Paradoja urbana: obras de adelanto en mediano plazo serán destruidas

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 10:00 PM 2018-08-18

1.000 millones de pesos cuesta el proyecto que podría ser reemplazado en el futuro.

Una serie de obras urbanas en Chillán, que están en construcción o pronto comenzarán faenas, probablemente tengan una corta vida útil.

Se trata de iniciativas, que en algunos casos vienen desde hace muchos años y que se ejecutan en momentos en que surgen otras que las reemplazarán en el futuro. 

Un ejemplo es el ya antiguo  proyecto municipal, del año 2011, para intervenir el cruce de Paul Harris y Vicente Méndez. Esta obra, de $1.000 millones y que ha tenido un retraso de siete años, una vez que esté ejecutada será reemplazada cuando se modernice la Avenida Vicente Méndez, la cual tendrá cuatro pistas. 

Es decir, un adelanto urbano que pronto deberá comenzar faenas en el mediano plazo será nuevamente destruido para dar paso a una remodelación más radical de ese mismo cruce y la avenida completa. 

En sesiones de Concejo Municipal se ha visto la necesidad de aplazar este proyecto, pues quedará obsoleto en pocos años, aunque otros lo defienden planteando que resolverá problemas del momento.

Se suma la estrategia local para ampliar el cruce ferroviario de Parque Lantaño a cuatro pistas. Esta iniciativa, que ha tenido problemas de ejecución demorando ya dos años su materialización, será sobrepasada en el mediano plazo por la construcción de un paso bajo nivel. La Municipalidad anunció que estudia no ejecutar este proyecto, en la medida que se confirmen los costos, que se empinan por sobre los $900 millones, lejos de los $140 millones calculados inicialmente. 

Otros proyectos urbano de corta duración serían los baños de la Plaza de Armas, que han sido ampliamente cuestionados. Esto debido a que podrían eventualmente, al menos eso piden concejales, ser reemplazados por un hipotético edificio sanitario bajo tierra, cuando la plaza sea remodelada en el futuro, en un proyecto que trabaja el municipio de Chillán para remodelar todo el entorno de la Plaza de Armas. 

Además, la ciclovía que se construye en Avenida Libertad, y otras de la ciudad, también podrían se destruidas a futuro, una vez que avancen proyectos en curso que remodelarán varias avenidas de la ciudad.

¿Superpuestos?

La Municipalidad de Chillán plantea que “los proyectos en cuestión jamás se han superpuestos uno sobre otro. El tema de no avanzar en proyectos por la ‘cercanía’ de otros no es nuevo, pero lo cierto es que el municipio avanza en proyectos independientemente de la llegada de obras mayores”.

Para el municipio, en el cruce de Paul Harris con Vicente Méndez, “se ejecuta una idea independiente del proyecto futuro que cambiará la fisonomía de Vicente Méndez. Entendemos que ambas ideas pueden complementarse sin problemas”. 

En el caso de Parque Lantaño, el gobierno comunal remarca que “desde un inicio se planteó la cercanía de la ‘solución final’ soterrada, pero el sentido de urgencia de la mejora llevó al municipio a conversar con EFE para buscar una solución a pesar del gasto que conlleva”.

Para el municipio de Chillán, “siempre “valdrá la pena” avanzar para entregar bienestar a la comunidad, teniendo el resguardo de los dineros municipales. La superposición de proyectos no es algo habitual y se da solo en contadas excepciones”.

En tanto, el arquitecto José Luis Gacitúa plantea que “todas las ciudades crecen, se desarrollan y se van modificando con el tiempo, pero siempre guiados por un Plan Regulador y el Plan Regulador entiende y proyecta la ciudad a varios años”.

Con una planificación de larga data y participativa cree que “es menos probable” que ocurran cambios de gran magnitud en breve plazo.

El profesional reconoce en todo caso que independiente de eso, hay que entender que “planificar siempre es casi una utopía; nunca se va a saber cómo responde la ciudad hasta el momento que esté realizada la obra, hasta que se viva la experiencia de los habitante de darle uso a esas obras,  por lo tanto a medida que se va haciendo uso se va entendiendo si esa obra se adecua a la cultura de la sociedad.

Para Gacitúa, “las medicaciones siempre deben estar a favor de los ciudadanos y jamás a favor de otro tipo de intereses”.

Comentarios