Los baños de la plaza y el logo de la Región

Por: Claudio Martínez Cerda 2018-08-21
Claudio Martínez Cerda

Director Santa María la Real-Chile
Estudios Universitarios: Universidad de Chile.
Postítulo: Magister en Administración Pública. Instituto Universitario Ortega y Gasset, Madrid, España, 1999. Universidad de Sevilla, España, 2003. Subdirector Administrativo de Gendarmería de Chile, 1991 – 1993. Director Nacional de Gendarmería de Chile, 1993 – 1997.

¿Qué tienen en común los baños públicos que se construyen en la plaza y el logo de la Región de Ñuble? Ad portas de la instalación definitiva de la nueva Región de Ñuble, tienen más similitudes de las se puedan imaginar. De hecho, han sido magistralmente retratadas por el dibujante de La Discusión,  Jaime Castro, quien no solo es un gran caricaturista, sino que un agudo intérprete de eso tan difícil de capturar, como es el sentido común. Así fue como primero retrató a Bernardo O’Higgins con un rollo de papel confort en la mano y luego con un desodorante ambiental. 

Eso es lo que la gente siente y percibe con el proyecto y construcción de los baños. No en vano la noticia de la presentación del caso al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) se viralizó en las redes con la adhesión de miles de chillanejos. Y  más allá de lo que determine el CMN, se trata de un proyecto impopular,  en el cual la gente siente que no se le ha considerado a la hora de  adoptar una decisión sobre el uso del espacio público, que por definición nos pertenece a todos. 

El volumen de los baños, desescalado, no solo agrede a un bien patrimonial como es el monumento a O’Higgins, sino que afecta severamente a la plaza misma, que también es un bien patrimonial, como lo ha definido por lo demás la Unidad de Patrimonio de la Municipalidad. Quienes crucen la plaza desde la esquina nororiente hacia la esquina surponiente, ya no verán más esa plaza diáfana que permitía que desde el centro se vieran los edificios emblemáticos que la rodean.  Ya no se verá más esa gran obra que es el Teatro Municipal, se verán los baños.  Con el codo se ha borrado lo que se escribió con una pluma,  creatividad, identidad y sentimiento. 

¿Qué tienen en común los baños  con el logo de la nueva Región de Ñuble, muy criticado por su diseño? La  crítica se funda en que se concibió entre cuatro paredes, al igual que los baños públicos. 

¿Debió entonces ser diseñado por la gente? No necesariamente, pero sí se podría haber hecho un concurso en el cual los diseñadores,  universidades y otras instancias entregaran  su creatividad para  que los ñublensinos pudieran elegir el símbolo que los representará. La creación de la Región de Ñuble fue una gestión ciudadana de la cual nadie se puede apropiar, menos aún de  los símbolos que la representarán. 

Lo mismo sucede con el espacio público, amagado por un evidente déficit en su manejo que deja  espacio a la degradación,  al vandalismo e inseguridad,  como es de prever ocurrirá una vez que se termine la “obra” de los baños públicos.  

Es de  esperar que este estilo de gestión se deje de lado en el futuro, nunca es tarde para intentar la integración de los ciudadanos a la gestión de los espacios públicos  y de sus  símbolos. Por último,  los baños y el logo tienen otro elemento común, ambos se pueden revertir en el tiempo, no son ni serán eternos. 

 

Comentarios