Rotundo Fracaso

Por: Rodrigo Oses 2018-08-14
Rodrigo Oses
html head title/title style type="text/css" /style /head body phtml head title/title style type="text/css" /style /head body/body /html/p /body /html

La crisis futbolística de Ñublense, no solo es responsabilidad del vapuleado y resistido entrenador Emiliano Astorga.

El drama de este club es más de fondo. Aquí es el modelo de gestión deportiva el que está en entredicho hace una década, con un gerente deportivo que responde a las exigenciasde un accionista con criterioeconomicista y no a un acabado conocimiento del mercado para potenciar debidamente un plantel. 

Pero no dejemos de lado tampoco a los jugadores. Lo de ayer ante Cobresal fue decidor. Mientras el elenco nortino intentaba jugar a 100 por hora, el local no podía acelerar ni sacudirse de su mo- dorra porque varios jugadores trotan en la cancha y no tienen el cambio de velocidad que amerita la categoría.

La conformación del plantel fue deficiente. Con jugadores muy avezados y sin la intensidad y el ida y vuelta que exigen las batallas de la B. El fracaso rotundo de Emiliano Astorga radica en su escasa flexibilidad táctica, en su profundo miedo a no perder, que terminó transmitiéndole a sus dirigidos, y a la falta de confianza que perdió en su propia convicción. Cuando su propuesta perdió credibilidad en sus jugadores y los desgastó, todo se derrumbó.

La causa es también futbolística. Jugadores mermados físicamente para una competencia de mucha fricción, refuerzos que no están a la altura y futbolistas que están prisioneros de un sistema en el que no pueden dejar relucir sus mejores atributos.

La inminente salida de Astorga de la banca chillaneja, debe dar paso al arribo de un entrenadorque sacuda anímicamente al plantel, aunque la misión delevantarlo futbolísticamente será más dura porque la base está mal conformada.

Descartado Pablo “Vitamina”Sánchez y Germán Cavalieritodo indica que podría tomar el desafío el ex DT de Audax Italiano, Hugo Vilches.

Comentarios