El proyecto para el nuevo Museo de Historia Natural

Por: Carolina Marcos Fotografía: Fernando Villa 10:25 PM 2018-08-18

26.565 mil piezas tiene el Museo de Historia Natural, que contará desde pronto con un espacio exclusivo. 

Más de 26 mil piezas componen el Museo de Historia Natural de Chillán, que nació producto del tesón del profesor Pedro Ramírez Fuentes. Por años el docente reunió tesoros naturales que finalmente donó al municipio chillanejo para que los estudiantes de la región pudieran apreciar la maravilla de la vida animal, mineral y humana  en la Biblioteca Municipal a partir del año 2004. 

El profesor normalista de profunda vocación falleció el 2015 pidiendo a las autoridades un nuevo espacio, el que finalmente será una realidad dentro de poco. El municipio chillanejo está licitando las obras de remodelación de una casa que se encuentra enclavada en el Liceo Narciso Tondreau, en calle El Roble 302.

Se trata del espacio que albergará la colección donada por Ramírez, en donde se clasificará y ordenará para luego ser depositada en el Museo, Archivo y Biblioteca Municipal que han prometido las autoridades para la Región de Ñuble. 

Uno de los encargados de levantar el proyecto de traslado de las piezas del museo es el arquitecto de la Unidad de Patrimonio, Erwin Brevis, quien dijo que el equipo está trabajando en la tarea desde hace bastante tiempo. “También estamos trabajando con la Secretaría de Planificación (Secpla). La idea es que este proyecto sea transitorio, en vista de lograr un espacio definitivo para este museo. En esta casa habrá un espacio para la exhibición, pero lo más importante es poder ordenar y clasificar la colección del museo, tarea en la que participará tanto la gente del espacio, como de expertos que se llamarán para esto”, dijo. 

La directora del Museo de Historia Natural, Patricia Ramírez, es hija de Pedro. Ella cree que con esta medida se está haciendo la voluntad de su padre, de poder contar con un espacio más amplio para la colección. “El año 2004, cuando mi padre donó la colección, las piezas eran 20.527. Hoy llegan a las 26.565. Se trata de cosas que la gente dona, pero también de piezas que nosotros mismos hemos encontrado. Lo positivo de este traslado es que las piezas podrán contar con la iluminación y temperatura adecuada para su conservación. Este número va a crecer porque tenemos cosas que faltan por inventariar”, adelanta Patricia. 

El proyecto cuesta $59.986.288, monto que contó con la aprobación del Gobierno Regional a través del Fondo Regional de Inversión Local (FRIL).

El llamado a licitación que ya está en marcha considera la habilitación de dos salas para exposiciones, servicios higiénicos, oficinas administrativas y bodegas. Según las bases de licitación, las obras podría comenzar a fines de octubre de este año y extenderse por cuatro meses. Una vez que las obras de habilitación de la casa estén ejecutadas, los profesionales a cargo tendrán la misión de trasladar las especies hasta la nueva morada. 

El tesoro del museo 

Lo que hoy exhibe el espacio es una muestra de alto valor didáctico, que contiene piezas recopiladas tanto en Chile como el extranjero. Incluye colecciones de Arqueología, Entomología, Malacología, Mineralogía,  Paleontología, colección húmeda, entre otras. Todas ellas fueron recopiladas en vida por el propio profesor normalista, quien estuvo por años a la cabeza de su proyecto. 

Otras piezas han sido donadas por vecinos de la región, como, por ejemplo, un ejemplar inmaduro de águila negra, un ejemplar de zorro y uno de coipo, entregadas al espacio el año 2016. O el quirquincho recibido el año pasado. Pero también tiene piezas de alto valor histórico como fósiles que podrían dar pistas sobre las ocupaciones prehispánicas que habitaron el territorio de la Región de Ñuble.  

Comentarios