Víctima de abusos de la iglesia: "Quiero ver acciones"

Por: Agence France-Presse Fotografía: Contexto | Agencia UNO 09:30 AM 2018-08-25

Shaun Dougherty está "enfermo y cansado de ser estafado". En vísperas de la visita del papa Francisco a Irlanda, el sobreviviente estadounidense de abuso sexual por parte del clero, quiere que el jefe de la iglesia católica ayude finalmente a las víctimas a obtener justicia. 

Con raíces irlandesas, Dougherty, de 48 años, y dueño de un restaurante en Nueva York, dice que fue abusado y agredido sexualmente de los 10 a los 13 años en un colegio católico en Johnstown, Pensilvania.

Al igual que innumerables sobrevivientes, está harto de que los líderes de la iglesia lamenten los abusos sin tomar medidas decisivas para responsabilizar a los perpetradores, como la condena más reciente del papa el lunes, en la que habló de "atrocidades".

"El Vaticano y el papa, y el papa anterior, y el papa anterior a ese, han emitido declaraciones sobre esto", le dijo Dougherty a la AFP. "El hombre que se sienta aquí hoy está cansado de las declaraciones. Estoy harto de ser estafado...quiero ver acciones".

El papa Francisco visita Irlanda esta semana, donde abordará el catálogo de abusos que ha deteriorado dramáticamente la autoridad de la iglesia en un país donde una nueva generación está abandonando las costumbres tradicionales.

"Pónganse al descubierto en Irlanda y hablen desde el corazón, ¡y díganos lo que usted, como papa, va a hacer!", dijo Dougherty, de barba canosa y anteojos de moda.

Haciendo campaña para cambiar las leyes estadounidenses sobre crímenes sexuales contra menores, quiere que el Vaticano deje de presionar para que no se prorrogue la ley de prescripción y se imponga la ley retroactivamente, y para que las víctimas "tengan lo que necesitan para sobrevivir".

"Toda la ironía en toda esta situación es que si malgastas dinero como sacerdote de la iglesia, serás procesado de la mayor manera", le dijo a la AFP.

"Se salió con la suya"

"Cada sacerdote puede malversar 100.000 dólares cada uno y no va a sumar ni de cerca lo que le va a terminar costando a estos muchachos", dijo.

Dougherty se opone a cualquier concepto de impunidad para los clérigos pedófilos. Su abusador fue su párroco, profesor de religión y entrenador deportivo y todavía está vivo, ahora rondando los 60 años.

Ahora jubilado, vive de "cinco a siete minutos en auto" de la casa que Dougherty posee en Pensilvania.

Fue transferido a otra parroquia luego de que las primeras acusaciones en su contra se hicieran públicas en 2012, y se retiró cuando surgieron nuevas acusaciones. Aparte de eso, está en libertad.

"No está registrado como un delincuente sexual. Nunca ha cumplido un día en la cárcel...todavía recibe el beneficio de Seguridad Social. Básicamente es un sacerdote jubilado, así que se salió con la suya", dice Dougherty.

El octavo de nueve niños de una familia católica practicante, Dougherty esperó hasta tener 21 años, en 1991, para contarle a su familia sobre los abusos que él y algunos de sus compañeros de colegio sufrieron a manos del sacerdote.

A sus padres les llevó años creerle. En 2012, habló por primera vez a la policía, tras una apelación para que los testigos se presentaran cuando el sacerdote fue acusado públicamente.

"Saltar por la ventana"

Dougherty ha trabajado duro desde la escuela secundaria, pasando de ser un lavaplatos a un chef, a dueño de un café y finalmente a construir un restaurante con su hermano. Pero avanzar hace seis años atrás, fue una decisión difícil.

"Me dije, ¿ahora? ¿Esto va a salir ahora y estoy a punto de construir un restaurante y saltar de un acantilado y voy a ir a casa a Pensilvania y enfrentarme a la iglesia católica al mismo tiempo?", se interrogó.

Ahora casado, dice que no se arrepiente. Liderar una campaña en contra de la iglesia mientras se dirige un negocio puede ser difícil, pero siente "un sentido del deber".

Cada mes organiza una reunión en su restaurante para sobrevivientes de abuso sexual clerical para la red de sobrevivientes SNAP. Sus declaraciones públicas le han valido mensajes diarios de apoyo de víctimas alrededor del mundo.

Un australiano lo felicitó recientemente, diciendo que mientras él era viejo y estaba muriendo, estaba "muy feliz de ver gente nueva" luchando por la justicia.

Pero incluso si el papa finalmente actúa con decisión, Dougherty dice que nunca volverá a la iglesia. La última vez fue en 2014 para el funeral de su padre en la iglesia de su infancia de Saint Clement en Johnstown.

"Ese fue el día más difícil de mi vida. No porque él muriera, luchó con la salud y en mi mente lo enterré 100 veces", dijo.

"Cuando encendieron el incienso, el olor...mi piel se arrastraba, las paredes se me cerraban encima...quería literalmente arrancar la carne de los huesos y saltar por la ventana de vidrio", subrayó.

Comentarios