Dudas fundamentales detienen las áreas verdes

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 10:50 PM 2018-08-17

Dos escenarios analiza actualmente la Municipalidad de Chillán para la licitación de las áreas verdes de la comuna, que irá a su cuarto proceso en el Mercado Público. 

Restando menos de dos semanas para que el municipio concurse el contrato, existen dudas capitales que parecen no estar resueltas y que se han profundizado en las últimas semanas. 

Una de ellas, se refiere a la cantidad de dinero que ofrecerá el gobierno comunal como pago mensual a la firma que se adjudique el millonario contrato. 

Hasta ahora, la entidad edilicia había planificado invertir del orden de los 110 millones de pesos mensuales para costear el tratamiento de 550 mil metros cuadrados de áreas verdes. 

Pero, el concejal Patricio Huepe, presentó hace unas semanas una serie de indicaciones que de alguna manera derivaron en que la Municipalidad volviera sobre aquel punto. 

De esta manera, el municipio realizó un estudio de orden nacional con el fin de visualizar si es que los montos proyectados, se ajustan a lo que pagan otros municipios. 

Y del análisis surgió que la ciudad estaría cancelando un 36% más por metro cuadrado que ciudades similares de la Región Metropolitana y de otras regiones que tienen una realidad parecida a la capital de Ñuble.

En estas condiciones, se postula desde Secpla que el nuevo contrato podría ser modificado de tal manera que las empresas interesadas, tengan la posibilidad de ofertar ya no un valor fijo, sino que un rango que iría entre los 85 y 110 millones mensuales. 

El jefe de Secpla Francisco López cree que las empresas que se interesen estarían en condiciones de acceder a una rentabilidad razonable con recursos de tal magnitud. 

Pero, adicionalmente, la concejal Brígida Hormazábal propuso que manteniéndose un valor de licitación fijo de 110 millones, las empresas podrían ofertar una superficie mayor a los 550 mil metros cuadrados. Esto independiente de que ofrezcan en sus partidas adicionales, atención especial a más áreas verdes. 

Francisco López, expuso que “haciendo una trazabilidad del precio de mercado, hoy día estamos en un escenario que sobrevalora el metro cuadrado desde el punto de vista del costo y por lo tanto nosotros estaríamos en condiciones de hacer rendir más esta licitación respecto de las áreas verdes a cubrir”.

El director de Secpla, reconoce que las propuestas de los concejales han sido analizadas internamente y que son parte de los estudios y mediciones que han realizado y seguirán realizando.

El ingeniero, remarcó que es probable que la nueva licitación considere una superficie mayor a la planificada de 550 mil metros cuadrados. 

El profesional, enfatiza que las definiciones fundamentales del contrato, promovidas por concejales respecto del valor final del contrato y la superficie, son susceptibles de ser modificadas en los próximos días.

Para el jefe de Planificación aún no están claras las condiciones finales del contrato respecto de esas variables, pero advierte que existen dos visiones según las cuales, “por un mismo metraje podríamos pedir menos valor o por el mismo valor de los 110 (millones de pesos), podemos pedir un poco más de metraje”. 

Lo cierto es que en los próximos días, la Municipalidad continuará analizando un contrato que en la medida que pasa el tiempo se hace mucho más complejo y surgen nuevas variables a considerar.

Durante la reunión, los ediles de manera sistemática plantearon una vez más la posibilidad que la ex concesionaria Núcleo Paisajismo, sea desafectada de participar, como consecuencia de la demanda que interpuso ante el municipio. 

La entidad privada, había tratado de paralizar este nuevo proceso recurriendo al Tribunal de Contratación Pública y presionando para que se reconociera como válida la licitación que fue revocada. En ella, se cuestionó el uso que Núcleo hizo de la figura de Unión Temporal de Proveedores. 

Además, los ediles recordaron que durante la concesión de Núcleo hubo eventuales incumplimientos a las bases, a lo que se sumaron multas y denuncias de extracción de agua para riego aparentemente irregulares y otros hechos que la podrían desacreditar como oferente. 

Pero, el abogado Pedro San Martín, citó un dictamen de Contraloría de diciembre de 2013 para un caso similar, donde se plantea que el hecho de tener demanda contra un municipio no puede usarse como un fundamento para rechazar una oferta ni impedirle de antemano a alguien que realice una propuesta. 

Falta estudio

El concejal Camilo Benavente, remarcó que la Municipalidad no puede de ninguna manera bajar el presupuesto para el contrato, ni tampoco por el mismo valor incrementar la cantidad de áreas verdes. 

El edil destacó que el Gobierno local “no puede seguir dando señales de austeridad que pueden ser mal interpretadas por el mercado y derivar en que lleguen empresas que harán un trabajo deficiente”. 

En este sentido, es partidario de respetar las condiciones actuales del contrato, lo que a su juicio favorecería la llegada de empresas reputadas y que brindarán un servicio de calidad.

López respondió que reconoce el interés de Benavente por alcanzar un buen contrato, pero remarcó que el municipio debe cautelar los recursos de la ciudad y optimizarlos.

Comentarios