial de la materia. “Todo se hace cuesta arriba cuando la cosa llega a la Fiscalía”, dice. 


Ejemplifica con que “las investigaciones casi nunca llegan a algo, las penas son  muy bajas y el abigeato no es sólo un robo, hay despostación ilegal, también, y además, si la víctima es de El Carmen, tiene que viajar 50 kilómetros para ir a declarar a la Fiscalía de  Yungay, para que le pregunten si conocían al ladrón”.


Alan Ibáñez recuerda que al menos, ya se comenzó a estudiar la posibilidad de homologar de las penas para quienes transporten de manera ilegal animales o carne con las que pesan actualmente sobre quienes transporten madera de manera ilícita.
“Como le digo, todo sirve”, reflexiona Martínez.

Comentarios