Revisa el video con la golpiza de gendarmes a internos en Chillán

Por: Felipe Ahumada 10:55 PM 2016-05-16

Puede que más de alguien haya querido que se filtrara a los medios de prensa el video capturado por las cámaras ubicadas al interior del recinto penitenciario de Chillán en los que se capturaban las imágenes con las golpizas recibidas por algunos internos por parte de cinco funcionarios de Gendarmería y que hoy están sumariados y suspendidos provisoriamente de su cargo.

De hecho, más de alguna de las fuentes ligadas directa o indirectamente a la causa dijo fuera de micrófono que “se tenían gurdadas algunas declaraciones por si se filtraba el video”, lo que de hecho ya ocurrió.

Y puede que sea porque tras ver las imágenes, que hoy están publicadas en la página web www.ladiscusion.cl , es que se avizora que los involucrados tienen muy poco que decir a su favor.

Las imágenes, por lo demás, se filtran justo cuando el sumario interno, ordenado por Gendarmería y que designó como fiscal al comandante Ricardo Cadena, ingresó a la etapa posterior a la de la formulación de cargos, esto es la instancia que se les ofrece a los imputados de hacer sus descargos; y a solo semanas de que el mismo Consejo de Defensa del Estado decidiera actuar como querellantes en contra de los funcionarios.

El INDH, se sumó también como  organismo querellante el pasado 5 de abril, “contra todos aquellos que resulten responsables, en calidad de autores, cómplices o encubridores del delito consumado de tortura”, dice la carta entregada al Juzgado de Garantía de Chillán.

El instituto presentó en años anteriores al menos otras cinco querellas contra Gendarmería, además de cerca de siete recursos de amparo”. 

Macarena Albornoz, directora del Departamento de Derechos Humanos de la ONG Leasur, asegura que hay una ausencia de protocolos de investigación de delitos cometidos al interior de los centros en Chile, dificultando la indagación de casos como éste: “No hay aparataje estatal para proteger a los internos, por eso muchas veces se inhiben de denunciar por miedo a represalias”.

Así, pareciera que la suerte de los denunciados ya está echada y el video respaldaría toda sanción que se pueda tomar en su contra.

“Nosotros como Consejo de Defensa del Estado tenemos la misión de perseguir penalmente todas las acciones ilícitas que cometan los funcionarios del Estado, y conforme a los antecedentes que manejamos en la carpeta de investigación, los hechos son claros e inequívocamente se está ante un delito de apremios ilegítimos”, explicó Mariella Dentone, procuradora del CDE de Chillán.

La historia de la golpiza
Eran las 10 de la mañana del 1 de marzo y los gendarmes que cuidan el patio 5 de la cárcel chillaneja decidieron cortarles temporalmente el beneficio del uso a téléfono público, según se explicó desde la propia unidad, debido a que había una disputa por su uso por parte de dos bandas de reos.

La medida molestó a los prisioneros, quienes a través de dos de ellos manifestaron su malestar y a exigir que se restaurara el servicio.

Según Gendarmería, dos de ellos, Juan Vaccaro Lizardi, imputado por robo con intimidación, y Pablo Zambrano Yáñez, habían estado incitando al resto del plantel penal a tomar represalia contra los funcionarios.

Sin embargo, el video muestra que si bien ambos estaban reclamando el resto de quienes se encontraban en los comedores del patio estaban en una actitud más bien pasiva. Esto hasta que un piquete de uniformados previstos con bastones les ordenan a todos salir raudamente al exterior. 

Una vez vaciado el sector, los celadores vuelven con Zambrano Yáñez, quien recibe diveros manotazos en la cara y puntapiés, mientras otro funcionario lo sujetaba de los brazos.

La peor parte la sacó Vaccaro Lizardi, quien arrastrado desde el exterior y con sus pantalones y ropa interior a la altura de los tobillos era pateado reiteradamente en los testículos, estómago, espalda y glúteos, además de recibir múltiples palmetazos en la cabeza y hasta un bastonazo. Estando esposado, uno de los gendarmes le da vuelta en la cabeza una cubeta con agua y ropa lavada.

La golpiza se extiende por cerca de tres a cuatro minutos y luego de una lapso similar es otro reo quien, obligado por los gendarmes, le sube su ropa interior y los pantalones al esposado Vaccaro, quien luego es trasladado al pabellón interno, lugar en el que se pone en contacto con uno de los abogados de la Defensoría Penal Pública quien realizaba una visita, Cristóbal Bocaz.

Bocaz fue quien llevó a Lizardi frente a la magistrado Claudia Madsen, jueza del Juzgado de Garantía de Chillán, quien escuchó los reclamos del golpeado reo y ordenó una investigación que hoy también lleva a cabo el Ministerio Público.

Días después, se presentó una tercera denuncia por estos mismos apremios, en la que el interno Jonathan Contreras Belmar, acusa haber sido golpeado por estos mismos funcionarios dejándoles lesiones en el pabellón acústico.

Finalmente, Cristian Montecinos,  director provincial de la Asociación Nacional de Funcionarios Penitenciarios dijo que “aún hay mucho que defender y lo haremos, acá hay 25 años de desamparo a los funcionarios, nadie se preocupa por nuestro bienestar mental ni sobre nuestras competencias para el manejo de crisis. Es muy fácil para el resto de las instituciones culpar a los gendarmes por estas cosas, pero nuestros niveles de estrés son enorme y a nadie le interesa, sinceramente digo que los gendarmes, en muchos casos, son unas bombas de tiempo”.

Comentarios